Por Ana Paula Negri
El peor enemigo fue la incertidumbre. Las herramientas más importantes, los recursos económicos personales y el criterio propio ante la falta de respuestas del Estado para muchos que quedaron en el "limbo".