Se dice que "la Argentina va rumbo a ser Venezuela" y hay argumentos al respecto, sobre todo la admiración del peronismo mayoritario al régimen chavista. Pero la oposición venezolana también es un mal ejemplo. Nadie es tan ángel como dice serlo, ni tan demonio como se le acusa.