Muertes y poco fútbol: ésto nos dejó el año de la pandemia - Mendoza Post
Jueves 31 Dic 2020
porEmanuel Tristán
Editor de Deportes

A mediados de marzo ya sabíamos que iba a ser un año diferente, pero nunca nos imaginamos qué tan diferente y cruel iba a terminar siendo. Por aquel entonces el coronavirus todavía estaba en pañales en Argentina, aunque ya no veíamos al virus chino desde tan lejos y lo empezábamos a tratar con mayor respeto que al principio del 2020, cuando todavía parecía un cuento de terror ficticio que pasaba en el otro lado del mundo.

Luego nos fuimos encontrando con tres meses sin pisar la calle y con todas las actividades deportivas profesionales y amateurs suspendidas. Es cierto que el deporte parece un biscuit en estos casos donde la gente veía su economía derrumbarse a pedazos y además se perdían amigos y familiares de forma lejana y silenciosa culpa de la pandemia. 

Pero también es una realidad que en este país el deporte en general y el fútbol en particular son oasis de distensión en un contexto socioeconómico inviable y de difícil digestión. Para aquellos que el fútbol es nuestro medio de trabajo y de felicidad, los días fueron incluso más oscuros que por la situación en general.

Recordemos al Diego así.

Contenido relacionado: En números, así fue el peor año del Tomba en Primera 

Además de la ausencia de actividad, el Covid-19 fue arrebatando lentamente figuras grosas, de esas que pensábamos inmortales. Pero no lo eran: El Loco Julio, el Trinche Carlovich, el Cóndor Contreras, Silvio Marzolini, Amadeo Carrizo, Alejandro Sabella y, el más llorado e idolatrado, Diego Armando Maradona. Sí, se nos fue el Diez.

A su vez el balance futbolístico dejó poco para destacar: Bayern Munich de Alemania ganó la Champions League, Sevilla la Europa League, Lionel Messi le dio continuidad a su decadencia en Barcelona y sus deseos de abandonar el club catalán todavía siguen frustrados.

Al Trinche lo mataron de un palazo en Rosario para robarle la bici. Qué locura.

En Mendoza, Godoy Cruz fue de papelón en papelón producto de una serie de eventos y decisiones desafortunadas, principalmente desde la dirigencia. Independiente Rivadavia no da pie con bola con un técnico que está más pendiente de Twitter (hasta ahora que cerró la cuenta) que de armar un equipo que de dos pases seguidos, y se quedó afuera prematuramente de una fase que para colmo era reválida. Gimnasia y Esgrima afrontó un proyecto lleno de juveniles que dará posiblemente frutos a largo plazo, pero la comunicación no fue clara y los hinchas entendieron que este equipo iba a pelear el ascenso a Primera cuando claramente la materia prima no alcanza.

Los del Federal A se armaron para pelear: Huracán Las Heras arrancó con tres derrotas y cambió el técnico a tiempo, aunque eso es relativo porque todo se supedita al próximo resultado (no importas cuándo leas esto). Y el Deportivo Maipú comenzó con todo pero cuando tuvo que afirmar su condición de candidato tropezó de local con una de esas derrotas que duelen el doble.

Un día del 2020, el Cóndor de América cerró sus alas para siempre.

El 2021 es un tiro al aire y nos puede deparar cualquier cosa. Continúan las Eliminatorias al Mundial de Qatar (la Selección Argentina parece bien encaminada) y está la famosa Copa América compartida con Colombia, que se debió postergar un año. Ese torneo aparece, una vez más, como la perfecta ilusión para que Messi gane un título con la Albiceleste y le regale a este pueblo vapuleado una buena alegría. Lástima que estas ilusiones duran dos partidos hasta que la estructura se viene abajo y volvemos a la realidad. 

En fin, que este 31 el brindis sea por las prioridades: la salud, la familia, las amistades, la buena economía, la recuperación de los golpeados y el deseo de un año un poquito mejor que éste que pasó. Y si queda un lugarcito por ahí, entre champagne y champagne, que los deseos también abarquen por un año con continuidad deportiva, mejor andar para los representantes mendocinos, que la gente pueda volver a las canchas (no saben para los hinchas lo importante que es eso) y que las pérdidas no sean tantas ni tan dolorosas.

Fuimos felices y no lo sabíamos. Este año también se fue Sabella y la Selección perdió dos históricos.

Las muertes más significativas del 2020 deportivo

Diego Maradona

Alejandro Sabella

Ernesto Contreras

Julio Roque Pérez

Silvio Marzolini

Tomás Felipe Carlovich

Amadeo Carrizo

Kobe Bryant

Paolo Rossi

Esta nota habla de: