La referente de Abuelas de Plaza de Mayo, aseguró que la organización se siente "respetada por un Gobierno que retomó la agenda de los derechos humanos" tras "cuatro años casi proscriptas".