La defensa de Jaime podía precipitar su libertad por una alquímica conjunción de cómputos), argumentando que no existen riesgos procesales e incluso cuestionando las razones por las que está preso.