Se trata de la primera de las 20 turbinas que tienen que ser reemplazadas en la Central Hidroeléctrica Yacyretá. Fue diseñada y fabricada por IMPSA en Mendoza y posibilitará que 270.000 familias tengan energía eléctrica. Será trasladada en 10 camiones durante 15 días.