La linterna para rastrear al coronavirus Mendoza - Mendoza Post
Miércoles 22 Abr 2020Miércoles, 22/04/20 atrás
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

Cuando Santiago del Moro mostró cómo se hacía un testeo de anticuerpos al coronavirus ante las cámaras de TV, fue un momento fuerte y llegó a levantar críticas por la posible banalización de un instrumento muy preciado para el desarrollo de la campaña contra la pandemia que nos tiene a todos encerrados para no propagar el virus.

De todos modos, ese pasaje televisivo fue útil para que se entendiera de qué se trataba y cuán importante puede resultar ese análisis bioquímico para definir las estrategias de aislar al virus y no darle posibilidad de transmisión en los pobladores mendocinos. 

Como están dadas las condiciones, Argentina hace rato que un "país cuentapropista", es decir, vive al día con lo que produce. Y como alguna vez un académico, apelando a la sabiduría popular para graficar dónde vivíamos, me dijo: "Esto no es Alemania". A esta altura debo decir que tiene razón, que esto no es Alemania y tampoco somos alemanes y los infectólogos que asesoran a Alberto Fernández en la doma de la pandemia, también lo saben. 

La prueba rápida de anticuerpos en vivo que se hizo Del Moro provicó críticas.

El foco necesario

Ese kit reactivo hecho en China puede convertirse en una especie de "linterna sanitaria para alumbrar" y armar un mapa por dónde va corriendo el microbio, sostienen los médicos.

Apenas se enteraron en Mendoza que los 170 mil equipos detectores biológicos llegaron al país gracias a una donación que hizo la empresa Petroquímica de Cuyo, señalaron que eran lo que estaban esperando "para ampliar el testeo, conocer los casos asintomáticos, la prevalencia viral en la población y si hay circulación viral inadvertida".

Por eso están a la espera de una señal desde la Casa Rosada para saber cuántos kits le corresponderán a Mendoza de esta primera partida. Todavía no está claro el criterio de distribución y, de acuerdo a lo informado, calculan que tienen que llegar 270 mil unidades de análisis más.

También leé: Cómo será la cuarentena "prende y apaga"

Hace una semana el médico infectólogo Rubén Cerchiai le dijo al Post que "para hacer testeos masivos se busca si la persona tiene los anticuerpos al virus. Se supone que si desarrolló los anticuerpos para combatirlo es porque en algún momento se infectó. Los anticuerpos se generan a los diez días de haber ingresado el virus al organismo".

Cerchiai, que dirige la estrategia epidemiológica en Mendoza, puntualizó que "este control sirve para saber cuál es la circulación del virus y cuánta gente está protegida".

Rubén Cerchiai, el infectólogo de consulta de Suarez.

Lo que hay que recordar es lo que el especialista dice con frecuencia para entender esta situación tan compleja: "La gente necesariamente se contagiará porque hasta que no haya vacunas la población no tiene defensas. Si no te enfermás ahora, te vas a enfermar en dos meses. La clave está en no enfermarnos todos a la vez, sino en forma escalonada y por eso la 'distancia social de dos metros y el aislamiento', de este modo no vamos a saturar al sistema de salud y nos va a contener a todos", explica.

También leé: Piden a la Nación dejar salir a niños y adolescentes a las plazas

Por eso, según como se desarrollan los acontecimientos, estaríamos en la antesala del plan de Rodolfo Suarez de definir el circuito por donde se mueve el Covid-19. Con estos testeos se podría mapear por donde merodea el microbio sobre todo donde se concentra la mayor cantidad de personas.

Como lo han dicho los explicadores de las estrategias sanitaristas: Hasta ahora caminamos a ciegas tanteando y "atrapando" a los infectados más evidentes pero el virus es tan ladino que en muchos casos no provoca síntomas y así se esconde en las sombras. El único rastro que deja son los anticuerpos que generaron los organismos humanos para vencerlo. Esa evidencia permitirá saber dónde hay que cerrar las puertas de las casas y dónde abrirlas.

Encierro on-off

Esa es la cuarentena "administrada" presentada hace dos semanas por Alberto Fernández. Vendrá ahora la etapa de los gobernadores y de los intendentes que definirán qué hacer en sus territorios se está acercando la hora de que cada uno quedará a cargo de sí mismo ya conociendo los recaudos que debemos para esquivar el contagio.

Una imagen pandémica de las peluquerías que vienen.

En Mendoza se insistirá con la obra privada que moviliza gran parte de la economía y también con la apertura de peluquerías y barberías con estrictos protocolos de aplicación con sentido preventivo.

La fórmula que viene es: lavado manos frecuente, limpieza de las superficies no porosas con agua levemente clorada, y en tránsito guardar la distancia social de dos metros con las otras personas y el uso del tapaboca como barrera física facial.