Miles de personas salieron a la calle para protestar contra el gobierno nacional, pero más empujados este lunes porque Alberto Fernádnez ordenó para nuestra provincia la vuelta a Fase 1 de aislamiento, medida que Rodolfo Suarez resistió.
Cuando se abrían más actividades, el presidente lanzó a última hora del domingo un decreto que obliga al Gran Mendoza y Tunuyán y Tupungato, volver a la etapa de ASPO. "Todos coincidimos en que hay que abrir. No podemos volver a fase 1", dicen desde las Cámaras de Comercio.
El gobernador Rodolfo Suarez decidió extender el horario de atención al público. Además, vuelve a habilitar que los cafés y restaurantes puedan atender en el interior de los locales y hasta 6 personas por mesas. Habilitan hasta 30 personas para las ceremonias religiosas.