Tras la catarsis, la Corte de Mendoza reinicia el debate por su propia reforma

Luego de exponer la necesidad de reformular su funcionamiento en la Legislatura, hoy se verán a puertas cerradas integrantes del Alto Tribunal para reintentar un acuerdo hacia un proyecto de transformación. Las definiciones del titular Dalmiro Garay.

Tras la catarsis, la Corte de Mendoza reinicia el debate por su propia reforma

porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

Quienes integran la Suprema Corte de Justicia de Mendoza se reunirán en plenario, hoy jueves 22 para analizar si pueden lograr un proyecto propio de reforma del funcionamiento del alto tribunal. Lo harán a instancias de la Legislatura que oficialmente pidió al cuerpo de altos magistrados que presentarán una propuesta superadora al proyecto que presentó el Ejecutivo Provincial. Será en el Salón de Acuerdos del cuarto piso de Tribunales.

Dalmiro Garay,  Teresa Day, José Valerio, Pedro Llorente, Omar Palermo, Mario Adaro y Julio Gómez integran la Corte local. Seis de ellos se darán una nueva oportunidad de intentar acordar una base para reformular la organización de sus tareas, el modo de administrar las causas que deben resolver y las competencias dentro del cuerpo colegiado. El restante, Julio Gómez, participaría de modo virtual.

Hasta ahora las diferencias han prevalecido y por eso se terminaron exponiendo en los debates públicos en la Legislatura desde el jueves 15 hasta el martes 20 dentro de la Comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales (LAC) de Diputados. 

Dalmiro Garay cuando se disponía a exponer en la comisión de LAC que preside Jorge Difonso, aquí junto a la radical María José Sanz.

El dato que justifica este informe. Desde la Corte se deslizaron señales hacia los otros poderes de Estado. Sus integrantes intentarían nuevamente un proyecto reformador en común que mejore el rendimiento de resolución de las causas que llegan al Alto Tribunal. 

Para entender la actualidad interna de la Corte hay que repasar las definiciones del presidente del Máximo Órgano de Justicia de Mendoza que dejó el martes en el recinto legislativo de calle Espejo. Esto explicó Garay a los legisladores de por qué estaba allí frente a ellos: "Hay que aceptar que este sistema ha fracasado (el funcionamiento de salas dentro de la Corte). A fines de julio también reconocimos que no podíamos llegar a un acuerdo. No hemos logrado la unanimidad y por eso no se remitió un proyecto en común. Hemos seguido discutiendo, pero no hemos llegado a los consensos que hacen falta. Hoy estamos acá (en la Legislatura) por eso".

Jueces de Corte: Valerio que impulsa el proyecto de reforma que presentó el Gobierno le habla al oído a Adaro que resiste la iniciativa. 

Le pedirán a la Corte que elabore su propio proyecto de reforma

Bajo tensión

El presidente del alto tribunal fue el último en exponer en esta ronda de consultas de la comisión de LAC, antes lo habían hecho sus colegas Palermo y Adaro y el jueves de la semana anterior lo hizo Valerio, Day se excusó por escrito por considerar que podría preopinar, Gómez no fue porque está de vacaciones en Europa y se desconocen los motivos de Llorente para no estar presente en este debate.

De todos modos ayer miércoles 21, el POST pudo saber que quienes se  presentaron en la Legislatura se habían comprometido a sentarse a repensar posiciones para nuevamente intentar un acuerdo y presentar un proyecto consensuado. Por lo que se puede observar, el debate legislativo también actuó de descarga para los jueces que están rígidos, encorsetados por esta coyuntura. Eso se notó en la exposiciones y el ánimo de los magistrados.

La grieta judicial y la interna oficialista

Se evidenció el tironeo interno dentro del oficialismo por este proyecto impulsado desde el Ejecutivo y defendido por los jueces filoradicales Garay y Valerio y resistido por sus pares filoperonistas Adaro y Palermo.

El diputado nacional De Marchi, jefe del PRO en Mendoza.

Tanto se notó que en el PRO liderado por Omar De Marchi en Mendoza e integrante del frente oficialista Cambia Mendoza se fijó pautas hacia dentro para diferenciarse del radicalismo, que trascendieron ayer a través de comentarios de las filas del partido amarillo. Primero, que el PRO no quiere entrar en una puja de poder dentro del Poder Judicial. Segundo, que propondrá reformas en la justicia laboral y penal con la creación de instancias intermedias para aliviar la carga de causas que llegan a la Corte. Y tercero, que quiere fijar un criterio de elegibilidad de los ministros de Corte para frenar "la politización de la Corte".

Proponen más reformas judiciales para reforzar la modificación de la Corte

6 razones de Garay 

El juez titular de la Corte, Dalmiro Garay.

El presidente de la Corte tuvo una participación breve comparada con las demás exposiciones que lo antecedieron. Pero fue contundente en sus expresiones dentro y fuera del recinto parlamentario para transmitir lo que pensaba. Sobre todo fue enfático para admitir "el fracaso" de un modo de trabajar que de acuerdo a su razonamiento ha quedado anacrónico. También quedó clara su la voluntad de avanzar en una reforma interna del Alto Tribunal como parte del proceso transformador de la Justicia impulsado desde 2015 por el gobierno de Alfredo Cornejo. Revisemos los dichos de Garay:

· Tratar de dialogar. "Ayer (por el lunes 19)estuvimos con Mario (Adaro) y Omar (Palermo) buscando alternativas. Vamos a seguir intentando. Hoy está este proyecto caminando. Ustedes verán (los legisladores) los tiempos que se toman". 

 · La especialidad no es especial. "La especialidad no es sinónimo de seguridad jurídica, es algo que se construye. Cada sala no está conformada por especialidades de la materia. En los hechos no existe la especialidad (en respuesta a las críticas de Palermo y Aída Kemelmajer que defienden el criterio de que la Corte es un tribunal de casación y necesita de la especialización de los integrantes para fallar  certeramente)".

· Contra el fórum shopping. "En lo contencioso administrativo se ha producido un sistema de elección de salas. Lo que eso hace es que el que quiera litigar contra un ente estatal elija una sala. Esto ha producido que la Sala II tenga el doble de recarga de trabajo. La solución es establecer un colegio de jueces, sumar al presidente y sortear las causas y si lo aceptamos para lo contencioso, lo podemos aplicar a todo (los demás fueros). No veo que el sistema de sorteos atente contra la celeridad".

· El justiciable. "Que el justiciable tenga la oportunidad de tener el servicio de justicia con tiempos más cortos y que la justicia sea más cercana (en concordancia de lo pedido por el ex gobernador Arturo Lafalla en la misma Legislatura)".

· La Corte y la independencia. "La independencia del Poder Judicial la construye cada magistrado con sus sentencias. Se ha dicho que hay un gobierno de plenos o plenarios y se ha demostrado que de 13 mil causas el 0,24 por ciento se ha resuelto por esa vía. No hay que temerle al pleno. Es un sistema razonable. No hay mayorías automáticas en esta Corte (en respuesta a los reclamos de Palermo y Adaro que pedirán que los debates de plenos y plenarios de la Corte sean públicos)".

· Transformación. "En los últimos cinco años esta Corte produjo las reformas más profundas en los últimos 50 años y es ejemplo para muchas provincias que vienen a observar estas transformaciones en la justicia penal, civil y laboral. Esta Corte ha estado a la altura y ahora lo que falta son las reformas de lo que nos hace que no seamos rápidos en las resoluciones de las causas".

· Cómo debe ser un juez.  "Soy un reformista por naturaleza, cuando las instituciones se estacan la que se perjudica es la sociedad. El perfil del juez tiene que tener perspectiva de género y a la vez tiene que entender el sistema y tiene que saber que la justicia necesita de mucha investigación y que se debe aplicar de cara al ciudadano, por eso avanzamos con la oralidad". 

Para Palermo y Adaro la reforma de la Corte es antidemocrática