Por qué se duplicaron las muertes por coronavirus en Mendoza - Mendoza Post
Martes 13 Oct 2020
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

La muerte forma parte de la de vida pero seguramente nadie quisiera morir por una pandemia, un fenómeno externo a nuestra realidad cotidiana. Lo digo pensando en un amigo que hace unos días murió por la Covid-19. Él seguramente diría minimizando al coronavirus: ¿cómo pude haber muerto de una forma tan boluda? O sea, ninguno de nosotros podría haber imaginado antes del 20 de marzo que podría terminar esta existencia aislado y sin poder despedirse de sus familiares. Nadie podría imaginar que un virus podría matarnos.

Pero hay una explicación. El 80 por ciento de los infectados de SARS-CoV-2 no se enferma o se afecta levemente y eso hace que esa gran porción de la población no tome conciencia de la contundencia de la peste mundial y no le preste atención estricta a la prevención.

El otro 20 por ciento de los contagiados, si siente el rigor de la Covid-19, tanto que esa personas sí necesitan internación. Y de esta parte de los enfermos el 5 por ciento necesitará atención crítica por la gravedad de su cuadro, de este pequeño cúmulo del universo de infectados son los muertos por el virus. 

También leé: Lunes con 502 casos y 8 muertes por Covid-19

Entonces se "entiende" que la mayoría de la población contagiada no tome dimensión del daño pandémico.

Un terapista controla a un paciente grave de Covid-19.

En las últimas dos semanas la cantidad de muertes por Covid-19 fueron en aumento llegando de los dos dígitos de decesos notificados por día.

De acuerdo a los registros publicados el promedio llegó 9,57 de muertes en el periodo entre el lunes 28 de septiembre (cuando se produjo el primer registro de 10 muertes) al domingo 11 de octubre. Mientras que las dos semanas anteriores entre el lunes 14 y el viernes 27 de septiembre el promedio de muertes fue el 5,7 fallecimientos informados por día.

¿Por qué han aumentado las muertes por coronavirus?

La respuesta a la pregunta angular de esta nota la busqué en el gobernador de Mendoza, y en dos médico: un infectólogo y un terapista. Una interconsulta periodística sobre un mal que nos aqueja pero que no terminamos de entender.

El gobernador en la conferencia de prensa de ayer lunes sobre cómo seguirá el tratamiento sanitario de la pandemia en Mendoza.

1. El retrovisor de gobernador. Para Rodolfo Suarez este incremento de muertes está vinculado con los picos de contagios registrados hace tres semanas. "Hace veinte días atrás llegamos a tener picos de 800 casos. Quizá transcurrió el tiempo y mucha gente no pudo sobrevivir a la enfermedad. Ha habido más muertes, porque la lógica y los epidemiólogos nos dicen que se debe a esos picos que tuvimos hace tres semanas" proyectó el mandatario en el contexto de los anuncios sobre este periodo de aislamiento impuesto por la Nación pero flexibilizado por la interpretación del mismo Suarez.

Un agente saniario le hace un hisopado "rápido" a una mujer en un barrio de Godoy Cruz. Es parte de la campaña contra el virus.

2. Los tiempos críticos. "La respuesta más lógica es porque hay muchos más casos que los notificados. Calculo que en la provincia debe haber cerca de 300 mil infectados. Al aumentar el número de infectados necesariamente van a aumentar los fallecidos", respondió rápidamente un médico estudioso de estas proyecciones epidemiológicas. Es una estimación técnica tomando como base sobre el total acumulado de contagios (actualmente 31 mil) multiplicando por 10. Así calculan algunos especialistas para las zonas donde hay mayor densidad poblacional. Por otro lado hay que tener en cuenta que los casos se van complicado, en las formas graves, después de 2 a 3 semanas del comienzo de los síntomas. Por lo tanto cuando hay más casos o sea, más picos de infecciones, consecuentemente aumentan las muertes. 

Un joven trabajador en pandemia. La parte más productiva de la sociedad es la que menos conciencia sanitaria tiene.

 3. La cumbre contagiosa. Coincide en la respuesta un médico terapista. El aumento de la infección entre la población "empuja" que los casos graves de personas enfermas se incrementen y que la capacidad de atención crítica esté al 100 por ciento. Las camas críticas son los espacios de internación con asistencia respiratoria dentro de esta calificación se encuentran las unidades de terapia intensiva. El profesional de la salud consultado lanzó una proyección compartida con muchos de sus colegas. El pico llegará entre este mes y noviembre. Y la "naturalización" social hacia la Covid-19 señala el médico, detrás de su ropaje de bioseguridad, será cada vez más extendida por lo que la muerte por el virus se sumará al paisaje del inconsciente colectivo mendocino.

También leé: Las razones de Suarez para no volver a Fase 1

Esta nota habla de: