Por qué se rompió la pareja Ramón-Vadillo - Mendoza Post
Martes 8 Sep 2020Martes, 08/09/20 atrás
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

Es evidente que el contexto de la pandemia del coronavirus acentuó las diferencias políticas y personales entre los antiguos amigos que, empujados por la polarización de la política argentina, desde hace tiempo están enemistados y se han convertido en adversarios políticos.  

Hace 85 días contamos que la pareja política de José Luis Ramón y Mario Vadillo estaba agrietada y que el caso de la frustrada expropiación de la agroexportadora Vicentín hizo ver la primera filtración de la relación entre ellos.

Vadillo se ha mostrado corrosivo en los últimos días contra Ramón tanto que lo calificó de "traidor a los valores de la República". Mientras que Ramón ha permanecido en un silencio que llama la atención. Pero lo que no sorprendió fue la despedida de Protectora  del senador de raíz radical Marcelo Romano cuando anunció su salida del partido que le permitió llegar a una banca de la Cámara alta provincial, e inmediatamente Vadillo confirmó que todo un sector crítico de Ramón haría lo mismo.

Vadillo a través de Romano

"Todos los dirigentes nos movemos a un espacio fuera de la órbita de Ramón", escribió escueto Vadillo después de ver el video de Romano donde contaba que, de modo personal había decidido salir de Protectora, ya que Ramón había sido cooptado por kirchnerismo en Congreso de la Nación. Romano hasta le da nombre al nuevo espacio y lo bautiza "Bienes comunes".

"Quería comunicarte mi decisión política y personal de no estar más en el espacio del diputado Ramón, porque tomó partido por uno de los extremos de la grieta que tanto mal le está haciendo a la Argentina", proclama Romano.

También leé: Estallaron contra Ramón por su apoyo a la reforma judicial

"Necesitamos los mendocinos un espacio político, que esté en el medio de estos dos extremos. Porque, cuando estos dos extremos se juntaron, también le hicieron mal, sobre todo a Mendoza. No te olvides lo que sucedió en diciembre de 2019, cuando estas dos partes de grieta decidieron eliminar la Ley 7722", declama el rupturista Romano defendiendo el localismo mendocino tan pronunciado en históricas circunstancias políticas por el Partido Demócrata hasta expresiones más aggiornadas como el MendoExit.

Ramón con el partido

En tanto Ramón sigue marcando su estrategia que hasta el momento aparece como personal aunque él expresa que "el partido está en pie" y guiado por su plataforma de gobierno impresa en un libro que distribuyó en la campaña para gobernador donde integró la fórmula con su ex amigo Vadillo. "Se están yendo del partido sin que nadie los eche. El partido sigue intacto. No hay una sola manifestación de apoyo o no al proyecto de la reforma del Poder Judicial Federal. Lo que hemos hecho es concurrir a la convocatoria del Presidente. Y aun no hay un solo contacto en relación a si apoyamos o no el proyecto que creemos que necesita cambios", explicó anoche.

La imagen de campaña del tándem Ramón y Vadillo.

La pelea entre Ramón y Vadillo no debe reducirse a un minimelodrama hecho canción por los hermanos Pimpinela aunque cualquiera puede tentarse a verla así, por lo pintoresco que resultaron los ahora contendientes, en sus compartidos momentos gloriosos de proselitismo de a pie, o en bicicleta doble o en "ramoneta", blandiendo un megáfono en el nudo vial o en la plaza Independencia.

Ellos simplifican la desaveniencia en la traición a lo prometido en un emprendimiento político por un lado (Vadillo), y en la vereda opuesta hablan de la avidez de protagonismo no satisfecha (Ramón). En el medio, todas las acusaciones y especulaciones cruzadas donde está mezclado lo personal y lo político como la definición de las candidaturas para las legislativas del año próximo, donde Ramón ya avisó: "voy a ser el candidato a senador nacional por Protectora".

Origen y destino

Cuánta agua pasó debajo del puente desde que esta pareja de amigos decidieron convertirse en referentes políticos desde las bases vecinalistas de un público oyente ABC1, convertido en militancia en defensa de usuarios y consumidores que estaban desprotegidos y hasta a veces atacado por quienes administran al Estado. De ahí viene Protectora.

También debe entenderse el contexto geopolítico en que ocurre esta ruptura que se evidencia con la salida del partido de Vadillo acompañado del diovorcista Romano.

Una postal de referentes políticos mendocinos durante la campaña del año pasado. 

Mendoza es un lugar donde históricamente resistente al peronismo. Esa rigidez es nuestra característica conservadora. Pero el kirchnerismo, en particular, es visto como una parte extrema del movimiento popular de Juan Perón. El sector fundado por el matrimonio Kirchner es resistido por el mismo PJ local ortodoxo y por una parte del electorado "enlatado" que lo presiente como invasivo a las tradiciones menducas de ser una provincia "distinta" a los feudalismos de las otras que la rodean.

También leé: Se agrietó la pareja Ramóm-Vadillo

Para colmo en una sociedad fragmentada y que todo lo ve desde el ojo líquido y efímero de las redes sociales donde los políticos actuales se mueven al filo del tuiteo hacen que la vida pública se simplifique a una foto, a una imagen que presupone una postura.

Una de las primeras imágenes interpretadas por Vadillo como el acercamiento de Ramón a Fernández Sagasti

La realidad de estos tiempos difíciles para la reflexión y fáciles para la reacción, es preguntarse cuál será la conclusión que quien ve una foto o varias, de Ramón con la senadora Anabel Fernández Sagasti, y esa imagen es acompañada por un pequeño texto que "explica" una reunión entre legisladores nacionales por Mendoza que se juntan para solucionar problemas para la provincia. La mayoría interpretará un acercamiento político entre esos parlamentarios y no creerán en el texto que acompaña a la foto. El resto lo harán las redes sociales.

Otra imagen de campaña cuando Protectora ya se había acercado a Roberto Lavagna.

No hay que negar el río revuelto que hay debajo de los pies de Ramón. Mucha reacción en su contra por parte de su círculo íntimo social. Vadillo lo traduce así: "A mi me dicen: 'sacalo a Ramón ¡paralo! mirá qué está haciendo con el partido', son sus amigos lo que dicen esto". Y Ramón dice: "jamás haría lo que hacen ellos, y menos con alguien que está dejando hasta lo último".

En fin, a la relación de Ramón y Vadillo la fulminó la inmediatez impiadosa de estos tiempos polarizados, quizá la misma que los hizo irrumpir desde una entidad civil, hacia el mundo mediático, y de ahí a la política partidaria.