La reforma constitucional de Mendoza bajo el efecto de la pandemia - Mendoza Post
Miércoles 12 Ago 2020Miércoles, 12/08/20 atrás
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

Pandemia mata reforma. Esa sería la primera conclusión coyuntural sobre la iniciativa del gobernador Rodolfo Suarez con su ahora cumplida promesa electoral de impulsar la reformulación de la Constitución Provincial.

A favor del gobernante corre la idea de que quien conduce un proceso político trascendente como el que nos convoca no debe mediar el momento contingente. Éste un tiempo de convulsiones sociales y económicas casi permanente, por lo cual nada se podría proyectar estructuralmente.

Y hasta la Historia de Mendoza lo certifica, en 1916 cuando se concretó la última reforma constitucional integral, la provincia atravesaba por una crisis profunda, tanto que el mismo gobierno conservador de Francisco Álvarez de ese momento instalaba ollas populares en los barrios por la hambruna que padecía la población. En ese clima los constituyentes como Julián Barraquero y Guillermo Cano discutieron la Constitución que hoy nos rige.

El momento de la presentación del proyecto de necesidad de reforma constitucional por parte del ministro de Gobierno Víctor Ibañez.

Hecha esta salvedad veamos la reacción de las fuerzas políticas de la oposición y en este cuadro incluimos al Partido Demócrata que históricamente se ha opuesto a las reformas integrales y prefiere el mecanismo de las enmiendas constitucionales.

También leé: La oportuna pandemia para reformar todo (o casi)

Además por el lado de la izquierda se da por sentado el rechazo del FIT por el recurrente reclamo de este sector a la presunta tendencia de "minimizar" con estas reformas a las minorías partidarias, valga el juego de palabras.

El equilibrio peronista

El PJ dio una postura política antes que una respuesta constitucional sobre la propuesta del mandatario. Defendió su posición reformista histórica y luego contextualizó con el momento pandémico que todo lo tapa y lo condiciona.

Lucas Ilardo, la voz cantante del peronismo mendocino.

"Vamos a estudiar el proyecto. Es difícil imaginarse como debatirlo en medio de este contexto donde no están autorizadas las reuniones, pero también sabemos que es una deuda de la democracia esta reforma por eso es importante valorar la buena intención del gobierno y la siempre buena voluntad del peronismo para hacer aportes que esperamos sean escuchados. Estamos convencidos que hoy los problemas centrales en la gente son el futuro laboral y económico, la crisis sanitaria vigente y la inseguridad, de igual manera le daremos el tiempo necesario que el análisis constitucional necesita. Siempre sabiendo cuales son las prioridades de la gente", dijo Lucas Ilardo el jefe del bloque de senadores del PJ, haciendo equilibrio entre el presente y el futuro.

También leé: Suarez presentó la reforma constitucional

De todos modos, abogados peronistas que ya leyeron el proyecto comenzaron a apuntar objeciones para aportar a la mesa política del principal sector opositor. Por ejemplo: para algunos "lo más grave para la democracia seria suprimir las elecciones de medio término y hacer la legislatura unicameral". Otro pone el ojo en la elección de los legisladores especiales que redactarían la reforma. "Me parece mal que se elijan convencionales en el mismo acto que se vota la necesidad de reforma", advirtió otro letrado peronista.

El bloqueo ganso

Era previsible la reacción del partido conservador mendocino. El Partido Demócrata (PD) siempre se ha resistido a las reformas integrales desde que el dirigente ganso Ariosto Falaschi trabara judicialmente la reforma de José Octavio Bordón impulsada a fines de la década de los '80. Ahora el presidente del partido Roberto Ajo dio a conocer un documento oficial del PD.

También leé: Una reforma apuntada para bajar el gasto político

"Los demócratas mendocinos hacemos pública nuestra oposición a la reforma de la Constitución de nuestra provincia. Las modificaciones que pretende llevar adelante el gobierno provincial no remediarán los males que pretende curar: no se reducirá el costo de la política ni se afianzará la forma republicana de gobierno. Al contrario, los vicios que quiere erradicar se verán agravados. Tales vicios pueden ser eliminados o disminuidos en forma inmediata por medio de la sanción de leyes sin necesidad de recurrir al costoso y demoroso mecanismo de la reforma constitucional.

Roberto Ajo, histórico dirigente ganso que preside el PD.

"Adelantamos desde ya que nuestro partido propondrá una batería de leyes, algunas de los cuales ya obran en la Legislatura, tendientes a disminuir drásticamente el costo del funcionamiento de los organismos representativos de la voluntad popular: Legislatura y concejos deliberantes, como también a dar mayor transparencia al ejercicio de la función pública, disminuir la discrecionalidad, respetar el principio de la división de poderes y dotar de independencia y mayor eficiencia a los organismos de control. Para asegurar estos cambios presentaremos, además, un proyecto de enmienda de un solo artículo de la Constitución. Este mecanismo no necesita llamar a una dispendiosa Constituyente y es el que ha utilizado para mantenerse actualizada por cerca de 250 años la democracia republicana más antigua del mundo", pregona el presidente ganso.

Protectora y sus tiempos

El presidente del partido que lidera José Luis Ramón pidió un compás de espera para analizar el proyecto de necesidad de reforma constitucional. Pero dentro de la fuerza nacida de los reclamos de los consumidores, dejaron entrever algunas observaciones en especial sobre la presunta falta de atención del oficialismo a los aportes que plantean otras facciones políticas.

Pablo Cairo, el ex campeón del mundo de hockey sobre patines, ahora diputado provincial y presidente de Protectora. 

Pablo Cairo, diputado provincial y presidente de Protectora prometió que la semana próxima el partido tendrá una posición tomada sobre la propuesta de Suarez.

Mientras que Marcelo Romano, el senador del mismo partido (pero enfrentado internamente a Cairo y Ramón) hizo hincapié sobre la inoportuna presentación de la reforma en medio de la crisis sanitaria, social y económica.

  El cedazo  

Queda claro que el proyecto por Suarez no sorprendió porque ya fue suficientemente anunciado por el mismo gobernador. Y fue previsible también que el argumento objetor fuera la pandemia como escenario condicionante para discutir. Lo real es que Suarez ya lo planteó y marcó la agenda política de Mendoza

El gobernador retomó la iniciativa política por fuera de la pandemia.

Las primeras reacciones de los usuarios de las redes como caja de resonancia de los expuesto en los medios digitales marcaron un aval al proyecto si apuntaba a la reducción del gasto público destinado a la política. Este detalle es un punto a favor del gobernador porque es uno de sus principales argumentos para embarcarse en esta reforma. El debate ya comenzó.