Qué les dirá Suarez a los bonistas para recalcular la deuda`de Mendoza - Mendoza Post
Jueves 21 May 2020Jueves, 21/05/20 atrás
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

Mendoza comenzó a recorrer el periodo de 30 días para recalcular su deuda externa. El tiempo de descuento comenzó a correr desde ayer miércoles 20. El equipo del Ministerio de Hacienda está enfrascado desde antes del inicio formal de esta etapa de renegociación en una estrategia para sentarse a exponer nuevas condiciones a los acreedores.

Se sabe que el gobierno de Rodolfo Suarez contrató al grupo Credit Suisse y AdCap Securities para diseñar la propuesta financiera de reperfilamiento de la deuda. Todo esto se precipitó porque el Estado provincial no transfirió los 25 millones de dólares como establecía el convenio para cancelar el bono PMY24 de 500 millones de dólares y, en ese mismo tren, entran los pagos del bono PMJ21 de 5.218 millones de pesos.

El ministro de Hacienda, Lisandro Nieri, supervisa la operatoria en marcha con estos asesores  que ya han participado en otros procesos similares. También fue contratado el estudio jurídico DLA Piper, especializado en rediseños de pagos de acreencias globales. 

El ministro Nieri lidera la operatoria. 

Para no ser declarado insolvente

DLA Piper ya participó en el aspecto jurídico de la restructuración del bono Aconcagua emitido en 1997 por el peronista Arturo Lafalla y cancelado en 2018 por la gestión del radical Alfredo Cornejo.

Para el recálculo del bono Mendoza 21, emitido en pesos, también se sumó la firma Puente Hnos, otro conocido equipo local de técnicos dedicados a  renegociaciones financieras.

Todo este armado es para evitar la cesación de pagos. Hay tiempo hasta el 20 de junio para lograr el refinanciamiento. El problema es que coincidió este pago de 25 millones de dólares con el peor momento financiero por el escenario de crisis económica mundial determinado por la pandemia. Y ahí está el nudo a desatar. La idea es diseñar otro esquema de pago y no caer en la insolvencia que pondría en punto muerto las finanzas provinciales.

La imagen pandémica del gobernador Rodolfo Suarez. 

La parábola del hotel cerrado

Lo que sigue es la descripción de la idea que tiene el gobierno del planteo inicial para negociar con los tenedores de los bonos valuados en billete estadounidense. Es la denominada parábola del "hotel cerrado" que utilizan en los ámbitos oficiales para graficar el punto de partida de esta etapa.Una metáfora tomada de la realidad actual a la que tiene que enfrentar una empresa del rubro más golpeado por la crisis internacional. El hotel en esta fábula es Mendoza. Veamos.

"El dueño de un hotel cerró su negocio a causa de la pandemia y obligado por la parálisis económica tiene que acordar nuevas condiciones con proveedores para pagar deudas contraídas hace cuatro años. Entonces piensa: 'Les voy a explicar técnicamente que no puedo cumplir según los plazos y los intereses acordados en 2016 cuando asumí el préstamo porque proyecté un crecimiento de hasta un 10 por ciento de mi negocio en ese tiempo'.

También leé: Hay una unidad de reestructuración de las deudas provinciales

"Este empresario hotelero dirá que cerró por la crisis mundial, y no por errores propios. También insistirá que este parate nunca imaginado se debe las circunstancias extraordinarias de la pandemia y las reglas restrictivas de la emergencia sanitaria nacional y global. Pero aún así les transmitirá a sus acreedores, perspectivas promisorias para cuando la epidemia pase y el turismo se reactive.

Un detalle de época viral.

"Hablará con entusiasmo de que no sólo está interesado en revisar esas deudas impagas con condiciones más previsibles para él. También intentará convencerlos que quiere cuidar y preservar la relación comercial con ellos en el futuro.

"Finalmente que no cree que un arreglo que contemple sólo la quita de deuda y/o de intereses es una operación exitosa. Enfatizará que para que haya un resultado positivo de esa negociación, el vínculo con sus proveedores se debe prolongar en el tiempo para cuando los huéspedes retornen con barbijos y cuidando la distancia social según la nueva normalidad".

Subamos nuestra imagen

La secuencia descripta anteriormente traduce un momento bisagra para Mendoza y sus cuentas fiscales y en definitiva la economía de la población. Hay un teatro mayor que contiene esta escena de suspenso que es la negociación de la deuda externa argentina que lleva adelante Alberto Fernández y su ministro financiero, Martín Guzmán.

Fernández presta atención a Guzmán, su secretario de estado en temas finacieros.

Hay coincidencias en las miradas y en los objetivos generales pero también se nota que hay perfiles y enfoques distintos en el tratamiento con los acreedores. Aquí, en Mendoza los negociadores quieren llegar a un acuerdo que le permita sostener la confianza en la Provincia con fama de cumplidora de sus obligaciones. 

Es decir tratarán de convencer que esta eventualidad extrema del coronavirus le hizo caer la calificación como tomadora de créditos internacionales mostrando los antecedentes financieros sólidos del Estado mendocino. 

"Nieri se refirió a la deuda pública de la Provincia y anunció la presentación de un programa de emisión de letras y la puesta en marcha de un proceso para refinanciar la deuda pública de la Provincia "a corto plazo, en un mercado donde no hay muchas posibilidades de obtener fondeo". Esto fue lo publicado oficialmente por el Gobierno hace un mes atrás cuando se anunció el refinanciamiento de la deuda pública.