Por Emanuel Tristán
Los que anticiparon una Superfinal apocalíptica tuvieron razón. El fallido partido entre River y Boca desnudó nuestra sociedad como nunca antes.