Todo depende del PJ si hoy se inicia la reforma la ley 7722 - Mendoza Post
Martes 19 Nov 2019 18 días atrás
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

A las 8,30 comenzará el capítulo de hoy martes 19 en la historia de la ley 7722 que comenzó hace 12 años. A esa hora está fijada la reunión de los senadores peronistas que componen el interbloque entre kirchneristas y representantes de los intendentes justicialistas.

Se sentarán para definir qué harán con el proyecto de reforma de la norma que hasta ahora restringe la actividad minera a gran escala en Mendoza. La idea en cuestión e impulsada por los sectores industriales, es "ablandar" la regla para permitir el uso de sustancias consideradas peligrosas por la misma normativa.

Es decir, se busca eliminar la ratificación legislativa de los proyectos mineros, el uso de soluciones lixiviantes de ácido sulfúrico o cianuro que les permita avanzar en proyectos de extracción de cobre (en San Carlos) o de oro (en Uspallata). A cambio, aumentarían los controles técnicos ambientales (más presupuesto para la creación de la policía minera), habría auditorías internacionales y una comisión bicameral legislativa de seguimiento de los proyectos en ejecución.

Anoche, lunes 18, comenzaron las protestas en toda la provincia para rechazar la reforma de la ley "antiminera".

Concretamente, los legisladores peronistas deben fijar la postura por lo menos para la sesión del Senado provincial de hoy que es la última antes del recambio en las bancas. Esta semana juran los nuevos parlamentarios que fueron electos en las elecciones provinciales de septiembre y el panorama cambiará con la nueva compositiva.

Torsiones en los despachos oficiales

Hay un juego de presiones que condicionan y hacen que esta última reunión de los legisladores que terminan su mandato sea muy especial por la intención de los sectores mineros y sus subsidiarios que pretenden que se modifique la norma que no los deja actuar en la extracción de minerales metalíferos.

El senador kirchnerista Abraham autor del proyecto de reforma.

El punto es que el proyecto reformador es del peronista Alejandro Abraham pero el más interesado es el radicalismo oficialista que le hizo "retoques" al texto original para satisfacer el reclamo del gobernador electo Rodolfo Suarez que en campaña advirtió que quiere el desarrollo de la actividad para la generación de empleo privado motorizado por la crisis económica y social en que estamos sumidos los argentinos.

Ver además: Bajo tensión pública, los nuevos legisladores se disponen a reformar la 7722

Por eso toda la presión se instalará en ese cónclave del interbloque del PJ que en las últimas horas los diferentes voceros peronistas han expresado que requieren de una charla con el mandatario entrante para analizar un paquete de leyes para poner en funcionamiento el gobierno nuevo que inicia el 10 de diciembre próximo.

Los peronistas Lucas Ilardo y Adolfo Bermejo tendrán protagonismo hoy en la discusión pública por la 7722.

Los peronistas quieren que la reforma de la 7722 sea parte de un atado de normas compuestas por las leyes financieras como son el Avalúo fiscal, Impositiva y Presupuesto 2020.

O sea, la lectura que se interpreta con esta intención es que el PJ utiliza la reforma de la 7722 como un elemento de negociación por otras leyes que les interesa a los intendentes peronistas y a los kirchneristas que hoy por hoy tienen la representación del gobierno nacional en ciernes de Alberto Fernández y cuya delegada en Mendoza es Anabel Fernández Sagasti.

El gobernador electo radical y la senadora nacional kirchnerista. Negocian  leyes y acuerdos.

Para que esto se produzca entonces el PJ quiere anunciar un acuerdo más amplio con Suarez quien ayer insistió en la necesidad de la modificación de la norma pero que se necesitaba del acuerdo con la oposición para que esto suceda.

La otra posibilidad es que se asuman los nuevos parlamentarios y desde la próxima sesión del Senado entonces sólo hagan falta un par de votos peronistas porque el radicalismo impondría su mayoría para conseguir la mayoría especial de los dos tercios y conseguir el tratamiento del proyecto que tiene despacho pero sin preferencia de deliberación en el recinto.

La Legislatura se muerde la cola

Tanto cambió Argentina y Mendoza en doce años que una ley que fue votada irruptivamente y parecía ser un símbolo de la provincia, ahora es descalificada como un impedimento para el desarrollo de este mismo lugar.

Como todo suceso colectivo tiene un contexto económico y su correspondencia social.

En marzo de 2007 estaba en auge el kirchnerismo y con el mismo Néstor Kirchner en la cresta de la ola. Ese momento el gobierno central no admitía de asonadas sociales en su contra.

El entonces presidente Nestor Kirchner, y sin foco, se nota el perfil de Julio Cobos.

Y las asambleas defensoras del Sur provincial (en especial de General Alvear) y las del Valle de Uco se convirtieron en los bastiones a los proyectos mineros que buscaban instalarse en Uspallata, San Carlos y Malargüe.

La orden fue tajante de parte del presidente para el entonces gobernador aliado y radical Julio Cobos. "Desactivame ese quilombo", fue el mensaje K para el mandatario que se acercaba a ser el vicepresidente de Cristina Fernández.

Los empresarios mineros entendieron que había complot político contra ellos y se encapsularon en sus oficinas y sólo tenían para mostrar las millonarias inversiones que podían hacer para extraer minerales metalíferos.

Y así salió la ley, que luego fue validada por Corte local y llegó a tener categoría de símbolo ambientalista bajo la consigna: "La 7722 no se toca".

Los carteles denotan la simbólica ley que puede ser reformada

Por eso decimos que el parlamento mendocino se mira contra su propio espejo tanto que legisladores que hace doce años impulsaron la norma y le pusieron la firma a la sanción hoy la denostan públicamente o hacen silencio vergonzante.

Mientras, en la calle (a las 9,00) estarán las agrupaciones ambientalistas que ya se reunieron en distintos lugares de la provincia para resistir y defender la norma. Y al mismo tiempo los empresarios llegarán a la Casa de las Leyes a las 8,30 a aumentar su lobby entre los legisladores peronistas y radicales.