La nena era intensamente buscada desde el domingo. El cadáver apareció en un predio que había sido usurpado por cincuenta familias, contiguo a donde vivían los parientes de Sheila.