Quincho: Trastienda y secretos de una gran Vendimia política - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 7 Mar 2021

El calor en el Teatro Griego era de mil infiernos. Un mundo de gente hacía temblar las gradas con la "ola", gritando a voz en cuello por las reinas de cada departamento. Julián se había llevado una pequeña conservadora de mano en la que había puesto unos hielos, y un par de latas de tempranillo. Se estaba aggiornando con el consumo. El clima resultaba asfixiante. Miró a su alrededor y no reconoció a nadie, pero no se preocupó. Hacía décadas que no iba al Frank Romero Day. La última había sido a los 12 años, acompañando a sus abuelos a los cerros. Sentía la cabeza pesada de tanto calor, con los locutores voceando "la previa" a más no poder. El cielo, cuando no en Vendimia, apenas si sostenía unas nubes enormes, cargadas como ubres hinchadas y negras de lluvia. Julián se había llevado un impermeable liviano. Trató de recordar qué hacía en el Teatro Griego. (-¿No era que habían reemplazado la fiesta por una película?) - pensó. En eso, las luces se apagaron y el Romero Day rugió de júbilo. Una pantalla gigante como dos escenarios proyectó la imagen del desierto lavallino. Unos huarpes comenzaron a aparecer desde debajo de la arena seca y ardiente. Una de ellos llevaba en su vestido una cola celeste kilométrica, como un río partiendo la tierra en dos. La imagen resultaba sobrecogedora y a Julián el alma se le achicó en un puño. El nudo le subió a la garganta, fuerte. En eso, la imagen desapareció dando lugar a un locutor festivo y ruidoso, muy, pero muy parecido a Jakabán, aunque algo envejecido ¿Habrá vuelto? Pensó Julián. No entendía la conjunción de imágenes frente a sus ojos. ¿Estaría preso de otra de sus pesadillas? Como fuere, el locutor empezó a cantar los votos. - ¡Y uno más para San... San... Sannnnnnnnnnta Rosa...!- gritó ante el público enfervorizado el animador, ataviado con la barbita candado de aquellos años. El calor le apretaba en la nuca. Bebió a borbotones una de las latas y se puso hielo en el cuello. - ¡¡Y la reina es....!! - volvió a anunciar el locutor. Una figura de mujer bajó por unas escaleras, y cuando estaban a punto de coronarla y descubrir su rostro, un guardia de seguridad apareció frente a los ojos de Julián. Era idéntico a Gildo Insfrán. Como gemelos separados al nacer.

- Acá no se rinde nadie... ¡Marche a fase 1! ¡Desestabilizador, golpista! - le gritó a Julián el Gildo de entrecasa, y le abolló la cabeza de un mamporro.

Julián se sumió en una oscuridad profunda. Despertó a los pies de su cama, con el aire acondicionado al máximo y un chichón considerable en la cabeza. ¿Se habría caído? Se recompuso como pudo y anotó en una libreta "ver al doc" la semana que viene. Se exprimió cuatro naranjas, y decidió que dormiría hasta tarde. Al día siguiente tocaba Vendimia con sus amigos.

...

Como en cada celebración del vino, Julián había asado unas buenas costillas acompañadas de ensaladas y las consabidas papas bravas. No haría falta más que el "chimi" casero con patente del quincho: ajos y perejil fresco, ají molido, pimienta, sal, aceite y vinagre. Por supuesto, la conversación se armó alrededor de la visita de Alberto, y los acontecimientos que rigieron esta Vendimia 2021 con la marca de la pandemia. Un Doña Paula 1100, espectacular blend de la bodega de capitales chilenos, haría el maridaje perfecto con la carne. El ingreso del costillar a la mesa sería festejado con una cerrada ovación. Luego, fue el Omar, el radical del grupete, el que armó el juego con una ironía sobre la visita presidencial:

- Bueno che... lo importante es que vino... ¿no?

La pregunta del amigo radical tenía una intencionalidad obvia: apuntar fuerte a que el presidente había pasado por Mendoza a hablar ante un público de la industria muy calificado, funcionarios, intendentes y un gobernador, sin anuncios. Ni nada especial para Mendoza.

Los saludos en el escenario.

Vendimia de "selfies" esperando al presidente.

- No empieces...- le reconvino Julián.

- En serio... ¿No viste lo que le dijo Eduardo Sancho a un interlocutor ni bien terminó? "Lo importante es la presencia" - insistió el Omar, con la vista clavada en algún punto del costillar.

- Te falta información. El presidente vino a Mendoza aún con su agenda explotada. Le insistieron mucho para que venga. Lo que ocurre es que en el apuro hubo una desinteligencia con el ministro de Agricultura Luis Basterra, y se comieron el anuncio que traían...- contó el anfitrión mientras iba cortando la carne. El Ruso dio un respingo.

¿De qué estarán hablando?

- ¿Cómo que se comieron el anuncio?

- Sí. Algo pasó, y lo que algunos dirigentes peronistas bienintencionados le hicieron llegar a Suarez, es que el Alberto se comió de anunciar un nuevo programa Proviar de apoyo a los productores con un crédito del BID, para obras de infraestructura y de riego. Van a priorizar esos créditos.

- ¿Cuánta guita? ¿Cómo es? - se interesó Ludovico, el más PRO del grupete que aún regaba "a manto" en su finca.

El desayuno que se hizo "asado" esperando al presidente.

- No sé... pero era la versión que circuló durante toda la tarde y que le hicieron llegar a Suarez y a dirigentes de la Coviar...- dijo el gordo, y sirvió una vuelta de Doña Paula. El Ruso preguntó si hubo reunión a solas o conversación entre Alberto y Suarez. El Omar tenía algo de información.

Suarez, el presidente y Zuccardi.

- Hablaron muy poco. El presidente le explicó al gober que no lo llevó a Chile, en aquel famoso viaje, porque los gobernadores que fueron pidieron ir. El Rody le habría contestado que él no tuvo forma de enterarse. Igual, más importante fue lo que Rodolfo le dijo a Wado De Pedro, el ministro del Interior, respecto del peronismo mendocino...- dijo el Omar con tono de misterio. En la TV estaban con "la previa" y faltaban minutos para la película de la Vendimia. Julián prestó atención:

- ¿Se quejó?

- Sí. Le dijo que en Mendoza estaban empujando un proyecto de reforma constitucional con el 85 % de apoyo de la gente, un asunto que Wado ya conocía, y que el PJ mendocino se negaba siquiera a discutir. Parece que el ministro tomó nota. Igual no creo que haya mucho espacio. Mientras Anabel y los intendentes peronistas -que son reformistas- piensen que la reforma construirá un escenario electoral propicio para Cambia Mendoza, para Suarez y Cornejo, no hay forma de que presten apoyo, ni votos, ni lugar para debatir nada. Y menos en año de elecciones.

Emir y De Marchi.

- ¿Ves? Hay que quitar ya las elecciones de medio tiempo. Si no, un año votás, al otro te preparás para el año en que votás, y así para siempre...- añadió Ludovico, mojando discretamente el pancito en la ensalada. Y la mesa cambió de tema.

Coviar vs Bodegas, capítulo...

La fuerte pelea entre Bodegas de Argentina y la Coviar se notó en los eventos y en los discursos. Mucho peronismo había hecho "el vacío" al almuerzo de los bodegueros, y habían apostado por la Coviar. En el ambiente político, a la hora de asignar camisetas, la peronista se la anotaban a la Corporación Vitivinícola. El Omar señaló la grieta:

- Tienen que dejarse de joder, todos... y reconocer el valor de cada quien. La Coviar hizo el evento con el presidente, y no hubo nadie de Bodegas de Argentina, donde están el 90 % de las divisas que ingresan al país por venta de productos vínicos. Y los que producen el 70 % del vino que nos chupamos los argentinos. Y además la Coviar se financia con recursos que ponen las bodegas. Así es que hay que sentarse a conversar... ¿no? De paso, es una vergüenza que estando en Mendoza, el ministro de Agricultura Luis Basterra que fue a todos los lugares a los que lo invitaron, no haya ido. "La industria" no es la Coviar. Tampoco "Bodegas..." en soledad. Son todos...- dijo el Omar, y bajó el párrafo con un trago de Doña Paula.

El agasajo en BdA.

- Basterra avisó que había tenido un inconveniente y se tenía que ir...- contó Julián, que había recabado ese dato entre sus amigos peronistas.

- ¿No hubo una reunión privada entre Basterra y Bodegas? - preguntó el Ruso.

- No. Lo que pasó fue que lo llevaron al ministro y a funcionarios nacionales a recorrer la bodega Crotta. Me dijeron que el Carlitos Crotta la llamó a Patricia Ortiz, la presidenta de BDA, para que fuera, pero ella habría declinado porque la visita era social, política, lo que fuera, pero no institucional de Bodegas. Así es que nada. Conclusión, Basterra y Alberto pasaron por acá sin anuncios, pero se llevaron la carpeta de pedidos y reclamos, no de los bodegueros, pero sí de la Coviar que hizo Pepe Zuccardi, baja de retenciones y créditos para riego, lo principal, y de Suarez por el reparto de fondos y por Portezuelo. De paso, lo vieron a Wado apuntar cosas en su teléfono cuando el gobernador hacía reclamos en su discurso, que estuvo cuidado para no generar bardo.

- No hay manera de hacer planes estratégicos para el vino, mientras no tengamos moneda en serio...- dijo el Ruso, y los amigos brindaron por Mendoza y por el vino nuevo. Luego, hicieron silencio para ver la película "Historias de Vendimia". Ya con las primeras imágenes quedaron impresionados. Al Ruso se le piantó una lágrima en el episodio de los inmigrantes. A Ludovico, con la helada. De pibe acompañaba a su familia a hacer guardia a la noche y encender los tachos. Al gordo, la emoción le dio cuando se le acabó el vino en su propia copa y por solidaridad con sus amigos. Y al Omar, con la escena de Álvarez Condarco casi desmayado trazando el mapa para la expedición libertadora de San Martín.

- La puta madre... me debo estar poniendo grande... pero qué orgullo siento, carajo. En medio de las dificultades, con ciento y pico de casos de coronavirus por día y 1.465 mendocinos muertos por esta enfermedad de mierda, la Vendimia igual estuvo presente. Acá sí que hemos aprendido a sacarle el agua a las piedras...- dijo el Omar, y sus amigos asintieron. El gordo le interrumpió.

Fotograma del episodio "Inmigrantes".

- ¡No jodas, que el agua de Mendoza no se negocia! ¡A ver si te escuchan los ecologistas! - bromeó, y los amigos estallaron en carcajadas. Luego volvieron a circular el vino de Doña Paula y lo que quedaba del asado.

...

La cena fue llegando a su fin. Luego del café y de los postres, los amigos partieron rumbo a los autos.

- Decime... ¿Es cierto que la Coviar se había olvidado de invitar a los jefes parlamentarios y de bloque de Cambia Mendoza?

- Sí. Sólo habían invitado a las autoridades de Cámara. Pero cuando los radicales se avivaron que al desayuno irían Lucas Ilardo, intendentes del PJ, legisladores del peronismo, armaron una batucada. Dicen que cuando finalmente llegaron las invitaciones "perdidas", el viernes muy tarde, había un comunicado de Cambia Mendoza contra la "Coviar peronista" presto a salir.

- ¡Jajajajaaaa! ¿Es cierto que los peronistas tuvieron que ayudar con organismos nacionales para que la película de la Vendimia salte a la TV Pública, Encuentro, y demás?

- Eso cuentan. Y que alguien en el gobierno provincial se habría "olvidado" de hacer el trámite mandando una nota. Estuvieron a full.

- ¿Qué es lo más fuerte que escuchaste ayer?

- Y... el discurso de Patricia Ortiz en el almuerzo de BDA, y las declaraciones de Alfredo Cornejo. Ah... y lo que dijo Alberto de Formosa, que reconoció la violencia institucional.

- ¿Y lo que le gritó la "Tana" Barbera al presidente?

- Sí... ¡Que venga más seguido!

- Al menos por un rato no se habló de las listas de vacunación...-

- Mirá... mal o bien... Mendoza es la única provincia que está haciendo públicas las listas de vacunados aunque se las hayan pedido el peronismo y Marcelo Romano. Y me parece bien que la hayan entregado en papel. Mirá si entregan un Excel. Van a aparecer hasta los muertos ahí.

- ¿Sabés algo de la vacunación de Roberto Lucas, aquel ex concejal peronista de Las Heras, que tiene un negocio de carne?

- Sí. Hay una investigación del tipo sumaria en marcha. Las pobres pibas que estaban vacunando ese día, el miércoles 17 de febrero, se quieren morir. No paran de llorar. Están investigando si Lucas no usó el nombre y el domicilio de un familiar que se llamaría como él, Roberto Lucas, que no sé si es su hijo... para vacunarse. El muchacho tendría unos 30 años y sería psicólogo en uno de los hospitales del Estado. Pero él tiene 68 y es comerciante. En el gobierno están viendo si arman una denuncia penal. Creen que por las características del "personaje", o bien podría haber tomado una identidad que no le correspondería, aunque en el registro figura con su DNI real, o alguna otra irregularidad. Habrá denuncia. Están viendo de qué lo acusan. Roberto Lucas no es una persona sencilla. Lo que sí, no pueden dejarlo sin la segunda dosis, por una cuestión humanitaria.

- Ya veo...

- De todos modos, y aunque no la "empataron" porque no es lo mismo algún error o algún colado que los vacunados VIP del gobierno nacional y muchos de gobernadores e intendentes, la oposición logró instalar desconfianzas. Y ese era el objetivo político, finalmente.

- Podrían vacunar más... ¿no?

- Sí. No deberían estar vacunando de lunes a viernes en horarios administrativos. Mientras haya vacuna, habría que darle todo el día y de lunes a lunes. Hay mucha gente, sobre todo los adultos mayores que están esperando, los menores de 70 o de 60 que son grupos de riesgo, y los maestros que ya están recibiendo la vacuna, muy ansiosos. Porque la pandemia no ha terminado.

- Pusieron a médicos a laburar con las burbujas docentes...

- Sí, para ayudarlos en los informes epidemiológicos y a coordinar. Es un jenga inmanejable. Un ajedrez imposible. Incluso vi un informe de una docente que había compartido mate con celadores. Ahora están con síntomas y esperando PCR. Es muy difícil así.

- Mi Dios...

- Justamente... pronto se va a cumplir un año, y el "Barba" nos viene cuidando... ¿no?

- Sí, pero por las dudas...

- Ya se... alcohol en gel, distancia social y lavado de manos. ¿Viste que aprendí?

- ¡Jajajajajaaaaaaaaaaaaaa!

...

Y así, entre risas y comentando el buen triunfo del Tomba ante Platense, rompiendo el maleficio, los amigos desaparecieron en el sentido estricto de la palabra.

...

Esta nota habla de: