Quincho: "Mensajes" a empresarios, encuesta y virus vs economía - Mendoza Post
Post: Mendoza PostDomingo 3 May 2020Domingo, 03/05/20 atrás

Julián hizo una raya más en la pared. 44 días de cuarentena. 44 días de mucha gente sin laburar. 44 días de empresas cerradas. Pero el virus más o menos a raya. Le hizo gracia la coincidencia. En la jerga quinielera, el 44 es "La cárcel". 44 es la cantidad de paros generales que se tuvieron que fumarse los presidentes de la democracia. Anotó el número en una libreta que tenía sobre la mesada. Cuando la vida volviese a la normalidad, le pondría unos pesitos "a la cabeza". Miró por la ventana de la cocina del quincho, y se maravilló unos instantes con las hojas pesadas del otoño y la ciudad vacía. Se había despertado temprano por la mañana, sobresaltado y pensando que todo no era más que una pesadilla espantosa. Pero era verdad.

Puso manos a la obra. Había organizado un circuito para repartir la cena del día. No soportaba ver lo horrible que cocinaban sus amigos. Habían aprendido algo en el camino, pero en verdad que no estaban ni para jugar en una liga barrial. Así es que se dispuso a armar un buen estofado. Lo haría sencillo, pero contundente. Carne a la olla con papas españolas, y abundante jugo como para bajarse una trincha de pan francés, pasando el pancito en el plato, qué mierda. No habría ningún maître vigilando las buenas costumbres. Rescató de su heladera unos cortes de roast beef, marotilla, y algo de palomita. Primero desgrasó y quitó nervios, luego selló la carne en aceite de oliva y un toque de manteca, agregó sólo un poco de tomillo y unos granos de sal gruesa, y fue sumando de a poco cebollas picadas, pimientos en juliana, un par de dientes de ajo machacados, y zanahoria en tiritas. Lo iría llevando a fuego bajo, y enseguida agregaría tomates frescos triturados, unas hojas de laurel, orégano, ají molido, pimentón ahumado, pimienta negra, una copa de jerez, y dejaría reducir a la mitad. Sobre el final, sumaría a la olla las papas "españolas" que había cortado en rodajas, enharinado y freído en el caldero del quincho. Le pesaba el silencio del aislamiento, pero al menos estaba cocinando para sus amigos. El Ruso le preguntó, desde el otro lado de la pantalla, a quién le habló Rody Suarez en el discurso, cuando habló de los empresarios.

La auténtica carne estofada del quincho.

- Es a varios. Después te cuento...- contestó el gordo, mientras iba repartiendo la carne estofada en los recipientes térmicos. En minutos, los paquetes estarían rumbo a lo de sus amigos.

- Viene mal... ¿no?

- Sí, y el asunto acá es ver cómo se hace para repartir los costos. Porque la vamos a terminar pagando todos...- dijo el dueño de casa. Despachó la cena, y se puso a elegir una botella de Doña Paula para acompañarse. Optó por un Doña Paula Estate Malbec. Ideal para una buena carne como la que había preparado. Revisó que el monitor y la conexión estuviesen perfectas para la reunión virtual con sus amigos. Destapó el vino, puso la mesa, y respiro profundo mirando el número 44 clavado en la pared.

- Esto tiene que terminar pronto... no damos más...- le dijo al Ruso. Su amigo asintió desde el otro lado, sin decir palabra.

Ahora sí, todo estaba listo para la cena.

...

La charla se armó rapidito alrededor de los últimos acontecimientos. El Ruso volvió a preguntar, porque no le gustaba quedarse con dudas.

- Dale Julián... ¿Para quién fue el 'palo' de Rody el viernes en el discurso? Me pareció que se salía un poco del tono habitual... ¿Por qué está caliente?

- Es fácil... es por "acumulación". Es cierto que la actividad económica está planchada totalmente, pero la bronca viene porque hay empresarios que están insistiendo mucho con que el Estado les pague los sueldos de sus empleados, y a la vez no quieren pagar impuestos... hay algunos que tienen su guita afuera, en millones de dólares... y no la quieren traer... te digo más... es verdad que hay secreto fiscal pero hay algunos en el gobierno que están recolectando las nóminas que alcanzaron a publicar algunos periodistas... y que traigan la platita... a ver... lo que hay que entender acá, es que ninguno va a salir indemne de esto. Todos vamos a perder plata porque la economía se desplomó. ¿Se entiende? - dijo el dueño de casa, mientras hundía la cuchara en la ollita para reforzar la salsa del plato, humeante y deliciosa.

La súper pantalla en la Asamblea Legislativa.

- ¿Pero se sabe quiénes son? - preguntó el Ruso. Una perla de sudor frío le bajó por la frente.

- En Mendoza se sabe todo....- replicó su amigo. - Igual... a ver... hay "categorías". El Rodolfo, los ministros, por ahí confían más en lo que les dicen algunas personas de la FEM, los de la UCIM, alguno de la metalmecánica, alguno que otro del CEM... o de Bodegas de Argentina, que están viendo en qué parte de todo esto se acomodan, porque es cierto que produjeron, pero no van a tener a quién venderle. Básicamente, en la política cayó mal el documento de los empresarios de la semana pasada... ¿Cuánto quieren que gane un gobernador, una persona que administra doscientos mil millones de pesos al año? ¿Cuántos asesores creen que tienen los legisladores de Mendoza?

- ¿Cuántos? - preguntó Ludovico, interesado.

- Tienen cada uno un secretario, un asesor, y cincuenta lucas de "cupo" para hacer algún contrato. Y si tienen que viajar, la sacan de ahí...- dijo el gordo, y brindó con sus amigos por primera vez en la noche.

1 de Mayo a las 19:30. Desierto total en la Peatonal.

- No se olviden de Marcos...- dijo el Omar, el radical-radical del grupete.

- ¿Qué Marcos? - preguntó el gordo.

- Marcos Nuarte, el que era secretario de gobierno de Santa Rosa y la terminó de hundir a Norma Trigo hasta que perdieron las elecciones. Le dieron un contratito en la Legislatura, hasta que ligue un laburo. Me dijeron que sería hasta fines de mayo... con lo duro que va a estar conseguir trabajo en medio de la pandemia...

- ¿No hubo un fallo para que devuelvan guita a la Municipalidad, de unos sobresueldos? - peguntó Ludovico, el más PRO del grupo de amigos.

- Y claro... ¡Por eso!

- ¡Jajajajajajaaaaaaaaaaaa! - los amigos estallaron en carcajadas, y el Omar volvió a poner orden, desde su costado del monitor. Cada vez que cenaban online, el gordo creía que estaba viendo un capítulo de Max Headroom.

- A ver... está bien que en la política quieran que los que se la llevaron afuera, la traigan para afrontar el momento. Pero no son todos. Miren... hay una encuesta circulando entre los empresarios de todas las cámaras. La mitad de los consultados tienen sólo hasta 10 empleados. Un 37 % necesita menos de 500.000 mangos para ayudarse a pagar los sueldos. Esto es respecto de los salarios de marzo. Y el 25 % dijo que garpaban de su bolsillo. Un 13 por ciento necesita más de un palo y hasta cinco palos para salarios. Está complicada la mano. Una empresita o un comercio que tiene hasta diez empleados, no guarda la guita en un paraíso fiscal afuera del país. Que los hay, los hay... pero habría que ver cada caso... ¿Habrá algo de guita del gobierno de Mendoza para las empresas? Yo escuché que están armando algo con el Fondo de la Transformación y Crecimiento, para los más chicos que tienen que ver con la industria turística. Esta semana habrá una propuesta del ministerio de Economía, pero tiene que pasar el "filtro" de Hacienda, donde no hay un sope...- dijo el gordo.

- Miren amigos... donde no hay un peso es en la mayoría de las empresas. Ya hay varias incluso de las grandes, que pagaron el sueldo de marzo desdoblado, con "topes", en partes... como se pudo. Mayo va a ser igual... Y lo que dijo Rodolfo cuando señaló que los estatales cobran un 30 % más que la actividad privada, en promedio, es para ir preparando la cancha. ¿Cómo vas a pagar los aguinaldos estatales, cuando hay comercios, empresas, emprendedores, que van a estar fundidos y sin vender, recaudar, cobrar, pagar...? En el gabinete no hay muchos voluntarios para hacer semejante anuncio. El "nudo" financiero estatal y privado va ser justamente con el aguinaldo. De movida, van a ser muy pocas las empresas que estén en condiciones de pagarlo. Y la provincia... imagínate que si va a costar juntar la plata de los sueldos de mayo, pensá en los de junio más aguinaldo. Esa plata no está. Y si estuviera, tratarían de darle algo a las empresas chiquitas que dan laburo, para que arranquen... a ver... ¿para qué abrirías los hoteles por ejemplo, si no hay turismo? Algunos no van a tener para diez kilos de naranjas para el desayuno. Es así...- se lamentó el Ruso, el hombre de los negocios del grupete. Imaginaba una economía global totalmente destrozada por la pandemia.

De compras por DNI, y con tapabocas.

El Omar le dio un sorbo a su copa y preguntó cuánto tiempo más duraría la cuarentena. El gordo había escuchado versiones:

- Es altamente probable que el próximo fin de semana, cuando se cumplan las dos semanas de esta cuarentena "focalizada", permitan que sean los gobernadores los que tomen las decisiones, aunque estimo que en la CABA y en Buenos Aires, el "pelado" Rodríguez Larreta y Axel Kicillof van a mantener una cuarentena muy dura hasta mediados de junio, cuando se supone va a ser el pico de contagios. Acá, ya están trabajando muy duro en todos los protocolos habidos y por haber de cada actividad. La clave será qué acuerden los intendentes y Rodolfo Suarez en el Gran Mendoza...- contó, y bajó la parrafada con un trago de Malbec.

- Van a ir liberando actividades, pero con las limitaciones por DNI. Va a ser la manera de no tener a más de la mitad de la gente, tal vez un poco más, en la calle. Hay que ver qué límites pone el presidente y moverse dentro de eso. Ahora el riesgo de contagio en Mendoza tiene que ver con los casos locales. Y con los choferes del transporte de carga que van y vienen de Brasil todo el tiempo. Bueno, vieron ayer el quilombo con San Luis. Tardaron horas en ponerse de acuerdo, porque los puntanos decidieron impedir el paso por la 188. En el sur mendocino intendentes, comercios, estaban que trinaban de furia y temían desabastecimiento. A la noche empezaron a dejar pasar al transporte pesado y mandaron a los particulares por la Ruta 7...- dijo el radical del grupete. Ludovico agregó un dato.

- El lunes se flexibiliza la cuarentena en Uspallata y vuelve la actividad comercial, pero con protocolos... tapabocas, distancia social... y a cuidarse. También reabren en Tunuyán. En el gobierno estaban embolados con el intendente Aveiro. Y con Rolando Scanio, el de San Carlos. Se apuraron a cerrar todo...- dijo. Los amigos dedicaron unos instantes a homenajear la comida y el vino. El Omar había recibido una encuesta muy fresca, de Martha Reale, y la quiso compartir con sus amigos.

- Hay dos datos "anti grieta". El 86,5 % piensa que el Rody está llevando muy bien la gestión de crisis por la pandemia. Otro 82 % cree que el gobernador y Alberto Fernández tienen que laburar juntos. La imagen positiva de Rody despegó y es del 62 %. Y su gestión todavía más, del 79 % de valoraciones positivas. Son buenos números en medio de esta desgracia...- comentó.

- ¿Y sobre el asunto ese de cuarentena vs economía? ¿Midieron algo? - quiso saber Julián, mientras se servía otro poco de estofado. Estaba riquísimo.

- Sí, el 56,7 % tiene más miedo de contagiarse, que de la crisis económica. Y el 43,3 % le tiene más miedo a la crisis que al virus. Y acá hay otro dato más, muy fuerte: el 64 % cree que no aguanta esta cuarentena mucho más allá de fines de mayo...- compartió el Omar, y de inmediato circuló los charts de la encuesta en el grupo de WhatsApp de sus amigos.

...

La cena fue llegando a su fin. Julián les había dicho que cada uno se las arreglase como pudiesen con el postre. Y así fue. El Omar había hecho una crema catalana, Ludovico tenía manzanas asadas al caramelo y canela, con helado de vainilla, el Ruso puso a la vista queso de cabra y dulce de membrillos casero, y el dueño de casa que siempre jugaba de local, unas islas flotantes, un postre de cierto laburo... pero bueno. En cuarentena hay un poco más de tiempo.

Los amigos se despidieron con ganas de un próximo encuentro "de verdad", y fueron apagando los monitores. El Ruso y Julián se quedaron charlando un rato más:

- Qué papelón lo de Cristina y Massa, lo del plus a empleados del Congreso... ¿no?

- Sí... y en medio de una pandemia donde hay muchos que no tienen para morfar. Les dan 2.300 mangos por día trabajado a cada empleado de los que van al Congreso, además del sueldo. Nada mal... para sus bolsillos, digo.

- ¿Viste lo de San Juan?

- ¿Lo de la guita? Sí. Como tienen más de dos masas salariales guardadas, van a destinar guita a dar créditos de tasas blandas, de cero a 12 %, a empresas chicas y comercios para que aguanten la cuarentena. No van a tener problemas para afrontar las obligaciones del Estado. Y eso, es la minería. Y bueno, acá, nos la perdimos. La verdad es que algunos de los que se rasgan las vestiduras ahora porque no hay guita, y piden que el gobierno pague los sueldos privados, que piensen que cuando fue esta discusión, o se "guardaron", o incluso pusieron unos pesitos en las movilizaciones antimineras...

- Qué ganas de meter el dedo en la llaga...-

- Sí...-

- ¿En serio pensás que habrá problemas para los aguinaldos?

- Sí. Para todos. Para los públicos y para los privados. A ver... siempre el carro delante del caballo. Si no hay actividad económica, nadie vende, nadie compra, nadie paga, nadie recauda... la provincia no va a tener suficiente guita. Y los privados, menos aún. Me estaba acordando de la otra crisis fuerte... la de 2001. El primer aviso fue en la provincia de Buenos Aires, cuando no pudieron pagar los aguinaldos de diciembre, y empezó la corrida.

- Mierda... ¿Viste lo que dijo esa inmunóloga del equipo de expertos de Alberto?

- Sí... la que dijo que hay que "administrar" el contagio de más de medio país. Es una locura total...

- ¿Por?

- Mirá... estuve hablando con expertos. En la Argentina ya elegimos mal el tipo de cuarentena. Ahora, hay que abrirla con cuidado. No se trata de que nadie se contagie, sino de cuántos, dónde, y quiénes. Es medio irresponsable levantar la cuarentena sin hacerlo de forma paulatina y controlada. En algún momento hay que salir. Hay que pensar en las actividades que más motorizan la economía, cuántas personas ponen a rodar, en qué regiones y de ahí ver los riesgos... el transporte... Va a ser difícil salirse de todo esto.

- ¿Saldremos del todo alguna vez?

- Sí querido... somos argentinos. Siempre podemos ser Campeones del Mundo...

- ¿Y si nos toca Codesal, como en Italia 90?

- No importa... mientras traiga dólares...

- ¡Jajajajajajaaaaaaaaaaa!

...

Así, entre risas y chanzas y luego de los últimos saludos, los amigos apagaron los monitores. El gordo abrió las ventanas para recibir en la cara el aire fresco y limpio del otoño. Más lejos, la ciudad dormía en el más absoluto de los silencios.

...