Una jueza rompe estereotipos y escribe fallos en lenguaje inclusivo - Mendoza Post
Post: Mendoza PostSábado 14 Sep 2019Sábado, 14/09/19 atrás

Leticia Lorenzo es una jueza neuquina que hace aproximadamente un año decidió comenzar a utilizar en sus fallos el lenguaje inclusivo.

Claro que no cumple con el estereotipo típico de una magistrada. Tiene 43 años, usa ropa informal, anteojos de moda y muestra un aspecto moderno.

Lorenzo no teme señalar las falencias del Poder Judicial para el que trabaja y aclara en diálogo con Clarín: "No habría que irritarse tanto por este tema. Hay gente que actúa como si la estuvieran operando sin anestesia".

"Para mí es más importante el contenido que la cuestión estética. El fondo de esta decisión es encontrar formas más inclusivas y respetuosas de referirse a las personas. Hay hombres, mujeres y personas de sexo no definido. A veces podemos sintetizar gracias al lenguaje e incluirlos a todos. Y aunque a alguno se moleste habrá gente que se sienta incluida y comprendida", afirma.

En su juzgado ella se refiere a sus colegas como "les jueces" y los que se sientan en el banquillo como "les acusades" ya que esta síntesis le permite abarcar a "todes".

Por ahora no ha recibido quejas ni correcciones por su forma de expresarse de autoridades del Poder Judicial pero en las redes sociales el uso de la "e" ha generado una fuerte polémica.

En uno de sus fallos sobre un delito sexual contra una menor se lee: "esa información, que no es sobre si creerle o no creerle a B. y que sí se vincula con entrevistar a la niña desde un lugar que probablemente les abogades no podamos asumir porque no contamos con las herramientas teóricas para saber ni prácticas para ejecutar...".

Mientras que en un escrito publicado en internet, titulado "El día que fui jueza. Mi experiencia con un jurado popular", redactó: "Dado que había cinco personas acusadas y se encontraban con prisión preventiva, todes les jueces de Neuquén (y varies del interior) habían tenido intervención en revisiones de medidas cautelares por lo que quedábamos muy pocas personas con posibilidad de intervenir".

Sin embargo reconoce: "Tuve una época en la que pensaba que esto del lenguaje inclusivo eran boludeces, con el tiempo fui teniendo experiencias que me hicieron dar cuenta de cosas que me molestaban. Desde los llamados a "todos" para sumarse a la Justicia en una publicación, hasta el hecho de que en una reunión de trabajo una mujer debe ocuparse del mate y la bombilla porque es 'la mujer'. Yo soy Leticia, no Leticio. Hay mujeres, hombres y colectivos que no tienen un género específico y está el lenguaje, el cómo señalarlos, ahí empieza todo", afirma.