Pareja mendocina denunció una "hábil" estafa con un auto - Mendoza Post
Viernes 16 Ago 2019Viernes, 16/08/19 atrás
porHernán Morales
Redacción Post

Una joven pareja mendocina denunció en la Fiscalía de Delitos Económicos de Mendoza que un hombre -presuntamente extranjero-se hizo pasar por dos personas para estafarlos en la compra de un auto usado a través de una conocida página web de compra-venta.

Los afectados (que pidieron ser mencionados como "A" y "M") relataron al POST  que el estafador utilizó un elaborado ardid para quedarse con $75.000 por la venta de un auto usado que jamás apareció. 

Cuando lo contactaron para pedirle explicaciones, el malviviente solo se limitó a reírse y "agradecerles" por caer en la trampa.

Así cayeron en la trampa  

Todo comenzó en junio pasado cuando "M", la mujer de este joven matrimonio de Guaymallén, vio el aviso de un Renault Clio modelo 2006 en el portal DeAutos.com, especializado en la compra y venta de rodados. 

El auto figuraba en venta por $75.000, un tentador precio teniendo en cuenta que modelos similares cuestan alrededor de $200 mil. 

El mismo auto ofrecido en la estafa, ahora en Buenos Aires.

Luego de ver la publicación, "M" contactó al vendedor por mail quien se identificó como "Carolina Suárez" y le brindó información sobre el auto: según le aseguró, el Clio tenía papeles argentinos, pero físicamente se encontraba en Chile ya que ella junto a su marido belga vivieron un tiempo en ese país antes de mudarse definitivamente a Bélgica.

La supuesta "Carolina Suárez" le indicó por mail a "M" que no se preocupara, ya que un transportista amigo (llamado "Michel") tenía un poder para hacer el trámite de traer el auto a Argentina. Una vez llegado a Mendoza, los clientes podían chequear el estado del vehículo y, si estaban convencidos, cerrar el trato.

Uno de los tantos mails que envió "Carolina" a sus víctimas.

A partir de este punto, las víctimas se vieron envueltos en una maraña de mentiras de esta supuesta vendedora que terminó con la pérdida de una importante cantidad de dinero.  

"Hasta ahí venía todo normal, nunca desconfiamos. Luego de informarnos esta cuestión de Chile, la vendedora nos dijo que debíamos hacer un giro a Bélgica por $75.000 a través del servicio MoneyGram mientras llegaba el auto para que lo viéramos", indicó "A", sobre el método de la estafa.

Comienzan las complicaciones

Según las reglas de MoneyGram -una conocida empresa internacional de transferencias monetarias- el destinatario no puede disponer del monto depositado por la persona que hace el giro hasta que no le brinde un código de seguridad.

Tomando conocimiento de este funcionamiento, la vendedora le pidió a la joven pareja que, para asegurarse de que el comprobante del depósito no fuese falso, debían "confirmar" los datos en otra página de MoneyGram (que resultó siendo falsa), cuyo acceso les fue enviado a las víctimas vía Whatsapp.

Cuando accedió al link, la pareja no se percató de que, aparte de todos sus datos personales, también habían ingresado en esta página apócrifa el código secreto que liberaba el dinero. 

Sus temores se concretaron cuando recibieron la confirmación vía mail de que los $75.000 ya estaban en poder de la vendedora. Sin embargo, el auto seguía "en veremos".

El reclamo

En suma, los estafados habían confiado en la palabra de la supuesta vendedora y cayeron en la trampa: sin quererlo, liberaron el dinero pero no tenían noticia del auto que "venía desde Chile".

Varias llamadas por teléfono a Michel (el presunto "transportista" en poder el Clio) fueron infructuosas hasta que finalmente los atendió y pretendió cobrar "un plus" de $15 mil por trámites en la Aduana, ya que el auto "estaba retenido", según sus palabras.

La denuncia hecha en el Ministerio Público Fiscal.

Acaecido este punto, el joven matrimonio mendocino aceptó que habían sido víctimas de una estafa y que la vendedora "Carolina Suárez" como el transportista eran la misma persona.

También dedujeron que se trataba de un hombre extranjero, ya que los mails de comunicación durante la negociación estaban redactados en un dudoso español. Además, el supuesto transportista también hablaba "de forma muy rara", según indicaron las víctimas al POST.

La denuncia

La denuncia fue radicada en la Fiscalía de Delitos Económicos junto con las pruebas y mails que intercambiaron con el delincuente. 

Ahora, la justicia mendocina está encargada de identificar efectivamente al estafador -cuya identidad aún se desconoce- que ya volvió a publicar el mismo auto en la web, solo que esta vez con residencia en la localidad bonaerense de Vicente López.

"No queremos que esta estafa que sufrimos vuelva a pasarle a otras personas. Ojalá lo atrapen", sintetizaron las víctimas.