El extraño planeta que tiene hasta el cielo de roca - Mendoza Post
El extraño planeta que tiene hasta el cielo de roca

Tiene un océano de magma de 100 kilómetros de profundidad que se forman con un ciclo similar al del agua.

El extraño planeta que tiene hasta el cielo de roca

Por: Mendoza PostJueves 5 Nov 2020

Científicos han realizado simulaciones por computadora para predecir las condiciones atmosféricas y meteorológicas del planeta que tiene el tamaño de la Tierra y que fue descubierto en 2018: el K2-121b. En él la superficie, el océano y la atmósfera están formados por los mismos ingredientes: rocas.

"El estudio es el primero en hacer predicciones sobre las condiciones meteorológicas en K2-141b que podrán detectarse desde cientos de años luz de distancia con telescopios de próxima generación como el espacial James Webb", expilicó Gian Nguyen, de la Universidad de New York. 

Los especialistas descubrieron, analizando el patrón de iluminación del exoplaneta que dos tercios de la superficie se enfrenta a la luz del día todo el tiempo. "K2-141b pertenece a un subconjunto de planetas rocosos que orbitan muy cerca de su estrella. Tarda solo 0,28 días en completar una órbita, apenas 6,7 horas. Esta proximidad mantiene al exoplaneta bloqueado gravitacionalmente en su lugar, lo que significa que el mismo lado siempre mira hacia la estrella".

Ver también: Un asteroide viaja hacia la Tierra a gran velocidad: ¿cuándo impactará?

Mientras que en el lado en el cual siempre es de noche las temperaturas rondan los -200° C; del otro lado las máximas pueden llegar hasta los 3.000° C, o suficientemente caliente no solo para derretir rocas sino también para vaporizarlas, creando finalmente una atmósfera delgada en algunas áreas.

"Nuestro hallazgo probablemente signifique que la atmósfera se extiende un poco más allá de la costa del océano de magma, lo que facilita su localización con telescopios espaciales", argumenta Nicolas Cowan, profesor del Departamento de Ciencias Planetarias y Terrestres de la Universidad McGill. 

La atmósfera de vapor de roca provoca precipitaciones, al igual que el ciclo del agua. Entonces el vapor mineral formado por la roca evaporada es arrastrado hacia el lado frío de la noche por vientos supersónicos y las rocas «llueven» de regreso a un océano de magma.

Los científicos esperan que con los datos del Telescopio Espacial Spitzer. El James Webb será lanzado 2021 y también ayudará a confirmar las teorías científicas.

Ver también: Un asteroide puede hacer millonarios a todos los habitantes del planeta




Esta nota habla de: