Mendoza y la vía libre al "cóctel bomba" de alcohol y energizante

La combinación "enmascara" la borrachera y es peligrosa para la salud. ¿Esto se controla en la provincia?¿Hay prohibiciones?

Mendoza y la vía libre al "cóctel bomba" de alcohol y energizante

porMatías Sosa
Periodista (click en autor)

Pocas personas recalan en las complicaciones del "cóctel bomba" que está instalado socialmente y del que nadie se hace preguntas sobre sus consecuencias: la mezcla de energizantes con alcohol -generalmente con vodka- ya se ha convertido en un trago más en las "previas" y en las ofertas de boliches y bares, aunque los expertos alertan vehementemente sobre sus efectos adversos. En Mendoza no hay prohibiciones ni regulaciones específicas.

Sergio Saracco, médico toxicólogo, docente universitario y a cargo del Departamento de Toxicología de Mendoza y presidente de la Asociación Toxicológica Argentina, manifestó en el programa "Te digo lo que pienso" conducido por Ricardo Montacuto por Radio Nihuil que "es peligrosísima la combinación de energizantes con alcohol".

Esta combinación "enmascara la sensación de cansancio o embriaguez que producen los altos niveles de alcohol. Como la enmascara el síntoma, uno sale a la calle bajo los efectos del alcohol, que altera los reflejos, la relación tiempo espacio y la visión del entorno donde se encuentra, sintiéndose Superman. Pero el hecho es que soy Superman alcoholizado y eso me hace más peligroso, porque al sentirme bien y estimulado voy a mayor velocidad y con mayor seguridad, pero eso es totalmente falso", explicó el profesional.

Vodka con energizante, un "cóctel bomba". 

"Ahí tenemos el gran problema de la falta de controles y sanciones exigentes porque esto no se debería permitir. Datos de la SEDRONAR indican que más del 80% de los jóvenes de nuestro país hacen estas combinaciones", agregó.

Problemas de salud

"Es importante generar conciencia y elevar la percepción de riesgo sobre este consumo y combinación con alcohol", precisó Saracco al POST. "Es la misma ANMAT la que recomienda la no combinación", agregó.

Ver: Se registró el porcentaje de ocupación de camas más bajo de la pandemia

Exactamente, en julio de 2005 la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) modificó los límites máximos de cafeína que podían contener las bebidas energizantes: pasó de 35 miligramos en 100 mililitros a un máximo de 20 miligramos en 100 mililitros. También obligó a incluir en las bebidas el rótulo "El consumo con alcohol es nocivo para la salud".

Saracco advirtió la peligrosidad de esta combinación. 

En un artículo de Saracco para ECI Emergencias, el profesional desglosó que "la mezcla de ambas bebidas, acción efusiva de la cafeína y la depresiva del etanol, provoca entre sus consumidores una disminución de los reflejos, como de las capacidades visuales, auditivas, del habla y psicomotriz, generando una falsa sensación de sobriedad que conlleva a un aumento en el riesgo de sufrir accidentes de tráfico y demás conductas de riesgo. Esta mezcla absurda tiene como único objeto, aumentar el consumo de alcohol".

Algunos intentos... nulas prohibiciones

Desde hace casi 20 años, Argentina quiere regular la venta y el consumo de energizantes, aunque siguen permitidas con las precisiones de ANMAT. En Mendoza no hay ninguna normativa que controle, limite o prohíba la venta libre de este tipo de bebidas.

Ver: Despidieron a un policía por masturbarse en una parada de micros de Guaymallén

En 2005, el diputado provincial Alberto Canal (Partido Demócrata) presentó el proyecto de ley para "prohibir la venta de bebidas energizantes en todo el territorio provincial" con venta solamente en farmacias y previendo multas y clausuras a los locales que no cumpliesen la ley. El proyecto quedó "durmiendo" en la comisión de Salud Pública.

Hubo otros proyectos pero tampoco lograron ser ley. La propuesta de María Pérez (Partido Justicialista) en 2009 para la prohibición de estas bebidas a menores de 18 años obtuvo sanción inicial en Diputados pero no avanzó en el Senado.

Municipios como Luján de Cuyo y Godoy Cruz, donde existe una gran cantidad de boliches, bares y restaurantes, confirmaron que no existen ninguna normativa, recomendación, control y/o prohibición comunal al respecto. Eso se extiende a todos los departamentos provinciales.

Los controles

"Según la ley tenemos algunas modalidades que están prohibidas. Por ejemplo no puede haber canilla libre, consumo o expendio en eventos donde haya menores de edad. Eso es lo que podemos llegar a controlar o sancionar. Las bebidas energizantes no son competencia nuestra, se recomienda que no se mezcle con bebidas alcohólicas y hasta lo dicen los propios envases", le dijo al POST Alejandro Pozzi de Diversión Nocturna dependiente del Ministerio de Seguridad.

"Hay cosas que se van poniendo de moda. Independientemente de que los energizantes hace mucho tiempo que están en el mercado, ahora tienen mucha repercusión. Se ve que hay mucho consumo", agregó.

Por otro lado, los test de alcoholemia que realizan habitualmente Tránsito o la Policía Vial evidencian la presencia de alcohol en sangre pero no qué bebida consumió el conductor. Por lo tanto, los efectivos no pueden tener un registro preciso y real del porcentaje de consumo de esta combinación.

Los precios

Cada local puede variar precios dependiendo del departamento y la zona del mismo en donde está ubicado, además de la marca de los productos.

"Enmascara la sensación de cansancio", dijo Saracco.

Según un sondeo de bares y boliches del Gran Mendoza, el promedio de un trago de energizante con vodka ronda entre los 800 y 900 pesos. Algunos combos de tres latas de energizantes de marca líder superan los 2.500 pesos y con cuatro latas y una marca líder de vodka supera los 5.300 pesos.

Ver: Historia de la periodista mendocina en el primer vuelo postguerra a Malvinas

También se puede comprar por un lado la lata de energizante (promedio de 200 pesos cada una) y el vodka por separado. Varios locales dan algunas opciones en cuanto a las marcas de la bebida blanca, desde las más "baratas" hasta otras más caras, incluso con sus variantes "clásicas" o "saborizadas".

Esta nota habla de: