Desgarrador testimonio: estuvo más de un año internado por Covid - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 25 Abr 2021

La presentadora de televisión Kate Garraway, que conduce el ciclo británico Good Morning Britain, contó la desgarradora historia que le tocó vivir junto a su esposo, que estuvo 373 días internado por Covid y aún se encuentra recuperándose de las graves secuelas.

La mujer contó que el 29 de marzo del año pasado notó que su marido, Derek, estaba mal y, al llamar a un médico, constataron que debía ser internado de urgencia.

El 30 de marzo fue ingresado en el hospital, con muy bajos niveles de oxígeno. Allí permaneció inconsciente, internado en terapia intensiva. Mientras tanto, y en medio de la incertidumbre, Garraway y los dos hijos de la familia permanecieron aislados en su casa transitando la enfermedad con síntomas leves.

Según relata la conductora, el cuerpo de su marido fue "universalmente afectado" por la enfermedad, es decir que se instaló en sus pulmones, corazón, riñones, hígado y páncreas.

En junio Kate informó que su marido ya no tenía presencia de Covid-19 en su cuerpo, pero todavía debía reponerse del daño que le había causado.

Ver también: Su ex subió fotos a un sitio de servicios sexuales y vive una pesadilla

Cuatro meses después de ser internado, finalmente despertó del coma. Sin embargo, su estado todavía era extremadamente grave y ni siquiera podía abrir los ojos. Para septiembre, Derek se convirtió en el paciente de coronavirus con la recuperación más larga de todo el Reino Unido.

Finalmente, en abril, después de más 373 días en el hospital, pudo regresar a casa. "Es una situación única, por lo que los médicos están buscando soluciones únicas", manifestó la conductora, que describió este año transcurrido cómo la experiencia más dura de su vida. Sin embargo, el estado del hombre sigue siendo crítico y no se sabe exactamente si podrá volver a ser el mismo.

Ver también: En el país, la ocupación de las camas creció un 40% desde el 15 de marzo

De hecho, para poder recibirlo Garraway tuvo que adaptar su casa para que sea más accesible para su esposo, que no puede moverse ni hablar por sí mismo y aún necesita estar en una camilla o silla de ruedas.

"Esperamos que esto sea algo definitivo y que no tenga que volver nunca más al hospital", concluyó.

Esta nota habla de: