Las mujeres piden menos salario que los hombres - Mendoza Post
Por: Mendoza PostSábado 27 Feb 2021

Según los datos publicados en el portal Bumeran, las mujeres piden $10.000 menos de salario que los hombres cuando se postulan para un trabajo.

Durante enero, los hombres que se postularon para empleos en este sitio indicaron que pretendían ganar -en promedio- $72.757. Las mujeres, en cambio, pidieron $62.706, es decir, $10.051 menos. Y enero no es la excepción: el índice de remuneraciones requeridas muestra una brecha estable desde marzo de 2019, con variaciones que van del 13,9% al 18,5% a favor de los varones, señala un informe publicado por Clarín.

La diferencia de salario requerido según género se incrementa en tanto aumenta el puesto. En las posiciones junior, los hombres requirieron en enero un salario 5,1% superior a las mujeres; en las semi-senior y senior, pidieron un 17,3% más, y en las posiciones de jefe o supervisor, la diferencia alcanzó el 21,3%.

Así, en enero el salario medio requerido para los puestos junior, considerando ambos sexos, se ubicó en $47.290, pero el promedio entre las mujeres se ubicó mil pesos por debajo, mientras que el de los varones lo hizo mil pesos por encima ($46.104 y $48.476, respectivamente). Por otro lado, los aspirantes a puestos senior/semi senior solicitaron un salario de $67.598, pero el promedio entra las mujeres fue de $62.228 y el de los varones, de $72.969. Por último, el salario pretendido por los interesados en cubrir puestos de jefe, supervisor o responsable fue de $105.217, aunque los varones en promedio pidieron $115.358 y las mujeres, $95.077.

Ver también: Un científico asegura que se puede "curar la vejez"

Según Nicolás Rocha, director regional de Bumeran Selecta, no se trata de un fenómeno que se da sólo en Argentina: "Lo vemos en todos los países de la región".

"En general las mujeres valoran un poco más que los hombres otro tipo de beneficios no remunerativos: obra social, flexibilidad o, en la vieja normalidad, el trabajar desde la casa", señaló. Otro dato del informe de Bumeran, es que baja el número de postulantes mujeres a medida que se avanza en la pirámide jerárquica. Para posiciones junior, las mujeres representan el 55% de las postulaciones. En posiciones semi-senior y senior, son el 50%. Pero para jefaturas, puestos de supervisión o responsables, la proporción cae al 30%.

"Hay una visión tradicional que sostiene que las mujeres tenemos menos dones de negociación y que pedimos menos por baja autoestima, porque nos faltan capacidades para evaluar nuestro valor", describe Cintia Gonzalez Oviedo, directora de la consultora Bridge The Gap.

Por otro lado, y en concordancia con esos estereotipos, "las mujeres que sí piden lo que valen, son sancionadas por el mercado. El mensaje es: 'si yo pido demasiado no me van a tener en cuenta', porque se espera que las mujeres pidan menos". También está la creencia de que las mujeres son más "baratas" porque la licencia por maternidad va a implicar costos mayores.

Ver también: El cuadro hiperrealista de San Martín que donaron a la legislatura

"No es verdad que seamos naturalmente carentes de autoestima y que por eso no nos animemos a negociar. Sino que, cuando nos animamos, el mensaje que recibimos es que pedimos demasiado", enfatiza la consultora. Así, "nos adaptamos".

Aunque las mujeres desarrollen las mismas conductas que los hombres, las respuestas que reciben del entorno son diferentes. "Un estudio publicado por Harvard Business Review muestra que las respuestas de la audiencia, del líder o del reporte eran muy distintas frente a una misma conducta de un varón y de una mujer. La conclusión es que el género importa y que necesitamos personas especializadas en género en todos los ámbitos", señala González Oviedo.

"Cuando se ve a una mujer ambiciosa, se la termina juzgando como inescrupulosa", dice, en el mismo sentido, Cecilia Giordano, CEO de Mercer. Por eso, es una cuestión cultural que las mujeres digan un valor pretendido menor que el de los hombres. "Las mujeres están criadas bajo un paradigma de perfección, por eso tienen tanto miedo a errar, mientras que los varones son criados para ser corajudos, valientes, ambiciosos", dice Giordano.

Esta nota habla de: