Mendocinos que tuvieron coronavirus y no avisaron al Ministerio - Mendoza Post
Jueves 20 Ago 2020 29 días atrás
porAna Montes de Oca
Periodista

Cinco meses es demasiado tiempo para que el miedo funcione sobre una sociedad que, además, esta globalizada. Y el miedo al coronavirus se diluye día a día. 

A pesar de que los contagios crecen y ya llevamos semanas en etapa de "circulación comunitaria", o tal vez por eso, comienzan a multiplicarse los casos de personas que saben que tienen coronavirus pero no quieren dar aviso a las autoridades sanitarias.

H. es un hombre de 47 años. Su madre está internada con síntomas moderados y hace tres días le confirmaron que el hisopado le había dado positivo. H. tiene síntomas desde hace un par de días, pero decidió quedarse en su casa, solo, sin salir y haciendo el aislamiento correspondiente. 

Muchos seguramente tampoco hablan por temor a las multas.

"Ya tenía lo necesario y lo que me haga falta me lo dejan en la puerta, pero prefiero quedarme encerrado antes que pasar por todo el lío del hisopado y todo. No he estado con mucha gente y ya les avisé a las tres con las que estuve. Sé que es un lío porque conozco gente que estuvo internada al pedo sin sentir nada. Yo tengo un poco de fiebre nada más", dijo al Post.

Otro hombre, de unos treinta y pico se contagió de la esposa. Ella sí fue contabilizada como caso positivo y también estuvo un tiempo internada. Pero en su caso, él decidió negar los síntomas para evitar un drama familiar.

"En mi familia todo el mundo cree que si te da el bicho te morís. Así que con mi mujer, como ella ya tenía el alta, decidimos que nos quedábamos en casa hasta que me curara y diez días más. Yo trabajo por mi cuenta y no salgo ni cuando no hay pandemia, así que no me molestaba. Prefiero encerrarme tres meses antes que tener que escuchar a mi vieja o mis hermanas llamándome diez veces al día o, peor, echándole la culpa a mi mujer", confesó.

"Estuve bastante mal unos tres o cuatro días", pero nunca tuve problemas para respirar, sólo los síntomas de una gripe de esas que te tira en la cama y no querés ni que te hablen, pero nada grave", aseguró.

Aislarse a modo de remedio.

Sobre la responsabilidad de dar aviso, dijo que no sentía que estuviera haciendo nada malo porque no estaba poniendo en riesgo a nadie.

Por su parte, H. tuvo otra postura: "Los datos son lo que hay que ver para sacar la conclusión de si es responsable o no cuidarte y cuidar a los demás. Yo no estoy de acuerdo con tener que decirle a ninguna policía médica adónde estuve y con quién, les digo a esas personas y punto, esa es mi responsabilidad."

El miedo a los vecinos

Otro caso es el de L, una mujer madre de un chico de 16 años. Vive sola con su hijo y no tiene cerca parientes que la ayuden y, cuando supo que había estado en contacto estrecho con un caso positivo de coronavirus, supo que ella se había contagiado porque "habíamos tomado unos mates. Qué sé yo, la costumbre, tal vez porque en ese momento no había tantos casos y pensamos que no nos iba a pasar."

El "miedo al barrio" es otro factor para decidir no hablar.

Cando supo que ese contacto era positivo, se asustó muchísimo pensando en qué iba a pasar con su hijo. "Me imaginé que venía la ambulancia y que mis vecinos iban a ver que me llevaban y me morí de miedo. ¿Qué iba a pasar con mi hijo solo? ¿Y si los vecinos le querían hacer algo? Se escucha de todo en la televisión. Este es un barrio jodido (vive en Las Heras) y no confío en los vecinos", justificó.

Así que decidió decirle al hijo que no se acercara a ella, que se encerraba en la pieza con la tele, él tendría que cocinar y hacer las compras y lo demás. "yo limpiaba el baño con lavandina de arriba abajo cada vez que lo usaba y pasaba el trapo detrás de mis pasos entre la pieza y el baño que son cuatro, tampoco te creas que son muchos jajaja", graficó.

El hijo no se enfermó y no supieron de nadie que se haya enfermado por el barrio, al menos en esos días. "Eso me dejó tranquila, yo tenía miedo de que él fuera asintomático y contagiara a alguien, pero te juro que nos cuidamos como locos".

Desde esta semana, la provincia pasó a lo que se llama etapa de "mitigación" del virus. Se trata de aliviar el impacto que tenga a nivel hospitalario, mejorando el sistema sanitario para atender a los que realmente lo necesitan, es decir, que a partir de ahora la mayoría de los pacientes se quedarán en sus casa y muchos incluso no serán hisopados ya que los contactos estrechos de un positivo ya se consideran positivos.

"Ni voy a ser yo solo ni en Mendoza ni en Argentina. ¿Sabés la cantidad de gente en el mundo que debe haber tomado la misma decisión y nunca nos vamos a enterar? Esta gripe será nueva pero los datos muestran que no es tan grave, así que basta de querer controlarnos a todos, yo me cuido solo y cuido a los míos. Vayan a cuidar ovejas.", dijo H. 

Mendoza entró en etapa de mitigación

Mirá también: "Una encuesta reveló que la gente ya no quiere cuarentena"