El "golpe" de los 44 casos, y el posible regreso de restricciones en Mendoza - Mendoza Post
Miércoles 15 Jul 2020 28 días atrás
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

Estas horas serán consideradas en el futuro inmediato como un punto de inflexión en el avance de la pandemia de coronavirus en Mendoza. 44 contagios registrados en un solo día sacudieron al gobierno y también a la población. Lo primero se confirmó con el avance de las horas hasta bien entrada la madrugada. Por otro lado, el ánimo de los mendocinos se pudo leer, palpar y medir en las miles de interacciones y comentarios desde anoche en nuestro diario, y también en los otros medios de Mendoza.

Ayer al mediodía ya se sabía que la curva vendría complicada. En un "corte" cercano a las 14:00 ya había diez casos registrados. Y luego se dispararon a los 44 conocidos hasta ahora este martes. Pero no fue todo. Apenas pasada la medianoche supimos del contagio 45. Una periodista de este diario dio positivo de coronavirus. Las personas que estuvieron en contacto estrecho ya fueron aisladas desde el mismo domingo a la noche. Ante la sospecha habíamos desalojado y desinfectado nuestras oficinas el lunes. Y aguardamos con preocupación el avance de su condición, que por suerte es buena y estable. El caso que nos afectó disparó otro alerta: nuestra profesional no sabe dónde se infectó. No está en grupos de riesgo, no pertenece a ninguno de los "clústeres" conocidos de contagios en la provincia, no estuvo en contacto con personas que hayan llegado de zonas de circulación comunitaria, y venía observando estrictamente todas las prevenciones y medidas de higiene y distancia social. Su contagio de nexo desconocido nos hace pensar en que se deben ajustar el manejo y el criterio de los casos sospechosos. El domingo, en el 0800 del Ministerio de Salud para casos de Covid-19 le dijeron que sus síntomas no reunían todos los criterios para activar el protocolo porque no estuvo con ninguna persona que hubiese dado positivo (es decir, no fue contacto estrecho) ni había estado afuera de la provincia en zonas de fase 1. La rápida reacción de la periodista y la insistencia del medio consiguieron que se hisopara. El test debió procesarse dos veces además, porque en la primera oportunidad el resultado fue indeterminado. Sí hay que decir que el seguimiento telefónico de la paciente fue estricto.

Más de 37 grados, es señal de alerta.

A la vez, una cadena de posibles contagios aumentó el dramatismo en la gestión de la pandemia. Ayer fueron aislados el subsecretario de Salud Oscar Sagás, el titular de la Osep y el director asistencial Carlos Funes y Vicente Diez, el director del Hospital Español Walter Vázquez, y el director de la Clínica de Cuyo Héctor Lamacchia. Uno de ellos ya habría dado positivo aunque este dato no pudo certificarse aun oficialmente. Sí, que todos ellos fueron aislados por prevención. La cadena de contagios de profesionales de la Salud que explotó días atrás en el Hospital Lagomaggiore dejó además a este centro asistencial de referencia -uno de los principales de la provincia- al borde de la inoperancia total. Los servicios de cirugía, urología y traumatología están diezmados por los contagios. Se salvó el corazón de ese hospital, el servicio de maternidad y neonatología.

Las cifras de la pandemia en Mendoza indican que en una semana se duplicó el registro de casos. En los últimos siete días hubo 125 positivos (17 el miércoles 08/07; 10 el jueves 09/07; 14 el viernes 10/09; 16 el sábado 11/07 y 12 tanto el lunes 12/07 como el domingo 13/07, además de los 44 de este martes). En la semana anterior a esa, el registro de infectados fue de 60 casos; de acuerdo a la cuenta que lleva nuestro periodista de datos Matías Sosa todos los días.

El aumento repentino de contagios encendió el alerta en el gobierno, que en las próximas horas debe decidir cómo sigue en la próxima fase de la pandemia. Las opciones son varias, y las líneas de acción cuentan con diferentes apoyos y detractores en el mismo gobierno. La idea menos conservadora, que contaría al gobernador Rodolfo Suarez entre sus adherentes, sería la de ir a una fase de "contagios controlados" sin mayores restricciones que las conocidas, y viajar hacia la "inmunidad de rebaño" como en el AMBA en tanto haya camas disponibles y unidades de terapia suficientes. Los infectólogos y especialistas médicos que asesoran al gobierno provincial no quieren saber nada con esta línea de trabajo que no ocurriría en los próximos días. Es una discusión que será más aguda en el período que va de diez a quince días a partir de hoy.

Otra línea de acción más dura contempla algunas restricciones sociales mayores a las existentes. El "recorte" de actividades podría abarcar los servicios religiosos y algunas de las salidas, aunque intentarán no afectar las actividades económicas autorizadas. El turismo interno podría ser víctima de nuevas restricciones luego de la flexibilización de las últimas semanas, si se comprueban casos derivados del "permitido" del fin de semana largo. Anoche, el gobierno tenía listo un comunicado para "recordarle" a la población que este fin de semana no estará permitido que grupos de amigos alquilen cabañas. Parece que hay grupos utilizando la estrategia de alquilar de a varias unidades en un mismo complejo, para pasar juntos el fin de semana previo y el lunes 20, Día del Amigo. Sin embargo, el comunicado finalmente no salió. "No está nada definido aún" dijo una fuente. Ayer, la legislatura dio sanción a la ley que dicta cárcel y fuertes multas a los que hacen fiestas, reuniones familiares en cualquier momento, fiestas clandestinas y reuniones con amigos.

Suarez deberá decidir sobre las próximas medidas.

La declaración de circulación comunitaria del virus no sería materia de discusión a pesar de la suba de casos. En el gobierno sostienen que no hay tal circulación comunitaria. Ello, aunque oficialmente hay 28 casos cuyo nexo epidemiológico aún se desconoce.

Anoche hubo una conversación entre algunos de los intendentes del oficialismo y el gobernador Suarez para analizar los pasos a dar desde el 20 de julio, el lunes próximo, cuando a la vez venza la cuarentena nacional. Hoy hablará con los intendentes de la oposición. En las próximas horas se reunirá el consejo asesor de expertos y de allí saldrán las sugerencias de restricciones para esta semana. Suarez les pidió a los jefes comunales que estén atentos, ante una posible convocatoria urgente. Entretanto, decidieron aumentar los puestos centinela de Covid-19 para hacer más testeos. Ello podría significar más casos registrados.

El pico de contagios coincide de alguna manera con severos incumplimientos. La cadena de contagios del caso que se inició con un empleado de la concesionaria Toyota Yacopini, inició con una fiesta ilegal de cumpleaños a la que fue mucha gente.

Más grave es lo ocurrido en el Hospital Lagomaggiore. En el centro de referencia de la salud pública para la maternidad, se tomaron los mayores recaudos posibles para evitar el ingreso del virus. Los médicos estaban organizados y entrenados. Hasta hicieron coreografías de por dónde entrar y salir con pacientes contagiados. Pero los casos nunca llegaban. Un cirujano infectado en un centro privado que hizo una guardia, disparó el foco. Luego, se relajaron controles y costumbres. "Los doctores empezaron a andar sin barbijo en los pasillos... a compartir comidas e incluso mate..." contó una fuente. Sólo lograron blindar la maternidad.

El habitante promedio de esta provincia relajó las costumbres. Este periodista pudo verificar ayer entre las 15:30 y las 17:00, que el centro de la Ciudad de Mendoza era un festival de "no usemos el barbijo". Contamos 52 personas en las avenidas San Martín, 9 de Julio y Peatonal Sarmiento sin tapabocas, o por la pera, o fumando y caminando alegremente por la calle. Así, no habrá sistema sanitario, ni camas, ni cuarentena, ni política que alcance ante el avance de la pandemia.