¿Por qué es fundamental el control de estabilidad en los autos? - Mendoza Post
Martes 26 May 2020Martes, 26/05/20 atrás
porCuyomotor

La combinación de una ruta mojada y una maniobra inesperada hubiese terminado en un accidente automovilístico. Hace 25 años, Bosch y Daimler-Benz creaban una solución pionera para evitar esta situación: el programa de estabilidad electrónica ESP.

Desde entonces, el ESP, ha procurado la seguridad de los vehículos en la ruta y en situaciones críticas. Los investigadores de accidentes de Bosch estiman que, en la UE, además de haber salvado unas 15.000 vidas, también ha prevenido casi medio millón de accidentes.

Junto al cinturón de seguridad y al airbag, el ESP es uno de los elementos más importantes en un vehículo. Harald Kroeger, miembro de la junta directiva, menciona que "es un excelente ejemplo de lo que nos referimos con nuestro lema "Innovación para tu vida". Bosch ha trabajado continuamente en mejorar su sistema antideslizante y, hasta el momento, ha producido más de 250 millones de unidades.

¿Cómo funciona?

Cuando las rutas se encuentran mojadas o congeladas, al evadir obstáculos inesperados como animales en la ruta o incluso al manejar rápido en una curva, el programa de estabilidad electrónica (ESP) interviene especialmente pudiendo prevenir hasta un 80% de accidentes por derrape.

El sistema antideslizante usa información de la dinámica de los vehículos para detectar si el auto se está dirigiendo a la dirección que el conductor desea. Si hay alguna discrepancia entre estos dos factores, el ESP interviene. Sensores inteligentes ayudan a comparar el ángulo de dirección y la trayectoria del vehículo 25 veces por segundo. Si estos no coinciden, ESP reduce el torque del motor y frena las ruedas individuales. En este sentido, el sistema ayuda al conductor a prevenir que el auto se rompa o derrape, evitando efectivamente muchos accidentes de raíz.

También te puede interesar: Michelin lanza nueva campaña de seguridad vial "Manejate Bien"

Tales han sido los beneficios del ESP, que se ha vuelto una característica obligatoria o un compromiso autoimpuesto para todos los vehículos del mundo.

Seguí leyendo acá