Las "manadas" asesinas en las redes sociales - Mendoza Post
Martes 11 Feb 2020
porAna Montes de Oca
Periodista

El asesinato de Fernando Báez Sosa conmocionó al país no sólo por la brutalidad, sino por la impunidad con la que se manejaron los asesinos y porque actuaron, una vez más, en manada.

Sorprende que no tengan las mismas repercusiones las violaciones en manada, que son cada vez más frecuentes y que cuentan con las mismas características de brutalidad e impunidad.

El mundo del rugby salió a intentar limpiar la imagen del deporte sin mucho éxito, todavía hay muestras de repudio, como la que sufrieron los jugadores de Los Tordos mientras entrenaban.

Ver también: "Video: así se abrazaron los rugbiers después de matar a Fernando"

Tampoco pudieron responder por qué se reiteran los actos de violencia de los grupos de rugbiers y no así entre los futbolistas. En el fútbol, son los hinchas los que protagonizan actos violentos, pero no los jugadores. La pregunta se responde sola: el fútbol, aunque se juegue en equipo, es un deporte individualista, pero en el rugby, como en la hinchada, cada uno es si es parte del resto. La manada.

Todos somos parte de una manada y todos podemos experimentar el "empoderamiento" que da el grupo. En las redes sociales, se ve continuamente la violencia que ejercen los individuos cuando están en manada.

¿Quién no experimentó el ataque de la manada tuitera, instagramera o feisbuquera alguna vez? ¿A quién no le pasó que comentó algo a alguien o puso una opinión e instantáneamente empezó a recibir insultos, deseos de que le ocurran eventos horribles o directamente amenazas de muerte?

Un caso así se dio, por ejemplo, con la discusión de la reforma de la 7722. Detrás del anonimato de la manada defensora del agua, alguien publicó el celular del gobernador Suarez y, automáticamente, comenzó a recibir desde puteadas hasta la amenaza de muerte.

Nadie, individualmente e individualizable, se animaría a hacer tal cosa. Y probablemente la persona que lo amenazó no sería capaz de matarlo. Al menos no estando sola.

Los defensores del agua no actuaron con violencia, pero siempre hay alguno que, en el anonimato, se zarpa.

Pero la manada desactiva a los individuos y los convierte en parte de un todo que deja de razonar y actúa en base a lo que dicta el todo.

"Matalo", gritó alguno de los rugbiers. Otro obedeció y dio la patada final.

¿Cuántas veces te mataron o saliste a matar a alguien en las redes?