Quincho: los números mágicos de la elección, 50-34-44-36 - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 27 Oct 2019

Había dudado toda la semana respecto de qué cocinar en la calurosa noche previa a las elecciones. No le tentaba hacer asado... Necesitaba algo más... manual. Meter las manos hasta los codos y amasar, por ejemplo, para liberar energías.

Julián no era "feng shui" ni nada por el estilo, pero creía en el equilibrio de las energías del universo. Así es que para esperar a sus amigos, había ventilado bien el quincho desde temprano y que el aire nuevo ingresara a cada rincón; luego puso a sonar distintos discos del maestro BB King con Clapton, con Mayer, con Marsalis. Que la música hiciera su tarea de limpieza con cada solo de guitarra del maestro de maestros. Luego, disimuladamente, dejó algunos vasos con agua metidos en sitios estratégicos del quincho. - Que se vaya la mala energía que nos ha estado envenenando con la grieta...- le dijo el dueño de casa a su amigo el Ruso, el hombre de los negocios del grupete, que mirada preocupado los mensajes en su teléfono. Le contaban que por la mañana, algunos mayoristas habían limitado el acceso de público en Mendoza, porque no hay suficiente mercadería... ni listas de precios. Los supermercados parecían de Venezuela. Mono marcas y escasa variedad. Y en los Carrefour promocionaban "precios fijos" por 15 días. Qué país. Mucha gente compró por miedo y atiborró los carritos con lo que pudo.

- ¿Desde cuándo te molesta la grieta? - preguntó el Ruso, cerrando el teléfono.

- No es que me moleste. Nos hemos sobreadaptado a la grieta. Pero esta noche, no. Quiero descansar la cabeza...- dijo el gordo, y puso manos a la obra. Prepararía unas pizzas pequeñas, individuales, tipo "margarita" a modo de entrada. Bien livianas, con Cuartirolo en lugar de muzzarella, que es menos graso y tiene mayor acidez; y a la vez, cocinaría unos panes enormes para unos lomos que haría a la parrilla. Había preparado una salsa de tomates al natural, caseros y de su propia conserva, con unos ajos pisados, tomillo sal y oliva, otra de palta, y había dispuesto cebollas cortadas en aros grandes con oliva, sal, y pimienta. Bien sencillo, pero contundente. Para el Ruso había preparado un relleno especial. Su sándwich "de plato hondo", como le llamaba Julián. Consistía en partir los panes caseros al medio, colocarles aceite de oliva, cebollas en aros, sal, salsa de tomate, y arriba una generosa cantidad de sardinas al natural. Luego, se tapaba con la otra mitad del pan. Una delicia. Julián terminó de hornear las pizzas y luego los panes, mientras asaba unos generosos lomos a la parrilla.

Simple y casera, la verdadera pizza del quincho.

Todo estaba listo para la cena. La última, antes de lo que sea que pase durante el domingo electoral.

...

Julián sacó de la heladera un par de Sauvignon Blanc de Renacer, uno de los pocos a los que les sentía de verdad el aroma fuerte de la ruda y el pomelo, para acompañar las pizzas "margarita", mientras un Wapisa de Patricia Ortiz, el vino "oceánico" que hacen los de Tapiz con unas uvas que crecen muy cerquita del Mar Argentino, en la provincia de Río Negro, esperaba sobre la mesa. El Omar miró la botella y lanzó una rara profecía: - Dentro de poco van a meter viñedos o barricas adentro de los volcanes, en el fondo del mar, en un glaciar, o en la terraza del Hyatt- anunció. El Ruso anotó todo, para comentárselo a unos amigos.

La charla se armó rapidito alrededor de lo único que importa hoy: las elecciones nacionales, y su capítulo local.

- ¿Hay presidente electo esta noche?

- ¡Sí! - ¡No! - gritaron a la vez Julián y el Omar, y los amigos estallaron en carcajadas. Así nació el primer brindis de la noche. Luego, los muchachos estrellaron las copas contra el fuego que ardía en un costadito del quincho. El gordo renovó el servicio. El Omar pidió la palabra en primer término. Ya se había engullido la "margarita" de entrada, y tenía ante sí un respetable lomo en pan francés casero del quincho, de unos 35 centímetros. Aparte, Julián había hecho unas papas bravas.

- A ver... voy a contar lo que sé, lo que me cuentan amigos que se sientan en la mesa con Mauricio Macri, Marcos Peña, Fernando De Andreis, Durán Barba, Jorge Grecco, y el resto. Y esto es lo que se habló el viernes al mediodía en Olivos.

Alberto "zapando" con Santaolalla el sábado.

- ¿La damos vuelta? - preguntó Ludovico, el más PRO del grupete. Tenía una ansiedad como para subir y bajar el Cerro Arco en chancletas un par de veces. No daba más.

- ¡Paráaaaaaaa...! - pidió Julián.

- A ver... el optimismo en el equipo de Macri para cumplir "la de máxima" que sería llegar a la segunda vuelta, es tremendo. Muy fuerte. La verdad es que de acuerdo al análisis que se hace en la mesa chica, Alberto y Cristina llegaron al final de la campaña enojados, crispados, haciendo publicidad negativa, y en el caso de ella, mostrando lo peor de su carácter, la altanería, la soberbia, y del otro lado lo tenés a Mauricio envuelto en el cariño de la gente que lo vota, que se lo apropió.

- ¿Y eso, cuánto mide? - preguntó Julián.

- ¿El #SiSePuede? Mirá... nadie tiene una evaluación científica, medida. Y además está todo el mundo muy incinerado. Nadie vio venir la ola de votos por Alberto y Cristina el 11 de agosto. Pero lo que notan en el equipo de Macri es que hay una "energía", una "onda positiva" muy grande, desde la base de la gente que defiende república, principios, independencia, libertad, aunque nos vaya para el tujes con la economía.

- Menos mal que reconocés eso...- se quejó el gordo, mientras escuchaba con extrañeza lo que contaba su amigo.

- ¿Y cómo no? Trescientos por ciento de inflación y devaluación en cuatro años, 40 % de pobreza, deuda, desempleo... Seguro que toda esa gente que vota a Macri lo sabe, y que muchos sufrieron las consecuencias de la mala gestión, los errores, los desaciertos. Lo que pasa es que el rechazo a Cristina y al kirchnerismo es muy fuerte en amplias capas de la población.

Macri y Juliana, en Córdoba.

- ¿Y además de la fe, tienen algo? - preguntó el Ruso, inquieto por la economía del lunes.

- La fiscalización...- dijo el Omar.

- ¿...?

- Sí... en la mesa chica, como les dije, creen que fuimos a las PASO como papanatas, y que nos dejamos chorear entre 6 y 8 puntos por la mala fiscalización sobre todo en la provincia de Buenos Aires. Y la verdad es que la conscripción y preparación de los fiscales, sobre todo en la provincia, fue muy fuerte para este domingo. Para las PASO nos faltaron unos 30.000 en distintos lugares del país, y ahora sobran. Y están como locos. Yo creo que los fiscales de Juntos Por el Cambio se levantan este domingo, desayunan carne cruda al amanecer, cantan un "Haka", hacen la danza de la Tierra y parten para las mesas con la adrenalina al palo y el cuchillo entre los dientes. Les han metido tanto en la cabeza el fantasma del "fraude K", que salen a matar. Además, en los lugares más complicados habrá hasta cuatro fiscales generales y apoderados por escuela. Es táctica pura. Si Macri pierde en primera vuelta, no va ser porque el roben ni un solo voto...- comentó el Omar, y le clavó los dientes al lomito en pan francés casero, liviano y crujiente que había preparado el gordo.

El verdadero pan casero del quincho.

- ¿Cómo lo hacés?- preguntó.

- El secreto está en la forma de amasarlo...- dijo Julián, que no podía sacar la cabeza de las elecciones.

- Yo lo que veo...- intervino Ludovico. - Es que por fin dejamos de ser "pechos frío". Los amigos que tengo y que hablan con Macri, te dicen que el 11 de agosto estábamos en el fondo del mar, con Mauricio absolutamente deprimido, desenfocado, consternado. Miren, no es muy distinto el Macri público del privado. Se veía lo que les digo. Y termina "para arriba" contra un Alberto amargo y triste, y agresivo. Podremos perder hoy en primera vuelta. Pero el espacio no va a desaparecer, y nos vamos a quedar con una parte muy importante de la representación popular, la que no quiere volver al populismo... ni al autoritarismo ni a la corrupción... Y Macri es una persona distinta a la que perdió las PASO- cerró Ludovico, y todas las miradas apuntaron al gordo. Se sirvió una buena copa de vino para lubricar, y arrancó.

- Yo creo que Alberto gana el domingo, que es presidente electo, y confío en el peronismo racional, en los gobernadores, en que le van a poner límites al kirchnerismo duro y a Cristina, que ya sabemos bien lo que piensan. Por el tema resultados, yo les respeto las movilizaciones, pero no pueden equivocarse todas las encuestas del país. Para mí Macri creció un par de puntos, pero en el peronismo lo que me dicen es que la ventaja se agranda.

- ¿A ver? - desafió el Omar.

- Amigos... estuve mirando un laburo serio, de cruce de datos y proyecciones, de Martha Reale. Fresquito, de hace unas horas. Y la verdad es que si proyectás el "voto blando", que se muestra como indeciso o que no dice por quién va a votar, y se lo aplicás tal como votaron en las PASO, el resultado va a ser con Alberto y Cristina apenas por arriba del 50, y Macri-Pichetto llegando al 34 %. Paliza y triunfo en primera vuelta, que es lo que está viendo todo el mundo. Pero, si aplicás otra hipótesis, una de una distribución más lineal de los indecisos y los que se guardan el voto, pero cruzando lo que contestaron cualitativamente en la muestra, te encontrás con una elección de 44 % de Alberto y Cristina, y de 36 o 37 puntos de Macri-Pichetto. Esa es la cuenta a la que se aferran en la Casa Rosada... pero yo creo más en la primera, que es en la que creen ahora los encuestadores que fallaron en los sondeos online, telefónicos, y largos etcéteras. Lo que ocurrió en las PASO fue que mucha gente ocultó su afinidad y su disposición a votar al peronismo en general y al kirchnerismo en particular. ¿Por qué iban a cambiar su voto el domingo? ¿Por qué Macri es más simpático e hizo varias marchas? No chicos. Para mí, esto está cocinado este mismo domingo, y por un lado, mejor. Que se acaba ya está tensión y que empiece la transición. Ya se ocupará Alberto de contener a Cristina y a los que quieran "ir por todo". Porque además del otro lado hay un 35 % duro que no los quiere a los Fernández. Fijate los actos de Mar del Plata de unos y otros. Hay dos pueblos distintos. Esa es la verdadera grieta. Y los que voten por Macri son los garantes de que el Frente de Todos no se pase de la raya, porque a la primera que hagan con la justicia, con Venezuela, con la prensa, con la Constitución, con las libertades, con los corruptos... tenés un cacerolazo de diez millones de personas en todo el país...- dijo el dueño de casa. Y los amigos brindaron por la democracia. Nadie podrá hacer lo que se le dé la gana.

Almuerzo en Olivos, el viernes.

- Yo lo que veo es que hay dos caminos que profundizan la grieta... Si gana el peronismo en primera vuelta, tanto como si hay balotaje... es más... me enteré que hay muchas previsiones de seguridad... ¿no? - preguntó el Ruso. El Omar tenía información.

- Sí. Es así. El viernes y el sábado funcionó la comunicación entre el ministerio de Seguridad de la provincia y los guardias de los supermercados y mayoristas. Está todo tranquilo, de momento. Hubo inquietud porque un par de mayoristas de los muy grandes pusieron límite a la cantidad de clientes. Los grandes proveedores no están soltando mercadería porque esperan listas de precios lunes y martes y ver qué pasa con las elecciones, con el dólar, y si hay feriado bancario o no. Sí habrá un refuerzo especial el lunes...- dijo el radical del grupete, mientas untaba la pasta de palta, oliva, limón, ajo, y mayonesa en un trozo de pan francés. El gordo lo reprobó con la mirada.

- ¿Por qué el lunes?

- Porque hay cierta prevención... que si no se define este domingo... puede haber algunas acciones un poco pesadas... así es que desde las 08:00 del lunes, la policía se va a estar "haciendo ver" y recorriendo los supermercados.

- Por Dios... a qué extremo hemos llegado...- dijo el gordo, con un dejo de tristeza.

- ¡Bueno... vamos che... a votar que eso es siempre buena noticia! - propuso el Ruso, y los amigos hicieron el último brindis de la noche.

...

La cena fue llegando a su fin. Después de unas islas flotantes con merengue italiano, y un café bien fuerte, los amigos partieron rumbo a los autos.

...

- Gordo... ¿Y acá qué pasa?

- Y... los datos son más o menos coincidentes en el peronismo y en Cambia Mendoza. No sería una sorpresa que ganen Macri y Cornejo por algunos puntos. Sobre todo, porque el Alfredo es una carta electoral muy fuerte después de haber retenido la provincia.

Cornejo, la carta para salvar a Macri en Mendoza.

- Sí... puede ser... Che... ¡Qué felices estaban los del Frente Renovador de Mendoza!

- Y sí... No es para menos... tienen tres legisladores y un intendente... les ha ido casi mejor que al PRO, al PD, a la izquierda... Metieron a Mauricio Torres, a José María Videla Sáenz, y a Jorge Difonso en la Legislatura, y a Rodolfo Scanio como intendente en San Carlos. Difonso y Guillermo Pereyra son el Frente Renovador sin Massa y aliados de Cornejo aquí, hicieron un golazo.

Felices, como Frente Renovador en Mendoza.

- Bueno pero entraron una parva con ADN "ganso" además...

- Sí... entre ellos el propio Difonso, Torres y Videla... pero también los del PRO tienen origen ganso, también la Josefina Canale... Va a ser una Legislatura interesante.

- ¿Vos decís que en Mendoza festejan todos?

- No... si en Mendoza ganan Cornejo y Macri, acá los radicales y el PRO no van a descorchar. Van a estar pendientes de lo que pase en Buenos Aires. Si gana Alberto en primera vuelta, el peronismo mendocino festeja igual. Pero si hay balotaje, no... festejan sólo los de Cambia Mendoza. Sí puede haber "conformidad". Si gana Cornejo y lo empuja a Macri para arriba, se va a confirmar ese halo de exclusividad de Mendoza. La distinta.

El gesto de Abed con Rodolfo Suarez.

- ¿MendoExit?

- No tanto... con los líos regionales que hay... ¡Mejor estar atentos!

- ¿Vas a Chile este verano?

- ¿Tas loco?

- ¿Le tenés susto a la situación social o que lo rajen a Piñera?

- No querido... qué social... a lo que le tengo jabón... ¡Es al dólar a 90 mangos!

- ¡Jajajajajajajaj!

...

Y así, entre risas y chanzas, los amigos desaparecieron en el sentido estricto de la palabra, más temprano que de costumbre.

Porque es domingo, y hay que votar.

...

Esta nota habla de: