El regreso de la calle más oscura de Mendoza - Mendoza Post
Viernes 5 Jul 2019Viernes, 05/07/19 atrás
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción

Son dos cuadras. Tal vez tres. No más. Se trata de las más oscuras de la Ciudad de Mendoza.

Allí, el delito supera todas las estadísticas oficiales por metro cuadrado. Las últimas semanas lo confirmaron, luego de que se sucedieran una serie de eventos delictivos.

Dos de ellos ocurrieron el mismo día, con horas de diferencia. Por un lado, violentaron una fiambrería llamada Il vero queso, ubicada en Rivadavia 19, cuya vidriera fue "saqueada"; por el otro, un local de Direct TV, ubicado en Rivadavia 203.

Il vero queso, uno de los comercios que robaron

Lo curioso es que el Post anticipó lo que vendría. Lo hizo a través de una nota periodística del año 2017 titulada "Drogas e inseguridad: las cuadras negras de Mendoza".

La descripción que se hizo entonces, es bien actual: "Allí, cuando cae la noche, todo se trastoca y, lo que parecía normal, se vuelve una zona liberada, donde la droga y los hechos de inseguridad son moneda corriente". Por eso, este diario decidió volver al mismo lugar, a hablar con los vecinos.

"Hay choreo, a la noche sobre todo, y mucho vendedor de merca", cuenta al Post Marcelo, encargado de uno de los edificios de la calle Rivadavia, entre San Martín y 9 de Julio.

En seguida, aclara: "Ahora se ha tranquilizado un poco porque la patrulla viene y se pone ahí (señala un lugar a mitad de la cuadra), pero la zona es ideal para el choreo".

Rivadavia, una de las cuadras más oscuras

¿Ideal para el choreo? ¿Por qué? La respuesta de Marcelo suena lógica: "Tenés la bajada de la plaza Independencia, tenés (el bar) La Reserva que está abierto toda la noche, también tenés un bar acá a la vuelta que está abierto hasta la madrugada, etc".

Luis, empleado de un kiosco de la misma cuadra, confirma la cuestión de la droga: "Todos conocemos a los que venden, dos son los más conocidos, pero nadie hace nada. A uno lo vas a ver parado en la esquina de San Martín y Rivadavia, donde está la parada de taxis (los taxistas son los que más le compran), el otro anda dando vueltas a la manzana, es un tipo grandote que pasa por acá después de la una de la mañana".

Ver además: "Drogas e inseguridad: las cuadras negras de Mendoza"

"¿Y los robos?", pregunta el Post. La respuesta sorprende por lo inesperada: "Los que roban están relacionados con los que venden droga. Roban para comprar droga, por eso casi no hay robos a los que pasean por la zona y sí hay mucha rotura de vidriera".

A ese respecto, Luis cuenta algo que pasó casi desapercibido para la sociedad mendocina: "Hace unos meses robaron en Rómoli (casa de ropa para bebés ubicada en Rivadavia 33) y les llevaron todo, trajeron un camión de madrugada y lo cargaron con todas las cosas que tenían. Por eso, decidimos armar un grupo de Whatsapp, a través del cual nos mantenemos en alerta".

El local de Directv, robado también

A pesar de todo, algunos son optimistas. Es el caso de Diego, que atiende Il vero queso, el referido almacén de Rivadavia 19. "Desde que está la policía monitoreando, bajaron los hechos delictivos", dijo al Post.

Y refirió con bronca: "Ya cuatro veces nos trizaron los vidrios, un par de veces no pudieron llevarse nada, pero el daño lo hicieron". La última ocasión fue el pasado 26 de junio, cuando se dio el hecho mencionado al principio de esta nota.

Diego no pierde la esperanza de que la inseguridad empiece a mermar, poco a poco. Es el deseo que comparte con los vecinos y comerciantes de la zona, aquellos que insisten en tratar de acostumbrarse a vivir en las cuadras más oscuras de la Ciudad de Mendoza. No es poco.