Desplazaron a un celador acusado de tocar a una nena en La Paz - Mendoza Post
Martes 2 Jul 2019Martes, 02/07/19 atrás
porJuan Stagnoli

Una familia denunció que el celador de una escuela albergue de La Paz habría manoseado a una nena de 11 años en la dirección de la institución. Según comentaron desde el entorno, la niña se encuentra con asistencia terapéutica y el celador fue apartado del colegio.

De acuerdo al relato de la familia, el lunes 24 de junio un grupo de niñas jugaban a las escondidas en la dirección de la escuela albergue 8-660 Guillermo Onel Alvarez  de El Campamento de La Paz. En un momento, el celador ingresó a firmar el libro de asistencia y una de las nenas que estaba oculta entre una estufa y la pared, le pidió al celador que no dijera que la había visto. Según relataron, el hombre habría cerrado las cortinas, trabado la puerta y tocado a la pequeña.

La víctima, una nena de 11 años, comenzó a gritar, logró escapar y le comentó a sus compañeras la situación. Las pequeñas fueron con los docentes mientras el señalado de manosear a la menor seguía en la oficina. 

La niña le comentó a los docentes lo que había sucedido. 

Durante ese día la niña estuvo con un ataque de shock y los directivos de la escuela le dijeron a los padres lo que había sucedido. La familia vive a más de 50 kilómetros del colegio y se les complicaba ir a buscarla.  Los padres  temían que el hombre-que vive cerca del colegio- volviera a tocar la menor.

La familia hizo la denuncia y el hombre fue desplazado de su cargo. Las autoridades del colegio afirmaron que el celador  acusado, identificado como José Germán Maturano, se presentó a trabajar y le comunicaron que ya no pertenecía al establecimiento.  

El celador acusado de tocar a la niña se presentó a trabajar al día siguiente. 


Otra situación de abuso

El manoseo de la nena de 11 años destapó otra situación de supuesto abuso que habría vivido su hermana mayor un tiempo atrás. La joven  actualmente tiene 17 años y  junto su madre contaron al POST que cuando tenía 12 años Maturano la manoseó en los pechos. "Hizo como que se cayó sobre mí y me dijo que había sido intencional", especificó la adolescente.

En ese momento, el director del establecimiento no le creyó a la chica hasta que un docente escuchó la situación e hizo un pedido que nunca prosperó.

Sonia, la madre de las chicas, comentó a este medio que el 5 de agosto la nena de 11 años declarará en Cámara Gesell y en los próximos días su hermana deberá atestiguar por la situación vivida hace años.

La respuesta de la DGE

Hugo Martín, delegado de la regional Este de la Dirección General de Escuela le dijo al POST que cuando tomaron conocimiento del caso, se activó el protocolo que establece la Ley de Protección Integral de Niños, niñas y adolescentes (Ley 26.061). En primer lugar se escuchó a la pequeña, luego hablaron con la familia y le dieron la opción de radicar la denuncia. En caso de que la familia no la realizara, desde la Escuela pueden presentarse en fiscalía para acusar al celador.

Martín explicó que el celador fue trasladado de manera preventiva a San Martín hasta tanto termine la investigación y comentó que -además de investigación judicial- empezará un proceso administrativo en el área de recursos humanos. 

Hubo una charla en la escuela para tranquilizar a padres y alumnos. 

  Sobre la denuncia anterior, el funcionario explicó que no tenían conocimiento. "Hay que tener en cuenta que no estaban los mismos directivos y autoridades en la DGE", aclaró.  

En este sentido, el delegado señaló que hubo charlas en la escuela para darle seguridad a los niños y a los padres y no se han presentado nuevas denuncias.