Por Ricardo Montacuto
La sorprendente saga del intendente peronista Fernando Ubieta de La Paz muestra un modo feudal de hacer política: regalos para todo el pueblo. Después de los pollos, el helado y la "fiesta" descontrolada, llegan los juguetes para todos los niños y niñas.