Hallaron en Italia a un represor que vivió en Mendoza - Mendoza Post
Post: Mendoza PostJueves 13 Jun 2019Jueves, 13/06/19 atrás

 El teniente coronel argentino Carlos Luis Malatto, fue encontrado por periodistas del diario "La Repubblica" en un lujoso barrio de Sicilia, Italia. Tuvo participación en la última dictadura militar en San Juan y en Mendoza y está acusado de torturas y asesinatos.

Malatto prestó servicios como teniente coronel en el Regimiento de Infantería de Montaña 22 en San Juan y luego estuvo en Mendoza y está acusado de haber participado en la desaparición, torturas y/o la muerte de al menos cuatro personas que fueron secuestradas en San Juan: Angel José Alberto Carvajal, Juan Carlos Cámpora, Jorge Alberto Bonil y la francesa Marie Anne Erize.

El represor se encuentra prófugo de la justicia argentina ya que en varias oportunidades logró evadir los procesos judiciales abiertos en el país y también en Italia.

Según diario Clarín, la Justicia Federal de Argentina lo citó 280 veces en una sentencia confirmada por la Corte de Apelaciones de nuestra provincia que pidió su extradición.

Malatto fue detenido en 2010 por pedido del juez federal Leopoldo Rago Gallo pero la Cámara de Casación ordenó liberarlo. El militar, quien vivía en Mendoza, aprovechó para fugarse en 2011 a Chile aprovechando su pasaporte italiano, y de ahí voló a Italia y ese mismo año se dictó en su contra un pedido de captura internacional. El represor evitó la extradición en 2014.

Malatto, hace años.

Malatto se hizo famoso en Italia luego de un artículo publicado por Il Corriere della Sera, tras la decisión de la Corte de negarle la extradición y porque en ese momento estaba viviendo en la Iglesia de San Giacomo Apostolo, cerca de Génova, donde el cura José Galdeano, también argentino, lo alojaba, según él, "sin saber que un torturador".

Este jueves, "La Repubblica" lo encontró en Portorosa, en la provincia de Messina, Sicilia. Autos de alta gama y yates se pueden observar en la villa en donde vive Malatto. El represor atendió a Emmanuel Lauria, pero cuando le dijo que era periodista lo echó y se encerró en su domicilio.