La joven asesinada por su novio en Misiones ya lo había denunciado - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMartes 11 Jun 2019Martes, 11/06/19 atrás

Fiorella Aghem apareció asesinada el 4 de marzo en un yerbal en Misiones, a pesar de haber hecho denuncias, pedido de restricciones y haber enviado mensajes llenos de pánico a sus amigos. Este lunes, Leopoldo Borovski, ex pareja de la chica de 20 años, fue procesado con prisión preventiva por el femicidio.

El 28 de febrero vieron por última vez con vida a la estudiante de Lengua y Literatura. Al ver que no volvía, la mamá denunció su desaparición ante la Policía y apuntó sus sospechas a Borovski, quien durante tres años tuvo una relación con su hija.

Ver también: "Más de mil llamados al 144 durante la marcha Ni Una Menos"

En ese entonces, la mujer declaró a los medios que Borovski le había sacado varias veces el celular a Fiorella por celos y que le pegaba. En ese sentido, sus amigos aportaron audios de WhatsApp en los que la víctima decía cosas como esta: "Tengo miedo de que me mate, me ahorcó con un cable, me hizo ver las estrellas".

El novio la ahoracaba siempre con cables

El cadáver fue hallado horas después por un casero que estaba fumigando y cortaba los yuyos de una chacra, a cuatro kilómetros de la ruta nacional 14.

El cuerpo presentaba la cara destrozada a golpes, algunos cortes y un cable enroscado al cuello. Además tenía su celular escondido entre sus partes íntimas, por lo que se presume que temía que el acusado se lo volviera a quitar.

Fiorella falleció por asfixia y la autopsia descartó un ataque sexual. Según el testimonio de dos amigas, el femicida la hostigaba desde hacía tiempo y la "mecánica de tormento" cada vez que se ponía celoso era la misma: un cable al cuello hasta dejarla al borde de la inconsciencia.

Leopoldo Borovski considera al otro "de su propiedad"

Ahora la Justicia lo procesó con prisión preventiva y lo trasladó a una unidad del Servicio Penitenciario provincial y como el caso se investiga como femicidio, podría afrontar una pena a prisión perpetua.

Según trascendió a los medios, el informe psicológico del imputado confirmó un "cuadro de celopatía", reacciones con violencia para dañar al otro "porque lo considera de su propiedad".