Qué le pasa a tu cuerpo si te comés un alimento con moho

Es más común de lo que pensamos: cómo evitarlo y qué puede pasar si lo consumimos.

Qué le pasa a tu cuerpo si te comés un alimento con moho

Por: Mendoza PostSábado 14 Ago 2021

Probablemente no sepas que el moho es más común de lo que pensamos: son hongos microscópicos que viven en materia vegetal o animal y pueden materializarse en cualquier tamaño o forma.

El moho en los alimentos no siempre se ve igual, ya que puede ser polvoriento, peludo, negro, blanco, gris, verde o amarillo. Es en los productos comestibles done hay más posibilidades de detectar el moho, especialmente cuando están estropeados o vencidos.

Los productos perecederos como la carne, el pescado, la fruta, la leche y algunas verduras comienzan a echarse a perder casi instantáneamente a menos que se almacenen adecuadamente. Los artículos semi-perecederos como los huevos, las zanahorias, las papas, las cebollas y los frijoles, por otro lado, pueden permanecer comestibles durante varias semanas si se mantienen en una despensa fresca y seca. Y como sugiere el nombre, los frutos secos, las legumbres y los cereales no-perecederos pueden permanecer en buenas condiciones durante mucho más tiempo, señala el sitio Maternity Week.

Cocinar una comida con ingredientes "podridos" podría resultar peligroso, ya que el producto experimenta cambios químicos y físicos como resultado del calor, la luz, la humedad y el aire al que ha sido expuesto: estas condiciones suelen ser buenas para que crezcan los microorganismos.

Para asegurarnos de que nuestros alimentos duren lo suficiente como para disfrutarlos de manera segura, muchos de nuestros productos comestibles favoritos tienen conservantes químicos agregados. Estos no solo ayudan a garantizar que un artículo esté en las mejores condiciones, sino que también pueden ayudar a que los alimentos se vean más frescos durante un mayor período de tiempo.

Ver también: ¿Cuál es la mejor hora del día para hacer ejercicio y adelgazar?

Pero, ¿cómo reconocemos un alimento que se echó a perder? El primer criterio a tomar en cuenta es la fecha de vencimiento en el empaque-y si ya ha pasado la fecha, se recomienda que no sea consumido. De hecho, a veces es posible que los artículos que no han llegado a esta fecha ya se hayan estropeado. Una señal clara aquí sería un cambio de color, como el pan blanco que se vuelve amarillo o las verduras verdes que se vuelven negras.

Por lo que si la comida tiene un olor desagradable o simplemente no huele como debería, es posible que haya comenzado a pudrirse y, por lo tanto, no debe comerse. Ese también es el caso si el producto se ha vuelto pegajoso o viscoso o si tiene algún tipo de lámina encima. Y si una fruta o verdura está llena de manchas, arrugada o inusualmente blanda, normalmente tampoco se puede salvar.

El Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés) señala que el moho tiene raíces y ramas que crecen como hilos y pueden penetrar profundamente en los alimentos. Esto significa que, la mayoría de las veces, el curso de acción más seguro es evitar por completo comer alimentos mohosos. Pero si realmente querés correr el riesgo, algunos productos son más seguros para comer cuando están estropeados que otros.

Los alimentos más duros como algunos quesos, verduras, salame y frutas firmes se pueden comer incluso si se han vuelto mohosos. Siempre que te asegures de cortar al menos una pulgada alrededor y por debajo del moho, ese parche se puede quitar y luego consumir normalmente. Sin embargo, asegurate de que el cuchillo que usás no toque el moho mismo, para reducir el riesgo de esparcirlo. Finalmente, cubrí el artículo con una nueva envoltura de plástico.

Por el contrario, el pan, los productos horneados o las frutas blandas deben desecharse si se descubre algún moho, y lo mismo se aplica al yogur, los productos enlatados, las mermeladas o las carnes y aves sin cocinar. Todos estos alimentos contienen un nivel más alto de humedad que otros, lo que facilita que las toxinas del moho se propaguen más a fondo.

Cómo evitar el moho

Lo primero es que siempre debés guardar los artículos perecederos en el refrigerador. Los alimentos también deben cubrirse cuando se sirven o, al menos, nunca deben dejarse descubiertos durante más de dos horas. Finalmente, asegurate siempre de mantener altos estándares de higiene en tus alacenas y en tu refrigerador.

No obstante, debes saber que el moho puede crecer en los alimentos en casi cualquier entorno. Esto significa que poner algo en el refrigerador no anula por completo el riesgo de moho; simplemente hará que el proceso sea más lento.

Ver también: Dieta a base de plantas: reduce el riesgo de enfermedad cardíaca

A pesar de esto, hay algunos pasos que puedes seguir cuando compres comida para limitar el desarrollo del moho. Por ejemplo, el USDA aconseja evitar comprar grandes cantidades de comida a la vez. También debés tratar de no comprar ningún producto golpeado, como una fruta descolorida, ya que las hematomas son un indicador de una alteración en la composición celular del producto, lo que deja la puerta abierta para que crezca el moho.

Qué pasa si consumimos moho

Los expertos afirman que, por lo general, no hay razón para preocuparse si has consumido este tipo de hongos por accidente. En mayo de 2020, el gastroenterólogo del Providence Saint John's Health Center, el Dr. Rudolph Bedford, le dijo a Women's Health: "No vas a morir por comer moho". Añadió que siempre que el sistema inmunológico esté en buen estado, debés ser capaz de digerir la sustancia de la misma manera que cualquier otro alimento.

Si bien Bedford también reconoció que podés sentirte mal después de ingerir moho, eso no se debe a ninguna toxina peligrosa; más bien, se debe al horrible sabor del alimento. Dijo: "El estómago es un ambiente hostil, por lo que, en su mayor parte, la mayoría de las bacterias y hongos no sobrevivirán. Es muy poco común que te enfermes por el moho ".

Ver también: ¿Qué engorda más los fideos o el arroz?

Aun así, Bedford advirtió que, si te enfermás después de comer moho, debes ver si eventualmente sufrís de algo más que de un dolor de estómago. Si estás vomitando regularmente, por ejemplo, debés comunicarte con tu médico, quien probablemente te recetará píldoras contra las náuseas o un medicamento para limpiar tu sistema digestivo a través de la inducción de la diarrea.

También debe saber que los síntomas de una mala reacción a la ingestión de moho pueden ser similares a los de una intoxicación alimentaria. Eso es de acuerdo con la nutricionista Lisa Richards, quien es la creadora de la Dieta Candida: "una dieta antiinflamatoria baja en azúcar que promueve una buena salud intestinal y elimina los azúcares que alimentan el crecimiento excesivo de candida". Como referencia, su consejo se centra en equilibrar las bacterias en tu intestino.

Esta nota habla de: