Viernes 10 Ago 2018Viernes, 10/08/18 atrás
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción

Gabriela Chaves no lo sabe, o quizás sí, pero en sus manos reposa el expediente judicial más relevante de Mendoza. Aquel que puede desentrañar la maraña de corrupción más voluminosa que haya ocurrido en la provincia durante el kirchnerismo.

Tiene que ver con la Tupac Amaru, agrupación liderada a nivel nacional por Milagro Sala, hoy presa y acusada de los delitos de asociación ilícita, fraude a la administración pública y extorsión.

Milagro Sala, complicada en Jujuy

Chaves avanza en Mendoza con la pata local de ese escándalo, con una valentía pocas veces vista, apuntando sus cañones sobre la figura de Nélida Rojas, la líder de la Tupac a nivel local. 

Es que, a través de un minucioso y cuidado trabajo investigativo, la fiscal ha descubierto que la mujer, junto a su familia -y otros tantos partícipes-, ha cometido ingente cantidad de delitos, a efectos de enriquecerse a costa de terceros.

El clan Rojas enfrenta graves acusaciones, por asociación ilícita, estafa, coacción y extorsión, a lo que se sumó hace unas semanas el delito de lavado de dinero.

Chaves busca determinar la eventual responsabilidad de funcionarios públicos 

Allí la trama se vuelve espesa e incómoda, porque empieza a dibujarse la silueta de puntuales funcionarios públicos del kirchnerismo, que serían los partícipes necesarios de la maniobra. ¿De dónde sino salieron los fondos que enriquecieron a Rojas, que nadie controló jamás, dicho sea de paso?

Aunque hoy esa investigación reposa en su juzgado, Chaves debió jugar una dura pulseada con el Juzgado Federal n° 3, a cargo de Marcelo Garnica, para que le permitiera conservar la causa judicial de marras. La fiscal argumentó que había existido un fraude contra el Estado provincial y por ello el expediente debía tenerlo en su poder.

"El fraude de la administración pública es la causa que estaba investigando la justicia Federal, estudiando cómo era la operatoria, sobre todo el movimiento de las cuentas bancarias y de la adquisición de bienes, donde descubrimos que en realidad esos fondos que, aunque venían de la Nación cuando ingresaban a la provincia se provincializaron, y eran fondos no retornables", explica de manera didáctica Chaves al Post.

Chaves estuvo en la redacción del Post

-¿Qué significa que eran "no retornables"?

-Que no hay que devolverlos a la Nación. Por eso, como son fondos de la provincia los que se han extraído, el fraude a la administración pública es provincial y no nacional, ese fue el planteo que hice, que fue a la Corte Suprema de la Nación. Y la semana pasada plantearon que habíamos ganado, entonces ahora me llega esa causa, por eso vamos a empezar a investigar el manejo de esos fondos, no en el marco de la asociación ilícita, sino concretamente en cuanto a la constitución de los bienes.

-¿Cómo se configuró el fraude?

-El fraude también está probado porque los tipos nunca pagaron a los pobres que estuvieron trabajando, mano de obra esclava prácticamente. Porque no solamente no les pagaron, sino que les cobraban para trabajar gratis. Hay gente de Godoy Cruz que se tomaba dos micros para ir a limpiarle la casa a Nelly Rojas. También hay fraude a la administración pública porque ellos le hacían creer al Estado que eran cooperativas de trabajo cuando no lo eran. De esa manera pedían los fondos. De todos modos, hay que analizar muy bien el rol de los funcionarios públicos que debían controlar a las cooperativas. Quienes dirigían esa operatoria de vivienda tenían que hacer controles para que puedan seguir haciéndose nuevos desembolsos.

Para Chaves no hay duda de que existió lavado de dinero

-¿Por qué no se avanzó antes en este tópico?

-No me metí antes porque era el objeto procesal de la causa que estaba en el fuero Federal, pero ahora vamos analizar ese punto. Queremos analizar precisamente esos roles y las responsabilidades funcionales desde el punto de vista penal. Puede surgir, o una participación en el fraude, o una coautoría en el fraude. Podría configurarse una "coautoría". Lo tenemos que analizar bien. Nos pondremos a estudiar para establecer ahí las responsabilidades.

-Está claro el fraude... ¿y el lavado?

-No quedan dudas de que hubo lavado, que es ahora el tramo final del delito. La metodología es simple: consigo los fondos haciéndole creer al Estado que tengo cooperativas de trabajo, de ahí me viene la cuota, empiezo a construir casas, etc. Con la ventaja de que tengo a todos los miembros de la agrupación Tupac Amaru endulzados con la zanahoria de que les voy a dar la casa aunque a cambio de hacer todo lo que yo les digo. Entonces tenés al grupo de gente ahí trabajando, tenés a todos yendo a las movilizaciones, todo por el señuelo de la casa.

La Tupac en Mendoza "era una estructura criminal"

-Finalmente, la asociación ilícita...

-Ya tengo todos los tramos delictivos reunidos y desde ese punto de vista es mucho más fácil probar la asociación ilícita. Se visualiza cómo era la estructura. Verdaderamente era una estructura criminal. Con roles marcados, con jefes. En las familias se dividían los roles claramente, estaban los que adquirían los bienes, los que mandaban a la gente, cada uno tenía su rol, y el nexo político más importante, la jefa de todo eso, era Nelly Rojas.

-Rojas asegura que ella no tiene nada, ni vehículos, ni cuentas bancarias ni nada.

-Y es cierto, todo aparece a nombre de sus familiares. Ella estuvo en verdad quebrada, estaba inhibida.

-¿Cuándo empieza la trama de las cooperativas?

-En 2008, hace justo 10 años. Se armaron cinco cooperativas de trabajo el mismo día, todas en el mismo lugar, todas con la misma acta, todas con el mismo domicilio. Entonces marcamos ese día como el que ellos acuerdan empezar a cometer delitos, que sería fraude a la administración pública. La matriz delictiva de Rojas es igual a la de Milagro Sala, pero en Mendoza.

-¿Hay "cuadernos" en los que quedara registrada la operatoria se como ocurrió con el caso de Milagro Sala?

-Sí, hay cuadernos con anotaciones, números y detalles. Todo quedó registrado (Continuará).