Ser jugadora profesional en Argentina: "No se puede vivir del fútbol" - Mendoza Post
Por: Laura LópezSábado 17 Abr 2021 26 días atrás

El fútbol femenino ha vivido una gran transformación en el último tiempo. Hoy en día, muchas mujeres alrededor del mundo pueden hacer carrera y vivir de este deporte como profesionales: ya no es más un hobbie.

En Argentina, este camino hacia la profesionalización aún está en proceso. Si bien desde 2019 la AFA impone a los clubes con equipos femeninos en Primera que asignen entre ocho y once contratos mensuales, aún es considerado - por las propias futbolistas - como un deporte "semi-profesional".

La mendocina María Victoria Pintos, referente histórica de Las Pumas, tuvo la suerte de firmar contrato con Gimnasia de La Plata y así cumplir un sueño de muchos años jugando a la pelota, incluso con participaciones con la Selección argentina de Futsal.

En diálogo con Bitbol, Mavi aseguró que la clave para ser jugadora en Argentina es "tener una mentalidad profesional. Eso acá, si querés jugar afuera, es súper necesario entrenar con varones".

Ver también: Santiago le sienta bien: River goleó a Central Córdoba

"El cambio más grande que vi, es la importancia que le están dando en Buenos Aires. Allá sponsorean directamente a las jugadoras, no solamente al club; tenés reportajes todo el tiempo, por todos lados; mucha gente sigue el fútbol femenino, no solamente familiares. Esto alimenta esa profesionalidad, se empiezan a sentir más importantes, se sienten estrellas de fútbol, con el respaldo de una camiseta. Allá van caminando y les piden autógrafos", contó.

Pintos igual hizo autocrítica: "Si se entrenara al mismo nivel que los varones, la Argentina sería más protagonista a nivel internacional. Acá falta mucho apoyo, mucho semillero. Hay que entrenar a las nenas y darles la mentalidad desde más chicas. Insisto en que por más que sea semi profesional, el fútbol acá todavía es joven, está recién ahora empezando a dar sus primeros pasos. Y en Buenos Aires, en el interior sigue siendo demasiado amateur. Y no hablo de plata, sino de mentalidad. Son pocos los clubes que se toman esto en serio".

Ver también: Vélez ganó, sigue arriba y se acerca a la clasificación 

La futbolista aclaró que "no se puede vivir del fútbol femenino, por más que digan que es profesional. Es como un trabajo de medio día, es esa la plata que realmente ganás. Podés tener arreglos, sponsors, pero no es que te va a permitir alquilar sola, tener tu auto, pegarte tus viajes, comprarte tu ropa. Falta para eso, mucho. Pero por lo menos te da un respiro, generás una entrada, pero estamos muy lejos de poder vivir de eso".

De todas maneras, el cambio está y se siente: "Cuando empecé estaba mal visto, a mí me costaba decir que jugaba al fútbol femenino. No había canchas, los ambientes eran feos, no había una entidad seria que lo manejara. Hoy por hoy es todo totalmente distinto, tiene un formato, una inclusión en la sociedad; no es mal visto, todo lo contrario. Ya es serio", cerró.

Fuente: bitbol.la

Esta nota habla de: