Asinmet sostiene que la megaobra, cuyo proceso de concreción está en marcha, "debe avanzar sin pausas" y que "cualquier argumento que plantee su retraso es sumamente perjudicial para Mendoza, su desarrollo y el trabajo local".