Luego de extensas negociaciones, la empresa estatal reanudará las compras de crudo a las petroleras independientes que operan en Mendoza, frenadas por la pandemia de COVID-19, la caída de la demanda y el derrumbe del barril. En algunos casos estaban al borde de la quiebra.