Quincho: confinamiento, decisiones, clases, y las ventas "canuto" - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 23 May 2021 28 días atrás

Julián había dudado mucho con el menú en esta noche de confinamiento. La competencia era fuerte. Todo el mundo se había tirado de cabeza a hacer masa madre, tortas, guisos, locros, carne a la masa, panes caseros... Se ve que la cuarentena estricta motiva a la gente a cocinar. Pobres los de los restaurantes. Con semejante ultra actividad gastronómica en contexto de encierro, como para que alguien pida delivery como no sea de abundante surtido etílico. Así es que luego de repasar sus recetarios de memoria, optó por una buena polenta con tuco criollo, es decir, esa increíble fusión entre la escuela italiana de las salsas de tomates, y unas buenas salchichitas parrilleras. Haría dos fuentes, y una la prepararía con estofado de carne, para los más delicados. Julián preparaba este plato una o dos veces al años. Pero sus amigos eran fanáticos. (-Pensar que a los legionarios romanos, para construir el imperio les daban de morfar polenta...-) murmuró Julián para sí mismo, mientras el Ruso estaba ensimismado en unos artículos que había reservado para leer y compartir.

- ¿Qué dijiste? No te escuché...-

- Nada... ¿Y vos... qué leés?

- Estoy muy impresionado... Me la pasé un año frotando superficies con alcohol y resulta que ahora el problema del coronavirus está en los aerosoles...

- ¿Cuáles? ¿Los desodorantes, esas cosas?

- No... burro... las partículas que se llaman "aerosoles", que quedan flotando o se trasladan un montón de metros, que las exhalamos... y el virus va montado arriba listo para infectarnos. El coronavirus anda en el aire... por eso nadie sabe cómo se lo agarra... Abrí las ventanas, aunque nos caguemos de frío... el problema ahora es la ventilación de los lugares cerrados... ¿entendés?

- Sí...- dijo Julián. Y pensó en los manyines que rompen las ventanas de los colectivos para cerrarlas porque les da frio. El Ruso siguió leyendo los informes, pensando en cómo ventilar y templar un ambiente a la vez, y Julián puso a Jorge Drexler para impregnarse de música mientras terminaba de cocinar.

La polenta tenía sus secretos para que saliera perfecta. Para empezar, cargaba un litro de agua, otro de leche, y a hervir. Agregaba unas cucharadas de manteca, condimentaba el líquido "base" de la polenta con un par de dientes de ajo machacados, caldo de verduras, un puerro cortado en trocitos bien pequeños, y unos granos de sal gruesa. El tuco estaba listo desde hacía rato. Era una salsa bastante rápida. Desgrasaba las salchichas en una sartén, y luego las colocaba en un fondo de cebollas, ajo, y verdeo rehogados en oliva, tomates triturados y vino blanco. Sólo agregaría una pizca de pimentón dulce y otra de ají molido. La polenta estuvo lista cuando en la marmita aparecieron los "volcanes" que si te agarran, te sacan la piel. Las fuentes ya estaban enmantecadas. Julián puso una capa de polenta, otra abundante del tuco de salchichas, unos trozos de Cuartirolo, otra más de polenta, y finalmente, parmesano recién rallado. Un golpe de horno la dejaría lista, con el gratinado perfecto, y aromático. El olor clásico del queso recién fundido y el alma de los tomates caseros.

La verdadera polenta del quincho.

Por suerte, todo estuvo listo para la cena. Julián anotó en una libreta de cocina que tenía al lado del horno:

Mayo 22, 2021. Día 1 de confinamiento.

...

Los amigos recibieron a Julián con un aplauso, y una ovación bien futbolera. Todos habían disfrutado de la definición de la Liga de España, a falta de otros partidos para ver, y habían quedado impregnados del espíritu futbolero.

...

La charla se armó rapidito alrededor de los últimos acontecimientos de la semana, que habían derivado en un nuevo confinamiento para todos y todas, pero esta vez con el acuerdo del gobierno de Mendoza.

...

- Un "acuerdo flexible..." rumió Julián mientras servía la polenta con tuco criollo, humeante y deliciosa. Había descorchado un par de bottles de un bonarda de Nieto & Senetiner.

- ¿Por qué "flexible"? - se quejó el Omar, el radical del grupete, previendo una discusión por alguna cosa.

- Porque el DNU 334 del presidente dice clarito cuáles son los comercios esenciales que pueden trabajar, y los que no. Y en el Gran Mendoza, en Alvear, en el Este, dejaron laburar a los que no son esenciales. Hasta las tiendas de ropa...- dijo el anfitrión con ánimo provocador. Aunque lo sabía mejor que nadie. Para cada uno que labura, su trabajo "es" esencial sin importar lo que diga un burócrata de Buenos Aires que no tiene que salir a parar la olla.

Nadal y Suarez, la reunión con el presidente.

El Omar sacó la cara por el gobierno. Y por los intendentes.

- Sabés qué pasa... si vos cerras nueve días una tienda, una perfumería, una dietética, una regalería, una mercería... los hacés pelota. Esa gente ya viene muy golpeada después del año que nos pasamos... meses enteros encerrados... Así es que la idea fue dejar que laburen sin abrir los salones. Que vendan encargues por teléfono... online... delivery... No pudieron atender "al público" pero al menos han vendido algo. Los supermercados se cansaron de vender... igual que el año pasado. ¿Cómo no les vas a permitir que abran a los más chicos? Sobre todo con la cantidad de zonas grises que tiene el decreto de Alberto. Mirá lo que pasó en Alvear... con los comerciantes "piqueteando" en la municipalidad.

- En San Rafael tuvo que ir el Emir con los funcionarios y la cana... y pedirles que cierren para no tener que clausurarlos...- dijo el gordo.

- Y bueno... no se unificaron criterios... Los intendentes del Gran Mendoza han estado hablando... sobre todo Tadeo y Yayo Suarez, que tienen la mayor concentración comercial... Pero creo que en general el aislamiento se cumplió. Fijate hoy... parecía feriado...- dijo el Omar, a la vez que mojaba el pan francés en el generoso tuco de la polenta. Ludovico, el más PRO del grupete, tenía una percepción diferente...

- Mirá... hoy estuve mirando en la Boulogne Sur Mer... y era una sola caravana de gente partiendo para el suroeste... Esos no eran todos esenciales...

- Es verdad... pero bueno... hubo controles... no se hizo "taco" en los retenes... la gente mal que mal algún papel llevaba...

- ¿Cómo "alguno"? - preguntó divertido Julián, mientras servía otra vuelta del Bonarda.

- Sí... el sitio nacional de los certificados fue un lío hasta que la gente se empezó a avivar de qué debía hacer. Así es que llevaban cualquier cosa. Hasta el de buena conducta de su casa...

Una pareja en la Plaza Independencia, horas antes del confinamiento.

- Jajajajajaaaaa-

- Bueno... ¿pero cómo fue la trama? ¿Por qué Suarez decidió pasar de abrir todo a cerrar casi todo y acogerse a los beneficios? - planteó Julián con ironía. Omar pasó de largo la última parte, bajó el bocado con un buen trago del vino negro, y se dispuso a responder.

- La semana venía muy mal de casos. Aún seguimos todos los días con más de mil contagios todos los días. Mayo ya es el mes récord de muertes con 512 fallecimientos. Y todavía faltan 9 días "reloj", completitos. Vamos a cerrar con récord de contagios y sumando. Con la incidencia de casos cada cien mil habitantes por encima de 600...

- Hablame de política, no de números...- le interrumpió el dueño de casa, revoleando el cucharón de servir la polenta.

- Lo primero que te digo es que Rodolfo no cambió de opinión. Desde el inicio de la pandemia que aplica el "abrir-cerrar" según los casos. Y usó su credibilidad y la imagen alta de gestión que tiene, para meter el cierre ahora. No había margen político para resistir. Ya sabía que la CABA también iba a acatar... los 12 gobernadores del día anterior habían apoyado... y los que venían hablando antes de Rody en la segunda reunión, lo mismo. Por eso en el Zoom pidió hacer algo corto, concreto, cumplible, que la gente acate, controlable, y aprovechar el confinamiento para meterle muy duro a la vacunación. Rodolfo planteó que el momento de la pandemia era distinto en cada reunión, y que hasta el clima -el de verdad, no el político- era distinto y se venía el invierno. Les dijo que la situación era grave en todo el país y que era momento de cerrar unos días. No se privó de decir que el gobierno nacional se había equivocado con la cuarentena extensa del año pasado, y que había que poner muchos fierros del Estado en socorrer a los que la iban a pasar mal en estos días, especialmente comercio y turismo. A partir de ahí el clima de la reunión cambió. Alberto le dedicó 15 minutos a contestarle a Rodolfo, pero en buenos términos...- contó el Omar, y bajó la parrafada con un trago de bonarda.

- Después de la video conferencia con el presidente y los otros gobernadores, Rodolfo los juntó a Raúl Levrino, Ana Nadal, Natalio Mema, y Víctor Ibañez, y terminaron de redondear la idea de adherir en todo. Al día siguiente, en otra reunión lo comunicaron al resto. Entretanto, el Rody y algunos de los ministros fueron hablando con los intendentes, no con todos, y con algunos sectores de la economía que iban a sentir el garrotazo.

- Bueno, esperemos que bajen los casos...- reflexionó Julian.

- Si bajan... no va a ser ahora... sino en unos diez días... por el ciclo del virus...- dijo el Ruso, que abrió una de las ventanas. Estaba preocupado por lo del contagio a través de los "aerosoles".

- Lo que tenemos que entender, es que el coronavirus es una tragedia enorme...- dijo el Omar, y propuso un brindis por los más de 2.300 mendocinos que partieron en estos 15 meses. Todos fueron amigos de alguien, padres, hermanos, novios, primos, amigos, hijos, esposos, compañeros de alguien. Julián atajó un lagrimón sin decir palabra. Había quedado sensible después de atravesar el Covid, que lo había arrasado con furia un par de meses atrás. Después de dejar las copas y de unos segundos de silencio, degustando la cena, el Ruso retomó la charla.

- Para el sector gastronómico, este "parate" es un golpe muy fuerte. Ya el Repro II de abril vino muy mal. Incluso muchos de los que facturaron menos que en 2019, no pudieron acceder. Así es que imagínate ahora. Aparte, hay un problema. La gente confinada se enamora de la cocina. No es que van a ir corriendo a comprar viandas a los cientos de restaurantes, confiterías y bares de Mendoza. No es así. Los supermercados, los mercados de cercanía, van a vender a manos llenas. Pero no pasa lo mismo con la gastronomía. Que está esperando que llueva ayuda provincial y nacional, que viene durísima. Una vianda no la podés cobrar como un plato servido... y además, sin turismo, sin gente, encerrados, tenés que mantener estructuras que incluyen recepcionistas, mozos, jefes de salón, la cocina entera, el mantenimiento de los locales, servicios, impuestos, cargas sociales... renovar el mobiliario... Un lugar gastronómico por chico que sea, su punto de equilibrio ya está cerca de dos palos... Este confinamiento no se puede extender más que el domingo 30...- razonó. -Acá, lo que hay que hacer, es que toda Mendoza con el gobierno y la clase política a la cabeza, pidan porque en agosto-setiembre a más tardar, se permita el ingreso del turismo chileno vacunado a través del Cristo Redentor. Porque la prueba piloto que se hizo fue a través de Ezeiza y para Buenos Aires... ¿Qué? ¿Nuestra plata no vale? - se quejó el hombre de los negocios.

- Es lo que prometió Rodolfo... y lo que les aseguraron a los empresarios... que el domingo 30 a la noche se acaba el confinamiento...- dijo el Omar. Ludovico tenía otra pregunta.

- ¿Alguien sabe por qué primero dijeron que los tres días de clases se agregarían a fin de año, para que sean presenciales? Al final los van a poner virtuales esta semana...-

- Porque José Thomas, el director general de escuelas, advirtió a tiempo que si agregás tres días más al calendario, las clases se estirarían hasta el 22 de diciembre. ¿Quién las iba a cumplir? De todos modos, al hacer que las clases sean virtuales, sacás 300 lucas de pibes que están circulando cada día de clases... más los docentes, padres, y todo lo demás... A ver amigos... la idea original de Suarez no era cerrar ahora. Pero la segunda ola se nos vino de frente como un camión en la bajada de la Panamericana. Anoten dos medidas posibles: adelanto, o extensión de vacaciones de invierno. No creo que se llegue a julio con las clases presenciales si los contagios siguen subiendo- aclaró el Omar. Y contó que -de todos modos- los grupos de WhatsApp están repletos de "avisos" hasta de peluqueros y peluqueras, por ejemplo, que van a seguir laburando con las puertas cerradas, porque no se bancan otro cierre. Y que en la semana habría alguna normativa, o comunicados, buscando aclarar las zonas confusas que hay. Como kinesiólogos, ópticas y otros que quedaron a mitad de camino.

...

La cena fue llegando a su fin. Después de un buen café, y unas mandarinas de estación a modo de postre, Julián trajo a la mesa una botella de Jack Daniel's Tennessee Honey, un whisky con miel que se podría beber en remera, en la cima del Cristo Redentor. Luego, los amigos partieron rumbo a los autos, con una idea clara después de la charla: esto no aguanta más que unos días, y se va a empezar a desmadrar desde el miércoles con más gente circulando.

...

- Qué pena la oportunidad que se perdió la política, en el informe de la Ana Nadal...

- Sí... pero un ministro o ministra que está al frente de la pandemia, tiene que enchufarles a los legisladores una exposición de cuatro horas, responder preguntas cuatro horas más, y taparlos de datos y de información. Entretanto, aprovechando que está fresco, se podría bajar la calefacción de la sala de comisiones... así algunos empiezan a irse... como te hacían algunos amigos, años atrás, y te subían la calefacción un toque en pleno diciembre cuando las comisiones discutían los presupuestos... De todos modos, el papelón fue de todos. La gente lo que ve, es políticos peleando por los medios.

Lombardi, Abed y Nadal en la Legislatura.

- Fue un error no dejar entrar a la prensa, o transmitir en vivo la sesión de la comisión...

- Es cierto... Pero después, qué genial estuvo el Adolfo Bermejo... "Ministra más cuidada que Enzo Pérez"

- ¡Jajajajaaa! ¡Es verdad! ¿Viste la encuesta de la consultora de los cordobeses, la de imagen de los gobernadores?

- Sí... 69,1 % de imagen positiva para Suarez, detrás del correntino Gustavo Valdés y del misionero Oscar Ahuad. Ahora hicieron una de intendentes y la están tratando de venderla acá... pero te cobran 500 mangos por caso... lo mismo que una presencial de acá, de las más caras... es decir que para un sondeo de Internet de 2.000 casos... tenés que tener un palito... Igual no quita que el dato de Suarez confirma lo que midieron Mediciones Mendoza, y otros más. La imagen del Rody está fuerte. Es el "crédito" que tiene para meterse en un confinamiento tan drástico como este... ¿no?

- Es exactamente como decís...

...

Los amigos caminaron unos metros más en la noche helada, anticipo del invierno. Luego, desaparecieron en el sentido estricto de la palabra.

Esta nota habla de: