Cuando convertir la leche en dinero pone en riesgo a la infancia de Mendoza

El corte de suministro de leche para 15 mil personas entre madres, niñas y niños entre 6 meses y 3 años, deja al descubierto una política nacional mezquina que ajusta por donde más duele.

Cuando convertir la leche en dinero pone en riesgo a la infancia de Mendoza

porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

La situación es tan grave que la ministra de Salud de Mendoza, Ana Nadal llegó a pedir a las madres que "estiren lo más que puedan la lactancia" para que no tengan que requerir la ahora inexistente caja de leche entera que se daba en los centros de salud de los barrios.  

Otra vez ocurrió, no siempre lo  publicado es conocido por la ciudadanía. Otra vez se notó una burda manera de disimular una acción gubernamental que no corresponde con el interés general. Otra vez se pretendió que el silencio tapara un hecho que quedó registrado solo en el Boletín Oficial. Otra vez se actuó como el perro que voltea la olla y mira para otro lado.

Lo concreto es que con la Resolución 409/2022 del Ministerio de Salud de la Nación publicado el lunes 7 el marzo, se decidió monetizar las cajas de leche ¿Para qué? para aumentar el consumo entre la población más vulnerable y sin derivar nuevos fondos para esto. Una manera de distribuir pobreza estatal entre los más pobres de la población. Una liquidación de la asistencia nutricional.  

La empleada doméstica de Mendoza que reza todos los días por los políticos

Un cortado para Nadal

Laministra de Salud de Mendoza reveló "el drama de la leche".

Mendoza recibía hasta marzo 30 mil cajas de leche entera por mes para personas gestantes, puérperas y para la niñez hasta los 3 años. Ese dato, dado por la ministra de Salud Ana María Nadal, da a entender que son unas 15 mil personas con necesidades nutricionales que quedarán sin esa asistencia esencial.

 Una acción de ajuste encubierta en el eufemismo de "empoderar" a las personas más necesitadas de los recursos sociales y alimentarios como es la provisión de leche para las infancias.  

Ahora ese costo que el Estado nacional destinaba para la leche que llegaba a través de los centros de salud, se convertirá en 800 pesos para beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la explicación de esta decisión política del Gobierno central de Alberto Fernández, a través de su ministra de Salud Carla Vizzotti, es un disimulo que inquieta. "La Nación expresa que esta medida tiene que ver con el empoderamiento de las personas para ejercer el derecho al consumidor. Y de este modo adquirir la leche", comentó con tono denunciante Nadal ayer, lunes 11.

La noticia de la leche derramada

Cuánto representa un vaso de leche bebido a tiempo, esa es la cuestión.

¿Por qué es noticia que la Nación deje de entregar la leche en los centros de salud? Fue la pregunta directa a la directora de Maternidad e Infancia, Mónica Rinaldi. "La verdad es porque habrá una demanda insatisfecha por la leche que ya no se entregará, pero es más noticia por la consecuencia que esta entrega estaba atada al control médico de los niños que seguramente disminuirá. Esto nos obliga a preparar otras estrategias porque los controles mensuales hasta los seis meses de vida deben realizarse. Y el control semestral hasta los cinco años", contestó la médica y funcionaria.

Por eso la conclusión nefasta. Se decidió ponerle en el bolsillo a los padres y madres la plata que debería ser leche para sus hijos que la necesitan para que no sean unos "malcomidos". Y para colmo ya no tendrán la obligación de llevar a sus hijos al control médico. Ahora el problema está picando en la puerta de la Casa de Gobierno de Mendoza. La Nación acaba de abdicar a cubrir esta necesidad. 

El drama detrás de las cajas de leche que Nación dejó de entregar a Mendoza