Claves: el ajuste duro deberá hacerlo el próximo gobierno

Las precisiones y respuestas que dio el ministro Martín Guzmán. Emisión, préstamos al Tesoro, dólar, inflación, recaudación, déficit fiscal. Siguen los acuerdos de precios. ¿Tope en paritarias? Diez claves.

Claves: el ajuste duro deberá hacerlo el próximo gobierno

Viernes 28 Ene 2022
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

El ajuste duro de gasto público que deberá hacer la Argentina para cumplir el nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional deberá ser ejecutado por el próximo presidente . Así lo confirmó aunque de modo indirecto el ministro de Economía de la Nación Martín Guzmán, al anunciar que la meta de déficit fiscal de medio punto del PBI (hoy es de ocho veces más) deberá alcanzarse en el año 2024. Ese déficit el año pasado fue de tres puntos, y el proyectado para este año es de cuatro puntos del PBI. El principio de entendimiento que se anunció esta mañana, contempla para este año un 2,5 % de déficit, acompañado de una reducción "drástica" de la asistencia permanente del BCRA al Tesoro Nacional. No hubo precisiones sobre medidas técnicas para bajar el déficit. Es decir, cómo harán para reducirlo más allá de las políticas generales que se anunciaron.

Entre las precisiones que dio Guzmán, cabe destacar que no habrá devaluación del peso ni nuevo valor del dólar oficial. Las claves técnicas de este principio de entendimiento, siempre de acuerdo a los anuncios del ministro esta mañana, son las siguientes:

1. Reducción del déficit del gasto público. Es lo que "gastamos de más" versus lo que recaudamos. 2,5 % este año, 1,9 % el año que viene, y 0,5 % en 2024. El año pasado, el desfase fue del 3 %. Este es el dato que confirma quién deberá llevar adelante el mayor peso del ajuste. Esto implica que debe ser modificado el proyecto de presupuesto de este año, que está en el Congreso de la Nación.

Manzur y Guzmán, en el anuncio de esta mañana.

2. Reducir drásticamente el financiamiento del gasto público a través de la asistencia del BCRA al Tesoro (emisión, fabricación de billetes). Fue del 3,7 % del PBI en 2021, y debe bajar al 1 % este año, al 0,6 % en 2023 y debe ser "cero" en 2024. Guzmán dijo que se termina la "asistencia automática" al Tesoro. No explicó cómo se financiará ese ajuste.

3. Habrá una política de control de la evasión sobre todo de "grandes contribuyentes". No dijeron si habrá aumentos impositivos, y sí que habrá mayor control del lavado.

4. Control de la inflación. Habrá más de lo mismo. Primero, seguirán los acuerdos de precios. Y debe haber una "política" de precios e "ingresos" (no habló de salarios pero es implícito, aunque afirmó que apuntarán a la mejora del salario real), para "anclar expectativas" dijo Guzmán. En criollo, significa que seguirán los programas de precios y se intentará poner un tope a los aumentos salariales.

5. Dólar. No habrá cambios en la política cambiaria ni saltos bruscos del dólar oficial.

6. Reservas. Se deben fortalecer las reservas en dólares de este año en 5.000 millones de dólares. Habrá políticas para "fortalecer las exportaciones" y que no falten divisas "para pagar las importaciones".

7. Regulaciones en moneda extranjera. Van a "seguir las regulaciones" sobre la "cuenta" de capital de la balanza de pagos. 

8. El programa. Durará dos años y medio. Hay un cronograma de pagos. Y diez revisiones trimestrales del FMI. Habrá un primer desembolso, y con cada revisión, un desembolso más. El Congreso argentino debe aprobarlo. En tanto no se completen todos los pasos incluida la aprobación del directorio del FMI, habrá que pagar el vencimiento de marzo por 2.900 millones de dólares.

9. Tarifas y subsidios. No hay cambios y se sostiene la política de subsidios a la energía y el transporte.

10. Los pagos al FMI. Hoy se pagan 731 millones de dólares y el lunes 382 millones más. Si en marzo no se aprueba el acuerdo, hay que pagar 2.900 millones. Habrá luego desembolsos con cada revisión trimestral, pero el pago de la deuda contraída por Macri empezaría cuatro años después. El dinero de este año y el próximo los aporta el FMI siempre que se cumplan las metas comprometidas de baja del déficit, reducción de la inflación, y de la asistencia al Tesoro. En total, se pagará esta cuenta durante seis años y medio.

El dólar es la clave. Los futuros endeudamientos deberán ser en pesos.

Conclusión 1: El FMI cedió en no exigir un verdadero programa y en el plazo en llegar al déficit "sano", y el gobierno cedió justamente en la necesidad de achicar el déficit. Es decir, es un acuerdo para "salir del paso" por los pesados vencimientos que implicaba la deuda contraída por el gobierno de Mauricio Macri.

Más de este tema: Acuerdo con el FMI: primera señal de Alberto en siete puntos

Conclusión 2: No está claro cómo van a subir la recaudación y no hubo precisiones. Lo mismo para mantener mejores reservas. Podría haber ajustes del dólar más cercanos a la inflación, el cepo va a seguir, o podrían subir el costo de las importaciones. Toda esta letra chica no está ni estará en el acuerdo, y habrá que ver cómo lo resuelve el gobierno nacional.