Un ex cascos azules, acusado de abuso sexual en Maipú - Mendoza Post
Por: Mendoza PostJueves 14 Ene 2021

Un ex cascos azules fue denunciado y acusado por su esposa por un prresunto abuso sexual hacia una de sus hijas, de 13 años. 

Todo habría ocurrido hace tres semanas, en una de las fiestas de fin de año la pareja compuesta por un gendarme retirado de 54 años, su mujer María, de 28, las hijas de ambos de 4 y 5 años y la menor hija de la mujer, de 13 años, llegaron a su casa de Maipú.

"Habíamos tomado champán pero en cantidades razonables, y nos fuimos a dormir", cuenta a este diario la denunciante. "Pero a eso de las cinco de la mañana me desperté y mi pareja no estaba a mi lado en la cama. Escuché ruidos extraños desde la habitación de mi hija de 13 y fui a ver qué pasaba. Entonces sorprendí a mi pareja que estaba arriba de ella. Fue repugnante". María asegura que comenzó a gritar y que le pidió a su hija que también gritara para exacerbar el alboroto. "Así se acercaron algunos vecinos y ahí mismo le pedí que se fuera de casa".

La denuncia fue realizada en la Comisaría 10°, en Maipú

Ver también: ¿Qué dijo Cacano de las acusaciones de trata en su contra?

Al día siguiente la mujer fue a la Oficina Fiscal 10 acompañada por su hija mayor e hizo la denuncia correspondiente. Después de ser tratada por especialistas que llegaron a la conclusión de que era muy probable que el ataque sexual se haya llevado a cabo, desde la Fiscalía decidieron imputar al ex Cascos Azules del delito de abuso sexual simple agravado por el vínculo, además de dictarle una orden de no acercamiento a la casa hasta donde hace poco vivía.

Libre

"Lo cierto es que por más que quedó imputado, pagó una fianza y ahora está en libertad. Me acosa por teléfono y yo he quedado sin nada con las tres nenas".

La referencia a que se ha quedado sin nada que hace la mujer tiene que ver que junto con su pareja tenían un bar en sociedad, en el barrio Procrear de Maipú, "y él lo está usufructuando sin darme nada de la parte que me corresponde".

La distancia entre el bar y la casa en cuestión es de quince cuadras, "pero son cuadras muy cortas, así que puede venir acá en tres minutos. Además, por ser gendarme, tiene licencia para portar armas que no se la han quitado. Ahora, por denunciar y no lograr su detención, estoy con miedo todo el día recibiendo los mensajes 'de amor y reconciliación' que me manda".

La mujer le hará estudios a sus hijas para ver si han ocurrido situaciones similares en otras oportunidades (imagen ilustrativa)

Del mismo modo, y a partir de esta experiencia, la mujer ha comenzado estudios con sus hijas menores -las que tuvo con el denunciante- para confirmar o no si han existido otros episodios similares.

"Desde la Oficina Fiscal me han dicho que más no se puede hacer hasta la llegada del juicio oral, pero para eso falta demasiado y yo no quiero seguir viviendo en este infierno", cierra la mujer que ha iniciado una campaña por redes sociales para dar a conocer su caso.

Ver también: Video: otro empresario fue denunciado por una empleada en Pinamar

Esta nota habla de: