Vendimia con Alberto, en un momento sensible - Mendoza Post
Viernes 5 Mar 2021
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

Una comunicación anoche entre el presidente Alberto Fernández y la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti habría servido para confirmar que este sábado el mandatario viene al desayuno de la Coviar, en esta versión de la Vendimia 2021 modificada por la pandemia. Al mismo tiempo, miembros del gobierno nacional lo confirmaban a sus pares de Mendoza. Así, la tradicional reunión que organiza la Corporación Vitivinícola pasa a ser la más importante de la Vendimia opacando absolutamente al almuerzo que organiza Bodegas de Argentina, también reducido a una presencialidad mínima y por streaming a causa de la pandemia de coronavirus. Sin reina, pero con primera dama. Fabiola Yáñez acompañaría al presidente de la Nación en su incursión mendocina, de acuerdo a un reporte de la periodista Cintia Vargas. 

La Coviar es un organismo técnico, público-privado, cuya misión es promover las estrategias para vender cada vez más vino en el mundo, y administra los recursos que las bodegas dedican a ello. Sin embargo, en los últimos años se ha ido transformando en un órgano cada vez más político, y ha sostenido fuertes enfrentamientos con BDA en los que hubo todo tipo de operaciones y hasta gruesos insultos cruzados. No es el punto ahora. El bodeguero José Zuccardi preside la corporación desde la Vendimia pasada, y ahora se dará el gusto de traer a un presidente. Cristina Fernández de Kirchner había sido la última mandataria en llegar a la Vendimia en el fin de semana más importante de la fiesta, en 2011. Antes había estado en 2009, también como presidenta, con la guerra contra el campo aún caliente y ya muy distanciada de su vice de entonces, Julio Cobos. Mauricio Macri, el presidente que más veces visitó Mendoza desde 1983 en ejercicio del poder, nunca vino en Vendimia. Su última visita vendimial había sido en 2015 ya lanzada la campaña electoral de aquel año.

La cabecera del desayuno 2020, con Zuccardi, Suarez y Morales.

Fuentes del gobierno provincial, de la Coviar y del peronismo confirmaron extraoficialmente anoche la llegada del presidente a Mendoza. La Coviar venía tramitando desde hace rato la visita de Alberto Fernández a su desayuno, que este año tendrá restricciones y se hará en el predio del INTA justamente por la pandemia, y en el gobierno las certezas sobre la visita del Jefe de Estado fueron oscilando del "sí" al "no sabemos" toda la semana, hasta que ayer a la noche se confirmó. Así, una Vendimia que pintaba abúlica, tendrá un condimento extra fuerte con la visita presidencial. La primera de Fernández a la provincia desde que es presidente.

De Pedro, el presidente y el gobernador Suarez.

En el desayuno no habría más de 250 personas porque ese es el máximo permitido por la reglamentación epidemiológica de Mendoza, aunque habrá que ver si la visita del presidente los pone flexibles.  Allí se firmarán convenios, y habrá conexiones de streaming con La Rioja, Río Negro y Neuquén, provincias vitivinícolas en las que habrá autoridades y productores. Para más detalles, click aquí.

De momento, no está claro si el presidente tendrá otras actividades en esta provincia o si habrá "plan descanso" y desenchufe en los exclusivos alojamientos campestres del Valle de Uco o en alguno de los hoteles cinco estrellas que están funcionando en la Ciudad de Mendoza. La presencia de Fabiola Yáñez en la comitiva haría presumir alguna de estas últimas variantes. "Por ahora sólo viene al desayuno de la Coviar" dicen en el peronismo. No habrían programado ningún encuentro con productores, aunque ahora hay un productor peronista del Valle de Uco (Eber Pérez Plaza) que llegará al Congreso Nacional a reemplazar al renunciado Alejandro Bermejo.

Contexto

No llega Alberto Fernández en el mejor momento de su gestión, y menos aún de la relación con los mendocinos. Lo hace además en medio de una convivencia erosionada entre el gobierno provincial y el peronismo mendocino. La visita del ministro de Obras Públicas de la Nación Gabriel Katopodis, la semana pasada, dejó abundante enojo de los intendentes radicales que se sintieron marginados en el trato, pero sobre todo, en la asignación de obras y financiamiento. Aquella pelea fue dura. Luego, la semana tomó temperatura con el PJ cuestionando el operativo de vacunación en la provincia, acusando al gobierno de haber entregado una lista "trucha" de vacunados. Desde el oficialismo no les contestaron con mucha paciencia. Creen que el PJ trata de enturbiar la vacunación mendocina para "empardar" el escándalo lastimoso de la vacunación VIP, y de la "vacuna militante" a jóvenes funcionarios y militantes de La Cámpora especialmente en Buenos Aires. Por eso fue muy promocionado por la oposición el caso del funcionario de la Fiscalía de Estado que aparece en el listado de vacunados, pese a que asegura no haber sido inmunizado.

Más de este tema: El Presidente llega el sábado a Mendoza para el desayuno de la Coviar

Además, frecuentes encuestas de consultoras nacionales ubican a Mendoza como una provincia claramente Anti K. Por primera vez, como dato adicional, una encuesta registró peor imagen nacional de Alberto respecto de Mauricio Macri. No son días fáciles para el presidente, que debe lidiar con la omnipresencia de su vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Ayer, Cristina prendió fuego la relación entre jueces y gobierno con un discurso furibundo, profundamente anti republicano y peligroso para la democracia, contra el Poder Judicial. Los quiere barrer a todos.

La visita de Alberto sería más protocolar que política. Pero dado el escenario nacional y local, cabría esperar alguna sorpresa que sacuda la abulia de una Vendimia sin los actos populares más importantes, ni elección de la reina, ni palcos repletos de "rosca". En el desayuno de la Coviar compartirá escena con el gobernador Rodolfo Suarez, recién llegado de Buenos Ares donde consiguió al menos una "prueba piloto" para que chilenos vacunados vengan a Mendoza, con dólares por favor.

Una conversación entre Suarez y De Pedro, ayer.

La pregunta es si los principales referentes, en honor a la Vendimia, serían capaces de una "tregua" en la grieta política. Esa sí sería una noticia inesperada, luego de muchos meses, desde el inicio de la gestión, en la que el gobierno nacional y Mendoza chocaron por la pandemia, por la cuarentena, por la gestión sanitaria, por los recursos nacionales, por la discriminación que denuncia la provincia en la asignación de fondos, por la obra pública,  y por la vacuna, entre otros puntos de fricción donde el apoyo de Alberto a reclamos de La Pampa contra Portezuelo del Viento, ocupan un lugar destacado.

Esta nota habla de: