Nota "Flan" Casero: ¿censurado o aleccionado? - Mendoza Post
Miércoles 22 Ago 2018
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

¿Será censura? ¿O una decisión empresarial de repudio a los dichos del actor?

El autor del último hit en las redes con sus dicho #QuieroFlan o simplemente #Flan, quedó entrampado en la grieta que él mismo alimenta.

Con su parábola antiK del Flan, Casero evidenció la responsabilidad de los gobiernos kirchneristas por la situación política y económica del país.

Fue en el programa Animales Sueltos que conduce Alejandro Fantino y repercutió en el mundillio digital y se transformó en uno de los motores para impulsar las movilizaciones para desaforar y allanar a Cristina Kirchner en la causa de los cuadernos K.

Palabra de Nieto 14

"Debido a las declaraciones públicas del Sr. Alfredo Casero que reivindican la última dictadura militar en nuestro país, El Teatrino decide cancelar la función programada para el día viernes 24 de agosto", dice el anuncio de la determinación de los responsables de la sala salteña que tenía ´previsto subir a escena el espectáculo "De qué no se puede hablar".

De este modo surgió una nueva discusión en las redes sociales y en los medios porteños. Pero qué dijo Casero para se decidiera semejante medida

La clave es que Humberto Colautti, el dueño de la sala, es el nieto recuperado número 14 de la dictadura.

Colautti recuperó su identidad en 1984 y es un referente en la cruzada de búsqueda de niñas y niños apropiados y que hayan nacido entre 1976 y 1983 el periodo que duró la dictadura.

"Para mí es una pena muy grande levantar un espectáculo, es la primera vez que lo hago. Yo lo tenía en cartelera a Alfredo Casero desde hace cuatro meses, con la venta anticipada y todo. Hemos recibido millones de amenazas de grupos feministas, grupos kirchneristas, que nos cuestionaban sobre por qué traíamos a esta persona, por sus comentarios, absolutamente de todo. Y yo decidí seguir con el show porque nosotros no decimos 'este artista, sí o no', según su ideología partidaria", le dijo Colautti, a Eduardo Feinmann, en Radio La Red.

El empresario del espectáculo terminó su explicación de este modo: "Yo creo que sus palabras pasaron un límite personal. A mí no me gusta tomarme las cosas personales porque es un espacio cultural y no me gusta hacer eso. Fue un límite y él se tiene que hacer cargo de lo que dice. Tiene que estar informado para poner en tela de juicio el trabajo de las Abuelas de Plaza de Mayo. Entonces, yo le voy a decir a él y al representante en la cara (...) Sí, puede ser un acto de censura. Yo lo estoy censurando, basicamente me hago cargo ".

La contraparte "casera"

Alfredo Casero había dicho al portal porteño Infobae lo siguiente: "Las Fuerzas Armadas yo las pago: tienen que trabajar. Las Fuerzas Armadas de un país tienen que ser las Fuerzas Armadas de un país. Nosotros fuimos un gran país gracias a nuestras Fuerzas Armadas. No estoy hablando de cuatro hijos de puta que se metieron en la política llamados por Isabel Perón. Yo respeto a un policía, ayudo a un policía y acompañaré a un policía".

Ahora, enterado de la decisión de Colautti, el actor revisa sus dichos: "Nunca en mi vida reivindiqué la dictadura, lo que yo digo es que desconfío de las voluntades pagas porque tienen dinero en el medio y de los Sueños Compartidos". Es una obvia alusión a la acción de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo.

Capítulo mendocino

Con todo este escenario se lo espera a Casero en nuestra provincia para el 3 de septiembre.

Llega para dar una charla titulada: "La libertad para pensar y hacer" que a esta altura cobra otra dimensión.

Será en la Universidad del Aconcagua con la intención de repasar algunos momentos de su obra como disparadores para vincularlos a temas referidos a la empresa y la libertad. 


Esta nota habla de: