Mariano Martínez sorprendió al relatar el peor momento de su vida - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 19 Ago 2018

Con solo 8 años, Mariano Martínez vivió uno de los peores episodios de su vida cuando fue atropellado por un colectivo.

El actor relató como vivió ese momento trágico que casi le cuesta la vida: "No tengas duda que la cicatriz (que recorre toda su pierna izquierda) marcó mi vida para siempre. La imagen que siempre se repite en mi cabeza es la de las dos ruedas del colectivo viniendo marcha atrás", comenzó relatando en una entrevista para la revista Gente y citada por Pronto.

Y siguió: "Yo estaba en el piso, gritando de dolor, porque ya me había pasado por encima. Tenía el pantalón azul de gimnasia cubierto de sangre y el dolor era insoportable. Pero lo que se venía era peor. El colectivero retrocedía y los 15 mil kilos amenazaban con reventarme todo. La muerte estaba ahí, a centímetros, a pocos segundos...".

Mariano y sus hijos.

"En ese momento alguien le avisó que yo estaba tirado atrás y se detuvo. Las ruedas casi que me rozaban el pantalón. Podía sentir ese olor nauseabundo penetrando en mi nariz, una mezcla entre caucho caliente y agua de zanja", agregó.

En el hospital Fiorito de Avellaneda un médico le enyesó toda la pierna izquierda y de no haber sido porque al mes su mamá sintió un olor fétido que salía de su hijo, Mariano hubiese muerto.

Luego, contó como casi pierde la pierna: "Mi vieja se peleó con los médicos y me sacó del Fiorito. Me llevó hasta el Garrahan... Cuando me sacaron el yeso, los médicos se largaron a llorar. Tenía toda la pierna negra, una gangrena, y no podían entender cómo un profesional había cometido semejante locura. Rotemberg, un doctor cubano, me enterró una aguja hasta el hueso y yo no sentí nada... Me llevaron de urgencia al quirófano y me operaron. Me salvaron la vida, pero el diagnóstico no era alentador. 'Es muy probable que a su hijo le quede una pierna más corta', le dijeron a mi mamá luego de las tres operaciones. Se me vino el mundo abajo. Yo, que creía que era Flash, el pibe de ocho años más rápido de Avellaneda, iba a quedar rengo. Por suerte no pasó nada", cerró.

Esta nota habla de: