“A la Iglesia Católica no le importan las víctimas de abuso” - Mendoza Post
“A la Iglesia Católica no le importan las víctimas de abuso”

La asociación que nuclea a las víctimas de abuso sexual por parte de curas en Argentina repudió el pedido de perdón que emitió el Papa Francisco en Chile. Afirman que es un "acting".

“A la Iglesia Católica no le importan las víctimas de abuso”

Por: Editorial PostMiércoles 17 Ene 2018

 Carlos Lombardi,  abogado representante legal de la red de sobrevivientes de abusos sexual eclesiástico de la Argentina  presentó una protesta formal de parte de quienes sufren abusos ante el consulado de Chile y Perú contra la visita del Papa y exhortó a la Santa Sede a que extirpe de raíz el problema de los abusos.

Respecto al pedido de perdón que efectuó el Papa en Chile respecto a las víctimas de abuso por parte de curas, dijo: "Para nosotros significa un alto vacío de contenido, un acto demagógico, uno más de Bergoglio que dice una cosa y hace otra y a un total de acto de demagogia un acto vacío y hasta de hurto a las víctimas, porque después de pedir perdón compungido, hace participar de una misa multitudinaria al principal obispo, nombrado por él, a uno de los mayores pederastas de Chile, que es Fernando Carabina. Por lo tanto lo que escribió con la mano lo borra con el codo y además por lo que nosotros sabemos, se reunió con posterioridad y en secreto seleccionando muy premeditadamente a un grupo muy pequeño de víctimas, negándole al resto de las víctimas que están en igual de condiciones. De modo tal que es una muestra más de que no le gusta que le presenten reclamos formales o reclamos concretos. Y refleja el accionar oscuro y siempre secreto de la Iglesia Católica de dar a luz a los abusos sexuales."

El cura Corbacho, uno de los curas abusadores del Próvolo.

Respecto a las palabras del Papa que fueron efectuadas en la  Casa de la Moneda y no en una Iglesia, manifestó:

"Sí, puede ser dentro del acting, esta actuación que él hace puede haber sido algo simbólico o planeado. Lo penoso es que el grupo de políticos, que aplauden esos señores, la imagen de la hipocresía que sale en la televisión, en los medios de dirigentes que aplauden a un señor compungido, dolorido y resulta que es el principal encubridor o el principal responsable del sistema de encubrimiento que tiene el Vaticano."

Luego agregó: “En septiembre del año pasado la Santa Sede debió presentar ante la ONU el informe quinquenal relativo al cumplimiento de la Comisión de los Derechos del Niño y no lo hizo. Ese es Bergoglio en materia de abuso sexual, esa es la Iglesia Católica en materia de abuso sexual, no ha cambiado absolutamente nada. Las víctimas siguen esperando la reparación integral por el daño ocasionados por los sacerdotes que son encubiertos por Bergoglio y antes habían sido ocultos por Benedicto XVI y antes por Juan Pablo II."

El Papa Francisco junto a la presidenta chilena Michelle Bachelet.

En cuanto a las expectativas porque la Iglesia produzca cambios en cuanto a los abusos sexuales dijo: "Es que nada ha cambiado el Arzobispado de Mendoza luego que explotó con caso Próvolo y que Bergoglio conocía, porque en mano se le entregó una lista con los nombres de los sacerdotes del instituto Próvolo, de los abusadores, más una nómina con las víctimas. El arzobispado de Mendoza lo que ha hecho es tomar medidas profilácticas, medidas que tienden a blindar a la institución en desmedro de las víctimas. A la Iglesia Católica no le importan las víctimas le importa la Institución.

En referencia al caso Próvolo destacó: “Fue penoso el rol que cumplió la comisión enviada por Bergoglio integrada por dos sacerdotes de la Diócesis de Córdoba, uno de ellos mendocino, que vinieron con el objetivo no solo de llevar acabo la propia investigación canónica, en paralelo a la del Estado, sino que querían o venían con el speach de colaborar con la Justicia del Estado. Cuando el fiscal subrogante le dice ya que vienen a colaborar presenten las constancias escritas que tengan de su investigación, estos señores se negaron lisa y llanamente. El argumento fue el privilegio que el Estado argentino le otorga a la Iglesia Católica que es el concordato con la Santa Sede y en vez de presentar las constancias escritas hicieron una conferencia de prensa en un hotel céntrico de Mendoza. Ahí dijeron que ellos no podían colaborar con la Justicia y se fueron con una mano atrás y otra adelante demostrando que a la Iglesia Católica no le importa las víctimas de abuso”. 

Afirman que luego del caso Próvolo nada cambió.