El oficialismo celebró la detención de Boudou - Mendoza Post
Por: Mendoza PostViernes 3 Nov 2017

La detención del ex vicepresidente Amado Boudou, ordenada hoy por el juez federal Ariel Lijo en el marco de la causa en la que se lo investiga por presunto enriquecimiento ilícito, conmocionó hoy al mundo político y profundizó la tensión entre Cambiemos y el Frente para la Victoria, con expresiones a favor y en contra del proceso llevado adelante sobre el ex funcionario.

Nueve días después de que el ex ministro kirchnerista Julio De Vido perdió sus privilegios parlamentarios y fue enviado a prisión acusado de fraude a la administración pública, el arresto de Boudou dividió aguas entre el oficialismo, que celebró el avance de las causas por corrupción, y el kirchnerismo, que denunció una "persecución judicial".

El presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, Pablo Tonelli, remarcó que "ya no hay impunidad para nadie" en el país y consideró "evidente" que la Justicia "está actuando con verdadera independencia".

El juez federal, Ariel Lijo.

Por su parte, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, afirmó que la detención del ex vicepresidente es un tema "ambivalente" porque, "si bien muestra que existe igualdad ante la ley", da "tristeza" en virtud del cargo que desempeñó.

En tanto, el frente Unidad Ciudadana, que lidera Cristina Kirchner, advirtió sobre una "persecución judicial" para "atemorizar a dirigentes de la oposición", y señaló al Gobierno por una situación en la que -aseguró- "está en riesgo la democracia argentina".

"El gobierno del Presidente Macri está utilizando al Poder Judicial para perseguir a los dirigentes opositores. El objetivo de esta persecución judicial es precisamente atemorizar a los dirigentes de la oposición para que sean sumisos ante la segunda fase del ajuste que se busca implementar", señaló en un comunicado.

El escrito hizo referencia a la detención de Boudou; al alejamiento de su cargo de la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, y a la suspensión del juez en lo contencioso administrativo de La Plata Luis Federico Arias; pero no incluyó mención alguna al detenido ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido.

"¡Viva la República!", escribió por el contrario en Twitter la diputada nacional de la Coalición Cívica Elisa Carrió, sobre una peculiar foto que posteó en esa red social y que muestra la figura de una virgen junto a una muñeca bebé que la legisladora bautizó como la "Republiquita".

El senador nacional de UCR-Cambiemos Luis Naidenoff declaró a su vez que Boudou fue "el emblema de la obscenidad" de una etapa en Argentina y celebró que el país esté "recuperando el orden institucional" y que haya "jueces con apego a la ley y pantalones largos".

La oficialista y titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, declaró que "siempre es una noticia impactante que un ex funcionario de alto rango esté detenido de manera preventiva" y aseguró que es "muy irregular" la situación patrimonial de Boudou.

Elisa Carrió tuiteó: "Viva la República"

Desde otra vereda, la titular de la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional María Laura Garrigós de Rébori, líder de Justicia Legítima, afirmó que "el uso de la prisión preventiva como adelanto de condena es perverso" y argumentó que la cárcel sólo se justifica "si el proceso no puede seguir adelante, cuando (el acusado) se profuga" o cuando "entorpece las investigaciones".

En la misma línea, el ex miembro de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni consideró que la detención del ex vicepresidente "no está dentro de las normas procesales" y "no tiene sentido". Y agregó: "La prueba es documental, se secuestra la prueba documental y listo. ¿Quién va a interferir?".

En tono más alto, el dirigente Luis D'Elía llamó a "empezar a organizar la resistencia", dijo que "Cristina no puede hacerse la pelotuda", le reclamó a la ex presidenta que "se ponga al frente" para rechazar las detenciones de ex funcionarios kirchneristas, y le exigió a "la conducción del kirchnerismo que no mire para otro lado".

"¡Viva la República!" , dijo Carrió.

En tanto, el diputado nacional del PRO Daniel Lipovetzky consideró la detención del ex vice kirchnerista como "un avance en la lucha contra la corrupción" y aseguró que el kirchnerismo "tenía armado un sistema de corrupción basado en la obra pública".

Por el contrario, su par en la Cámara baja y titular del bloque del FpV, Héctor Recalde, denunció "animosidad y persecución contra ex funcionarios" y reseñó que Boudou "siempre estuvo a derecho".

La legisladora porteña kirchnerista Gabriela Cerruti publicó en la red social Twitter que "el hermano del Presidente y el jefe de los espías están acusados de lo mismo que Boudou" y se preguntó: "¿Ellos no tienen contactos para entorpecer?".

Cristina acusó una persecución política.

El dirigente de la CTA, Hugo Yasky‏, también posteó en esa red social y señaló que "el encarcelamiento ilegal de Boudou es un gravísimo ataque al Estado de derecho y un nuevo acto persecutorio del poder gobernante".

Entre los opositores no enrolados en el FPV, el diputado massista Felipe Solá calificó de "impresentable" a Boudou, pero consideró "denigrante" la difusión del video en el que se muestra el momento de la detención, y por este motivo cuestionó al juez Lijo.

"Boudou es Boudou... pero que no hablen de 'República' los que usan estos casos para sentar jurisprudencia restringiendo garantías procesales", alertó a su vez la legisladora de izquierda Myriam Bregman, del FIT.