La gran duda: ¿Prenderá el ventilador Julio De Vido? - Mendoza Post
Miércoles 25 Oct 2017
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción (click en autor)

Julio De Vido vive hoy el peor día de su vida. Luego de haber sido desaforado por la Cámara de Diputados, debió entregarse a la justicia y se encamina a quedar detenido.

Ello a pedido de los jueces Luis Rodríguez y Claudio Bonadio, por las causas donde se investiga malversación de fondos en la administración de la mina de Río Turbio, y de sobreprecios por casi 7.000 millones de dólares en la compra de gas licuado.

En ese contexto, a las 15 hs el propio ex funcionario se presentó por sus propios medios, acompañado por su abogado, Maximiliano Rusconi, en los Tribunales Federales de Comodoro Py. De allí fue derivado al hospital del municipio bonaerense de Ezeiza para un chequeo, a raíz de su cuadro de insulinodependiente.

De Vido se entregó en Comodoro Py

A partir de los resultados que arrojen los estudios, luego sería alojado en la cárcel de Ezeiza o de Marcos Paz, ambas dependientes del Servicio Penitenciario Federal (SPF), informaron a la agencia de noticias DyN fuentes oficiales

Una vez concluido el trámite, con De Vido preso, nacerán nuevos interrogantes: ¿Prenderá el ventilador o decidirá mantener el código de omertá del kirchnerismo?

Ver además: Se entregó De Vido

La duda no es antojadiza: baste recordar que Cristina Kirchner dijo hace pocos días que no ponía las manos en el fuego por su exministro de Planificación. Lo mismo ocurrió hoy con los diputados del Frente para la Victoria, que decidieron ausentarse mientras se cocinaba su desafuero. ¿Cómo no sentir que lo han arrojado a su suerte?

Si De Vido decidiera hablar, ¿hasta dónde salpicaría con sus imputaciones? ¿O acaso alguien cree que el otrora ministro recaudaba para sí mismo los miles de millones que desvió durante el reinado del kirchnerismo?

¿Se quebrará o permanecerá callado?

En tal contexto, el exfuncionario se debate entre hablar o no hablar. ¿Pedirá ingresar al programa de protección de testigos, como hizo el valijero Leonardo Fariña u optará por imitar a Lázaro Báez, que aun persiste en su mutismo?

Su abogado, Maximiliano Rusconi le aconseja esto último, que calle, al menos por ahora. Y que negocie impunidad al mismo tiempo. Si es preciso, le recomienda que mande algún “metamensaje” al poder que lo abandonó.

Ver además: Estas son las causas judiciales que complican a Julio De Vido

No casualmente, Rusconi representa también a Báez, que optó por la misma estrategia. Dicho sea de paso, el empresario no tuvo demasiada suerte. Por caso, este miércoles la Sala II de la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional Federal, integrada por los jueces Martín Irurzun y Eduardo Farah, confirmó su procesamiento y el de sus hijos Martín, Leandro, Luciana y Melina Báez.

Entretanto, Cristina tiene su cabeza lejos de lo que le ocurre a De Vido. Su preocupación gravita en lo que deberá declarar mañana ante Claudio Bonadío, quien la citó a indagatoria por supuesta traición a la patria en el marco de la denuncia que le hizo Alberto Nisman por encubrimiento al atentado a la AMIA.

A De Vido lo persiguen los fantasmas de Báez y de Cristina

La expresidenta está segura de que terminará tras las rejas, seguramente no será en el corto plazo, pero el momento llegará, más temprano que tarde. Ello explica, en parte, su necesidad de buscar una banca como senadora. Cree que los fueros la salvarán.

En realidad, es lo que creía hasta hoy, ya que el caso De Vido ha hecho estallar sus pretensiones. No obstante, sus fueros no estarán vigentes sino hasta diciembre, cuando asuma la banca que ganó el domingo pasado.

En tal marco, su futuro es brumoso, con una acumulación de factores que la ponen en el peor lugar. Entre la rotunda victoria de Cambiemos, su propia derrota, la detención de De Vido y el desaire de sus propios ex aliados, está claro que los planetas no se pudieron alinear peor.

A ello debe agregarse el temor que ostenta ante la denuncia que le iniciara Nisman antes de morir en circunstancias aun no esclarecidas. "Es la más grave que seguramente tendré en toda mi vida", le dijo a su ex valet Oscar Parrilli por teléfono el 16 de julio de 2016.

Lo único que podría agravar sus preocupaciones es el eventual quiebre del exministro de Planificación. Como puede verse, no hay que descartarlo, al menos por ahora.