También es el pueblo, Presidenta - Mendoza Post
Domingo 22 Feb 2015Domingo, 22/02/15 atrás
porJulio Cobos

En las últimas horas se difundió una carta de la Presidenta de la Nación analizando la marcha del miércoles pasado en homenaje al Fiscal Alberto Nisman, carta que lamentablemente no puedo decir que me haya sorprendido por su tono porque lamentablemente es el que la nos tiene acostumbrados, pero sobre la cual sí me gustaría hacer algunas consideraciones dado que fui uno más de los miles de argentinos que se movilizaron en todo el país.

En primer término la Presidenta niega el homenaje al Fiscal Nisman colocándose en el lugar de portadora de la verdad -una vez más- y conocedora de las motivaciones que nos llevaron a miles de argentinos a concurrir a las marchas en todo el país, no solo en la Ciudad de Buenos Aires, más allá que en esa ciudad haya sido el epicentro, es decir, nos dice a cada uno de nosotros porque fuimos.

La Sra. Presidenta habla de un respaldo masivo a la marcha pero no popular, indudablemente habla de otra movilización, en la que yo estuve vi a miles de trabajadores, jóvenes, familias, jubilados, y por qué no, empresarios, que concurrían por distintas motivaciones de acuerdo a las consignas que podían escucharse o leerse. La mayoría de ellos en un respetuoso homenaje a la figura del fiscal Alberto Nisman, y muchos otros, también de manera respetuosa y democrática reclamando mayoritariamente justicia; una cosa no excluyente de la otra. Porque les guste o no, el que piensa distinto, también es parte del pueblo.

La marcha del 18F en Mendoza.

Es decir, fue una marcha que atravesó a toda la sociedad argentina, no solo a los sectores de mayores ingresos, a los que inmediatamente la Presidenta quiere hacer ver como conservadores y reaccionarios como si tener dinero fuera un sinónimo de ser conservador o golpista, indudablemente la Sra. Presidenta no recordó la situación económica de varios funcionarios. Siguiendo este razonamiento absurdo entonces ellos serian ¿conservadores y golpistas?.

También hace referencia a los funcionarios del Poder Judicial como miembros de un complot destituyente del gobierno, vinculando a algunos de ellos en actividades ilícitas con el crimen organizado, y con las barras bravas. Le recuerdo a Cristina Fernández que es la Presidenta de la Nación y que si tenía información de ese tipo debía haberlo denunciado, no a través de una carta, sino en sede judicial, de no hacerlo estaría incumpliendo los deberes de funcionario público, lo cual es un delito.

Los fiscales frente a la marcha del silencio. 

Asimismo los vincula con una “tarea destructiva y depredadora de lo institucional”, resulta paradójico que quien encabeza el gobierno que más deterioro produjo sobre las instituciones de gobierno desde el retorno a la democracia, quien en 2007 en su campaña prometió superar viejas antinomias y trabajar por una mayor calidad institucional, promesa en la que algunos creímos y nos dispusimos a acompañar, aunque rápidamente nos dimos cuenta que esto no iba a ser así como sucedió en el conflicto con el campo que tuvo en vilo a toda la sociedad, hoy hable de un partido judicial vinculándolo con el tristemente célebre partido militar. Hubiese sido bueno que en sus años como abogada en la Provincia de Santa Cruz, cuando nos gobernaba el partido militar, la Presidenta hubiese presentado algún recurso de amparo como hicieron muchos otros dirigentes políticos como el Dr. Raúl Alfonsín que pusieron su matrícula de abogados en pos de la defensa de los Derechos Humanos, la Presidenta no lo hizo.

Sra., Presidenta, por favor, en vez de preocuparse en revisar tapas de diarios viejos, dedíquese a trabajar en la construcción de una sociedad democrática. 

Por último me gustaría recordarle que este también es el gobierno de la mentira del INDEC sobre los índices de inflación y pobreza, de los chicos que mueren por desnutrición en el Norte, de la baja en la calidad educativa, de los hospitales sin insumos y equipos sin funcionar, como el de Río Gallegos donde no pudieron hacerle una tomografía, de la mayor inseguridad y el crecimiento del narcotráfico, de la pérdida de autoabastecimiento petrolero y de la crisis energética, del más trágico incidente ferroviario de la historia argentina, de la mayor cantidad de muertos en una inundación urbana (su ciudad de nacimiento, La Plata en 2013, por si se olvidó) y de la corrupción, y por si fuera poco es el primer gobierno de la historia que tiene un Vicepresidente procesado por coimas y una Presidenta imputada al mismo tiempo.

Sra., Presidenta, por favor, en vez de preocuparse en revisar tapas de diarios viejos, dedíquese a trabajar en la construcción de una sociedad democrática, desarrollada, más justa e igualitaria, ese es el deseo de millones de argentinos, muchos de los cuáles concurrimos el 18 de febrero a la marcha en homenaje al Fiscal Alberto Nisman.